Comunidad

10 de julio de 2021 | por: José Gutiérrez | 0 comentarios

Una mirada a la conservación de carreteras (II)

En una carretera con sus elementos cuantificados a través del inventario se pueden planificar operaciones de conservación frecuentes durante el tiempo de servicio de la vía. En general, a estas actividades las agruparemos en la Conservación Ordinaria, que tiene como objetivo retrasar el proceso de degradación de los elementos, contrarrestar su envejecimiento por las condiciones climatológicas, de tráfico y antrópicas, e incluso la corrección de impactos negativos, como puede ser un mal drenaje construido.

Estas operaciones se realizarán según la época del año, pues si se actúa cuando no hay condiciones atmosféricas adecuadas, se está minorando su mantenimiento y provoca un nivel de servicio bajo, que lleva a una desinversión.

A continuación se presenta una lista no exhaustiva de operaciones de conservación ordinaria:

  • Operaciones Medioambientales, relacionadas con el entorno de la carretera:
  • Limpieza y mejora del drenaje.
  • Recogida de basura de las márgenes.
  • Siegas de márgenes, por medios manuales o mecánicos.
  • Poda de árboles.
  • Tala de árboles que puedan acarrear un peligro para la circulación.
  • Limpieza de taludes en suelos y rocas
  • Limpieza de obras de fábrica y túneles

  • Operaciones de Ayuda a la Circulación, relacionadas con el equipamiento de la carretera:
  • Limpieza de señalización vertical y balizamiento.
  • Limpieza de barreras de las márgenes.
  • Repintado de marcas viales.
  • Reparación de deterioros del pavimento.
  • Reparación de juntas de dilatación.
  • Colocación de barrera metálica o rígida.
  • Reposiciones de elementos viarios: hitos de arista, captafaros, señales, etc.

Observando las operaciones que se han indicado, se puede deducir que hay que realizarlas con regularidad. Se debe planificar el mantenimiento, y para hacerlo se debe de disponer de recursos y agrupar las actividades relacionadas; como ejemplo, para la limpieza de la señalización y balizamiento, se usan materiales como agua, jabón, cepillos, hidrolimpiadora a presión baja (si es alta puede dañar el papel reflectante); la organización podría ser un vehículo delante, enjabonando, y otro detrás, aclarando, siendo en total cuatro operarios; como es obvio, esta operación tendrá la señalización de obra móvil adecuada.

“Algunas veces, no las muchas, me encuentro en carretera al personal limpiando señales verticales, y no actuando sobre el balizamiento. Lo veo y pienso, o no limpian nunca, o tendrán que repetir el tramo. Baja la eficiencia del servicio, mal planificado”

Estas operaciones ordinarias se pueden ejecutar con medios propios o contratando empresas especializadas en algunas de las actividades del servicio. Por norma general, las operaciones relacionadas con la limpieza de elementos de drenaje, señalización vertical y balizamiento se ejecutan por medios propios; en cambio, la limpieza mecanizada de vegetación o el repintado de marcas viales se contratan, a no ser que se disponga de la maquinaria necesaria y se tenga personal calificado.

Con la planificación de las operaciones se trata de evitar el envejecimiento prematuro de la infraestructura, la modificación de impactos negativos que no se hayan tenido en cuenta y evitar la invasión de la vegetación…, y todo ello lleva a un aseguramiento de la circulación, así que estas operaciones ordinarias y continuadas en el tiempo complementan las de vialidad.

Durante el servicio se pueda dar el caso que se ejecuten varias actividades a la vez, por lo que se deben coordinar entre sí para controlar su eficiencia y nivel de calidad. Estas operaciones influyen drásticamente en el tráfico, por lo que se deben realizar lo más rápido posible: si es una carretera de una sola calzada, es probable que obligue a buscar un paso alternativo, y si es de más de una calzada, se restringe un carril y se reduce la capacidad.

Los condicionantes de una operación pueden ser:

  • Tipo de operación.
  • Maquinaria y vehículos.
  • Medios auxiliares.
  • Materiales consumibles o no.
  • Mano de obra y prevención de los operarios.
  • Señalización de obra.
  • Rendimiento de la operación.
  • Gestión de residuos.
  • Afección al tráfico.
  • Comunicación.

La comunicación sobre la ejecución de la operación se debe notificar previamente, para que los usuarios estén enterados y puedan decidir si circulan por la vía; hoy en día existen páginas web y aplicaciones móviles para acceder a esta información.

Autor: Álvaro Nogueira, docente del Master en Diseño, Construcción y Mantenimiento de Carreteras en EADIC.

Máster en Diseño, Construcción y Mantenimiento de Carreteras

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog