Comunidad

25 de noviembre de 2019 | por: Comunicación EADIC | 0 comentarios

Vocación ganadera, la clave para el desarrollo del sector

La ganadería no es una profesión fácil. Existen muchos desafíos y dificultades que hacen que esta profesión está siempre sujeta a la incertidumbre. Por ello, es necesario tener vocación ganadera para soportar estas vicisitudes que trae aparejada la producción.

Cuando se habla de vocación ganadera, se habla de sentir pasión por el sector, hacer oídos sordos a problemas y enfrentar los inconvenientes como algo intrínseco a ser ganadero. El verdadero ganadero no se rinde, no se desanima y compensa el sufrir estos aprietos con la satisfacción de ver evolucionar a sus animales.

Se enfrenta al clima, el coste de las materias primas, la evolución de precios de la carne, la leche o los huevos. Los precios de mercado se comportan como si de una bolsa de valores se tratara. Los ganaderos son verdaderos “bróker agropecuarios”, que se ven obligados a realizar cálculos constantes para ajustar sus costes de producción.

Por este motivo, es muy importante entrar en el círculo de la globalización. Conocer tu posición frente a los diferentes competidores del mundo, te hace saber cuáles son tus diferenciaciones respecto al resto y cual sería tu modelo de negocio más adecuado para competir de manera eficaz en un mercado integrado como el actual.

¿Cuántos ganaderos están preparados para competir en un mercado global? Desde mi punto de vista, muy pocos.

Euquerio Iglesias Gómez con su semental Jornalero. Explotación ganadera 182-TO-026. Toledo. España.

 

Hay que prepararse, profesionalizarse para conseguir tener éxito en el mercado agropecuario. No todo vale, hay que conocer bien el mercado y saber posicionarse. Es importante además tener una mente empresarial para controlar y ajustar el balance económico y mantener e incrementar una cartera de clientes, además de manejar los proveedores y los productos que ofertan.

Un elemento importante en el sector agropecuario es el Gobierno, quien debe velar por los intereses de sus productores y realizar todos aquellos acuerdos que beneficien al sector de su país, así como invertir para el progreso de la agricultura y la ganadería. En un gran número de países, el sector agropecuario contribuye de manera significativa al balance comercial.

La oportunidad ganadera es constante e infinita pero hay que saber aprovecharla.

 

Autora: María Sofía Iglesisas, docente del Máster MBA en Gestión de empresas agropecuarias y dirección de agronegocios de EADIC.

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog