Comunidad

16 de agosto de 2017 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

Taxi vs Uber: Conflicto de competencia y tecnología a nivel internacional

Hace unas semanas hemos tenido en España un nuevo episodio del conflicto de competencia entre el gremio del taxi y las nuevas compañías de transporte de pasajeros, en este caso Uber y Cabify, que operan en España.

¿Que son UBER y Cabify?

Vale la pena centrar el tema explicando que ambas empresas se dedican al transporte de pasajeros utilizando para ello una aplicación móvil que pone en contacto a usuarios del transporte y propietarios de vehículos de gama media-alta o empresas de transporte ejecutivo, (depende de la legislación del país) planteando una alternativa real al taxi, aprovechando una regulación más flexible en ambos casos, ya que habitualmente no es necesario el pago de licencia o se trabaja a través de una licencia menos costosa.

En el caso de España, pero no en todos los países, se requiere de una licencia VTC que tiene bastantes restricciones para operar frente a la del taxi. Esto hace posible que un propietario que de difícil manera hubiera imaginado dedicarse al transporte ejecutivo, puede sacarle rentabilidad a su vehículo y se acaba de convertir en un potencial autónomo del transporte de pasajeros o en el caso de las empresas de transporte ejecutivo, las concentra a todas en un mismo lugar. Para el usuario, que dependía de que un taxi apareciera a recogerle, le permite solicitarlo y ver en tiempo real donde y cuando llega su vehículo.

Dado que Cabify opera en 12 países y Uber en 59, centraré el artículo en mi experiencia personal con Uber. Durante este año he tenido la oportunidad y la intención de probar el servicio de Uber en varios países para identificar las ventajas que están haciendo que su extensión sea tan rápida y exitosa y también he tenido la oportunidad y la intención de evaluar las distintas reacciones de autoridades y gremios de transporte publico. Desde esta evaluación internacional se percibe mejor el impacto más allá de reacciones locales.

Conflicto de competencia entre los taxistas con Uber y Cabify

Las recientes noticias sobre la renuncia de Travis Kallanick el CEO de Uber tras las presiones sufridas por los accionistas, denuncias de acoso por parte de una empleada y un accidente familiar, dejan a la compañía en una situación de stand by a la espera de una nueva cabeza que lidere el proyecto.

Normativa relativa al transporte de pasajeros

En primer lugar, la regulación relativa al transporte de pasajeros a nivel profesional existe en prácticamente todos los países. Este obstáculo Uber lo evita en muchos de los países situándose como plataforma para el transporte ejecutivo para poder operar. Pero las empresas de transporte ejecutivo, ya existían, ¿dónde está la revolución? La tecnología es la revolución… la novedad con Uber es que no es propietario de los vehículos, sino que a través de su plataforma tecnológica basada en aplicación móvil da cobertura a conductores con vehículo propio de gama media-alta o bien a distintas empresas de transporte ejecutivo para que puedan prestar el servicio, esto amplía la cobertura y amplifica notablemente el alcance del servicio, abaratándolo también para el usuario.

Como en un conflicto siempre hay puntos de vista centraré el artículo en mis experiencias con Uber, dando por hecho y sin entrar a valorar el grado de cumplimiento de la legislación vigente en cada país. Doy por hecho que tanto los taxistas como estas nuevas empresas cumplen la legislación vigente en cada país.

Uber en España

Debo reconocer, que en España pensé que la única forma de competir sería el precio, que debería ser inferior al servicio de taxi para que a mi particularmente pudiera interesarme, o bien en algún caso concreto, la disponibilidad, pero en Madrid son contadas las ocasiones en las que no se encuentran taxis, además de que los servicios de Radio-Taxi y la proliferación de aplicaciones de taxi daban cobertura suficiente a nivel tecnológico. Por lo que en un primer momento intuí que, con la regulación existente el precio sería el único punto fuerte para competir.

Después de mis viajes comprendí que mi visión al tener coche propio, era reducida y el servicio es sin duda el punto fuerte

Uber en México

Mi sorpresa se dio cuando probé el servicio de Uberen México DF, la posibilidad de identificar al conductor, de tener un vehículo nuevo frente a los viejos taxis del DF, y sobre todo la seguridad de saber que tu viaje está siendo registrado en una ciudad en la que los secuestros se producen, me dio otra perspectiva. A nivel profesional, pagas por aplicación y recibes una factura, cosa inimaginable en la mayoría de taxis del DF que no suelen llevar ni tickets ni permiten el pago con tarjeta.

Uber en Chile

Similar situación, aunque en Chile no existe el problema de inseguridad, el resto de ventajas se mantienen y me añade otra: se de antemano lo que me va a costar. Pago por aplicación y no necesito llevar dinero. Hay mucha disponibilidad, muchos jóvenes han tomado un par de horas diarias de trabajo en Uber como la forma de financiar la compra de su vehículo. Durante una protesta de taxistas, el Ministro de Transporte contesta a un taxista: “La gente prefiere Uber

Uber en Argentina

Añado a las anteriores que mi cuenta sigue siendo la misma, la aplicación la misma y el servicio similar… aire acondicionado, me preguntan que música quiero… este estándar muy similar al del taxi en Madrid, no existe en los taxis de otros países, por lo que me permite mantener un nivel de servicio alto en muchos de ellos, donde antes no era posible. Acabo de evitarme llevar 4 teléfonos de radio taxis distintos uno por cada país.

Uber en Italia

Aquí vengo con la familia, lo pido en la estación y me viene a recoger un Mercedes amplio, impoluto, con un conductor de traje y corbata. En este caso pone a nivel del taxi un servicio ejecutivo, nuevamente con el conocimiento previo del importe a pagar, que cuando viajas a otros países en desplazamientos desde y hasta el aeropuerto es un plus.

Conclusiones

En definitiva, creo que experimentando Uber en varios países es más sencillo ver el tremendo impacto que tiene en las ciudades y la dura competencia que le ha salido al sector del taxi. También es fácil ver que el conflicto judicial será largo y dada las diferentes legislaciones internacionales habrá espacio para todo tipo de situaciones.

Según el sector del taxi incremente el nivel de servicio, será más difícil que Uber le compita en ese aspecto y será en el precio donde pueda existir diferencia, pero en países en los que el servicio de taxi, su fiabilidad y garantías, no está al nivel de Europa, la tecnología de Uber y su modelo de negocio le dará una cuota de mercado muy importante y la penetración será muy rápida.

Desde mi punto de vista, el del usuario en este caso, la competencia en igualdad de condiciones siempre favorece al usuario del servicio. Tampoco creo que la autoridad deba levantar muros artificiales y prohibiciones para evitar la entrada de soluciones innovadoras.

Este sector, el del taxi, tiene establecida de manera artificial unas regulaciones proteccionistas en todos estos países que la tecnología esta cuestionando y cuestionara en el futuro (en unos años tendremos los vehículos autónomos incidiendo de nuevo en el sector) y que actualmente dejan en inferioridad de condiciones al taxi frente a estas nuevas empresas. La revolución tecnológica del transporte está aquí, pero entonces…

Conflicto de competencia entre los taxistas con Uber y Cabify

¿Qué hacemos con los taxistas o mejor dicho… con las licencias?

La problemática reside también en que las licencias de taxi se trasladan a precio de mercado secundario, en el caso de España se hacen transacciones entre particulares ya que las concesiones de nuevas licencias de taxi son muy reducidas, se ven muy limitadas por localidad. En este mercado secundario están sufriendo una burbuja, han duplicado el precio en 2 años pasando a costar en Madrid una media de 142.000 euros. En Madrid operan actualmente unos 13.000 taxistas, lo que supone un mercado de 1.846.000.000 euros en licencias solo en Madrid.

Conflicto de competencia entre los taxistas con Uber y Cabify

Es decir, de manera artificial se ha limitado el número de licencias y por el contrario se permite que se realicen transacciones entre particulares, por lo que la especulación está servida. Esto acrecienta el problema de cara a la entrada de nuevos actores, dado que hay un colectivo que ha “invertido” en estas licencias que se añaden al precio del servicio que paga el usuario.

Quizás la solución podría pasar por explotar esta burbuja de manera controlada, compensar estas regulaciones de manera rápida, favoreciendo una competencia en la que el taxista no se vea perjudicado, mejorando el nivel de servicio y manteniendo un nivel de control medio-alto sobre el sector dado que es un servicio público del que ninguna ciudad puede prescindir, pero en ningún caso reduciendo las ventajas que traen las nuevas tecnologías y la innovación ni privando de ellas al usuario y eliminando la especulación sobre la licencia. 

Autor: Julián Lara, profesor del Máster Internacional en Tráfico, Transportes y Seguridad Vial y del Curso de Sistemas Inteligentes de Transporte

Máster Internacional en Tráfico, Transportes y Seguridad Vial

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog