Comunidad

09 de julio de 2021 | por: José Gutiérrez | 0 comentarios

Una mirada a la conservación de carreteras (I)

Después de más de dos décadas trabajando en la Conservación de Carreteras, me doy cuenta de las carencias que tuve durante mis años de estudio; no había una asignatura dedicada al mantenimiento, y nadie nace aprendido: fui adquiriendo conocimientos con el personal que llevaba toda la vida trabajando en carreteras, y creo que a veces pensaban que no les hacía caso, pero los escuchaba, y lo sigo haciendo hasta el día de hoy.

La construcción de las obras públicas es extraordinaria, y satisface la realización profesional de los estudios elegidos, pero no sólo hay que construir; debemos aprender a cuidarlas y mantenerlas.

En este artículo, que se divide en seis entregas, comentaré mis consideraciones sobre la Conservación de Carreteras, pero se podrían extenderse a todas nuestras queridas obras públicas.

Para empezar, podemos decir que la Conservación de Carreteras es la gestión de los recursos públicos, con un presupuesto definido, enfocada en impedir el envejecimiento y deterioro de las construcciones civiles comunes y realizadas para el ciudadano.

Las carreteras, inherentemente, son de Interés General, por lo que debemos retrasar su deterioro y envejecimiento, y, en algunos casos, buscar su mejora, englobando las operaciones de mantenimiento en todo su ámbito: “la carretera no sólo es el pavimento”.

Por ejemplo, las actividades de conservación se pueden agrupar en:

  • Ayuda a la vialidad (I)
  • Operaciones ordinarias y continuadas en el tiempo (II)
  • Uso y defensa (III)
  • Rehabilitación de elementos de la carretera (IV)
  • Mejora local de tramos (V)
  • Ayuda al mantenimiento (VI)

Ayuda a la vialidad (Parte primera)

Son aquellas operaciones que posibilitan la circulación de vehículos en buenas condiciones de fluidez y seguridad. Se basan en la inspección diaria de la carretera y en intervenciones rápidas para mantener la seguridad de los usuarios.

La inspección es el recorrido que debe realizar el personal asignado para detectar deterioros y atender incidencias; este debe quedar documentado, con el horario de paso por los tramos y con anotaciones de incidencias, complementado por la ubicación con un sistema GPS.

A veces, como me pasó en su momento, debemos definir qué es una incidencia en la carretera para poder realizar una gestión adecuada; se puede definir como una influencia o repercusión, es decir cualquier acontecimiento que modifica el flujo de los vehículos. Algunos tipos serían:

  1. Accidentes con todas sus combinaciones en cuanto a la consideración de las siguientes variables:víctimas, afección al tráfico, daños a obras y daños a instalaciones.
  2. Obstáculos en la calzada, como animales muertos, desprendimientos u objetos diversos.
  3. Manchas deslizantes en la calzada, como pueden ser aceites, líquidos diversos, o incluso agua en la vía.
  4. Vehículos averiados o parados en cualquier punto de la calzada. Generalmente basta con apartarlos al arcén.
  5. Deterioros en el pavimento; dependen de su geometría para determinar el peligro que representan.
  6. Defectos en el drenaje superficial, que resulta en acumulación de agua en la calzada, ya sea en balsa o cruce de flujo.
  7. Rotura o deterioros de los equipamientos de seguridad, como barreras rotas, señales caídas, ausencia de cerramiento, balizamiento roto, visibilidad reducida de señales,
  8. Averías en las instalaciones de iluminación, como farolas apagadas, semáforos rotos,

Fallos en el equipamiento de túneles, como la falta de comunicación en postes SOS, anemómetros, gálibo, etc.

Aquí dejo la lista, pues hay muchas más incidencias que se podrían señalar. Por ejemplo, hace años hubo una incidencia muy sonada: en las proximidades de una carretera estaba el aeropuerto de la ciudad; durante un aterrizaje de emergencia, el avión se salió de la pista y acabó en la carretera, así que incluso podríamos llegar a encontrar “accidente de avión” como incidencia.

El recorrido debe ser diligente, tanto en la observación como en la anotación de las incidencias durante la ruta, pudiendo realizar las siguientes operaciones:

  1. Respuesta a accidentes, que se deberá realizar lo más rápido posible para mantener las condiciones de una circulación segura y fluida.
  • Accidentes de circulación por varios motivos (velocidad excesiva, somnolencia, irrupción de animales…), con y sin daños a la carretera.
  1. Atención a incidencias
  • Vertido de materiales o líquidos, caída de árboles,
  • Retirar obstáculos de la calzada, procedentes de vehículos en marcha.
  • Desatascar caños, tajeas y dar continuidad al agua en las cunetas.
  1. Reparación urgente de juntas de dilatación, ya quepuede darse una situación en la que debamos desmontar y rellenar provisionalmente, con aglomerado en frio, el espacio de la placa, o incluso volver a tensionar los anclajes.
  2. Retirada de desprendimientos de suelos y rocas, debidos a la meteorización, erosión, trasiego de animales o personas, o, en los últimos tiempos, por exceso de uso de herbicidas que exterminan el enraizamiento vegetal en los taludes.
  3. Retirada de animales atropellados, ya sean para retirar cadáveres, que deben gestionarse con empresas que procesen la biomasa, o para sacar de la vía un animal vivo.
  4. Reparación urgente de baches, con aglomerado en frio de manera provisional, mediante el relleno de la cacerola o agujero.
  5. Tareas de vialidad invernal, como el extendido de fundentes para evitar la formación de hielo o la retirada de nieve de la calzada.

En los puntos anteriores se han indicado algunas operaciones que se deben realizar, pero para ello se debe organizar la comunicación y la operatividad.

  • La comunicación, un servicio desarrollado por personal formado, cuyo trabajo se relaciona con la entrada y salida de avisos sobre los eventos e incidencias en la carretera. Con el conocimiento de la incidencia se pueden movilizar los recursos necesarios para solventarla, y con ello mantener los índices de calidad de la carretera. El servicio de comunicaciones recibe toda la información sobre las incidencias en la carretera a través de varios canales, como otros entes, un usuario o el propio personal, que luego transmitirá a los responsables para que intervenir de forma inmediata y reducir la afección a la circulación.

 

  • Por ejemplo, “Aviso de un usuario de un árbol que ocupa la mitad de la calzada”

 

  • Servicio de vigilancia. Versátil y flexible en cuanto a su naturaleza. Realiza la inspección del los tramos asignados y resuelve las incidencias y accidentes que pueda; en caso contario, solicita ayuda para envío de recursos. Se dispone de un vehículo con equipamiento adecuado para el desarrollo de esta tarea, rotulado y balizado de acuerdo con la normativa, que sea completamente visible en todas las direcciones mediante luces de emergencia. Para resolver incidencias, llevará señales de obra de fácil manejo, aperos de trabajo, materiales (como dispersantes de aceites o detergentes) y, en cuanto a tecnología, es conveniente que cuenten con cámara digital portátil, cámara grabadora de ruta, telefonía, etc.

  • Servicio de reparación y vialidad, que puede ser urgente y, en muchos casos, refuerza al servicio de vigilancia. Está programada a corto plazo (en términos de horas), pues deben restituir las condiciones de seguridad. Por ejemplo, podemos mencionar la reparación de barreras metálicas, pues, como se suele decir, por donde se ha salido un vehículo se saldrá otro.

Autor: Álvaro Nogueira, docente del Master en Diseño, Construcción y Mantenimiento de Carreteras de EADIC.

Máster en Diseño, Construcción y Mantenimiento de Carreteras

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog