Comunidad

13 de julio de 2021 | por: José Gutiérrez | 0 comentarios

Tipologías de depósitos prefabricados

Existe una amplia tipología de depósitos prefabricados. Algunos de las más comunes son las siguientes:

Depósito en ménsula:

En este caso, al no disponer de un mecanismo de transmisión lateral de esfuerzos, no se pueden transmitir las flexiones horizontales y su cálculo y dimensionamiento ha de ser como un elemento empotrado en su base y libre en cabeza o bien empotrado en su base y apoyado en cabeza si la cubierta lo permite.

Los contrafuertes son una forma de optimizar el material al dotar a la sección de mayor capacidad resistente donde la necesita.

Autor: Manuel Gómez Martínez.

Depósito modular:

Están prefabricados de forma que finalmente resulta una única pieza monolítica. Esto hace que estructuralmente se aproveche el comportamiento placa.

Autor: Manuel Gómez Martínez.

Depósitos cilíndricos:

Esta variante se puede conseguir adaptando las placas en ménsula del primer caso a la morfología circular en planta.

Una forma de aprovechar mejor la sección y conseguir capacidades de contención mayores es pretensar perimetralmente la sección. Con ello, se suele trabajar con espesores de pared reducidos (en torno a 10 cm).

El pretensado consigue coser los paneles entre sí y compensar el empuje hidrostático.

Es muy común el empleo de pretensado con armaduras postesas no adherentes. Las vainas y armadura se alojan en las nervaduras horizontales.

Autor: Manuel Gómez Martínez.

Autor: Manuel Gómez Martínez, docente del Master en Cálculo de Estructuras de Obras Civiles de EADIC.

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog