Comunidad

27 de agosto de 2012 | por: EADIC | 0 comentarios

Túnel de La Engaña: Al estilo del Lunatic Express

Arrancamos otra semana, desde IdeyaIngenieros, más con nuestros amigos de Eadic… Esta semana, la excusa del post nos la ha dado Nieves Concostrina con el libro “Menudas historias de la historia”.

Túnel de la Engaña

Hablaremos sobre la colonización de África por parte de los ingleses y, ya de paso, descubriremos todo lo que rodeó a la construcción del Túnel de la Engaña, que al igual que el Lunatic Express, fue una megaconstrucción que se llevó muchas vidas por delante.

Para el que quiera conocer la zona y el túnel tiene dos opciones: realizar la vía verde que lleva de la localidad de burgalesa de Santelices a la boca sur del túnel o realizar una de las muchas rutas de senderismo de los valles pasiegos que llevan a Yera y la boca norte del túnel.

 

LUNATIC EXPRESS

Túnel de la Engaña

El  20 de diciembre de 1901 los ingleses acabaron la construcción del Lunatic Express, una línea ferroviaria de 1.000 km entre Mombassa (en las orillas del índico) y el Lago Victoria (Uganda). La obra, dirigida por el ingeniero George Whitehouse duró 5 años y 7 meses y su base de operaciones dio origen a la actual capital de Kenia (Nairobi).

En el siglo XIX los europeos se peleaban por territorios africanos, el primero en llegar se lo quedaba, y por eso los ingleses tenían tantas prisas por adentrarse desde el índico, con más razón sabiendo que los alemanes ya habían empezado la carrera. El Lunatic Express ayudo a que los ingleses dominaran África de Uganda a Egipto. Aún sigue funcionando.

 

 

La construcción, en cuanto a la seguridad laboral tuvo algún problema: murieron más de 200 trabajadores, cuando no era por los leones come hombres, eran las moscas Tse-Tsé, los mosquitos de la malaria o la disentería, y cuando no, eran los Masais los que se cargaban a unos cuantos.

En cuanto al control de calidad, pues más de lo mismo, tuvieron que cruzar unos cuantos kilómetros de desierto, atravesar montañas, ciénagas que se tragaban las traviesas y el calor deformando los carriles.

Túnel de la Engaña

TÚNEL DE LA ENGAÑA

A principios del siglo XX se proyectó la conexión ferroviaria de los puertos de Santander y Valencia y nos quedamos tan solo a 63 km de para acabarlo, la distancia que separa del puerto de Santander la localidad burgalesa de Ciudad de Valdeporres. En el tramo Cidad y Yera (Vega de Pas) se empezó, pero no se acabó la línea, y se construyo el túnel que por un tiempo fue el túnel ferroviario más largo que discurría íntegramente por territorio español.

Túnel de la Engaña

El Túnel de La Engaña recorre 6.976 metros de las entrañas de Cantabria, pero no conduce a ninguna parte. Se construyó para permitir el paso de los trenes, pero estos jamás lo atravesaron. Cincuenta años después, nadie ha sido capaz de encontrarle una utilidad social a una de las obras de ingeniería civil más ambiciosas de la historia de Cantabria y ahora está cegado completamente.

La ejecución de esta obra se prolongó por espacio de veinte años, entre 1941 y 1961. Trabajaron dos equipos: uno desde la Vega de Pas, en Cantabria, y otro desde Pedrosa, en Burgos. Unos y otros se encontraron en 1959. Para ello fue preciso excavar casi siete kilómetros de recorrido, en durísimas condiciones de trabajo. En las operaciones tomaron parte contingentes de hasta 700 personas. Quince de ellos perdieron la vida, incluso, como consecuencia de los diversos accidentes ocurridos durante las excavaciones.

Trabajadores Túnel de La Engaña

Para Construir el Túnel de La Engaña se emplearon 600.000 kilos de dinamita, 100.000 m³ de hormigón, 70 toneladas de acero, supuso entonces una inversión de 280 millones de pesetas. Era una cifra muy importante, pero fue asumida por la sociedad en la medida en que se consideró que este proyecto ferroviario estaba llamado a transformar por completo las zonas y comarcas de su recorrido. Sin embargo, la obra no cambió nada, porque el tren nunca llegó a entrar en funcionamiento.

De aquel ambicioso proyecto destinado a comunicar los dos mares de España, quedan los trazados, los túneles y las estaciones ferroviarias. Quedan también los recuerdos de quienes trabajaron allí o vivieron junto a ellos. Y veinte años de esfuerzos que no condujeron a ninguna parte.

En el tramo que discurría por Cantabria se proyectaron nueve túneles, de los cuales, solo se construyeron seis: Túnel de la Engaña, Majoral (285 m), Empeñadiro (130 m), El Morro (263 m) y Morrito (43 m) que dan acceso a la estación de Yera, donde acabo la construcción de la plataforma. Aún restaban los dos túneles entre Yera y Vega de Pas y otro pasado el puerto de la Braguía. El tramo si se había ejecutado más al norte, desde Sarón a Santander, encontrándose otro túnel en Obregon (267 m).

Vista del viaducto y la estación de Yera en la boca norte del túnel de La Engaña

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog