Comunidad

03 de octubre de 2016 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

Restauración de minas y principales técnicas para remodelar las formas del terreno

A lo largo de las diferentes etapas de la actividad minera y una vez finalizada ésta,  el  objetivo  es  reacondicionar  los  terrenos  de  acuerdo  con  unas directrices de calidad medioambiental, para devolver el área a su entorno.

Prácticamente, la restauración de minas no es, ni más ni menos, que el desarrollo de una serie de actuaciones para devolver a los terrenos alterados la posibilidad de tener el mismo uso que tenían antes de la explotación minera, u otro compatible con la situación del momento.

En este artículo vamos a realizar un resumen de las principales técnicas para modificar las formas del terreno dentro del proceso de restauración de minas.

Remodelado de huecos mediante el relleno con estériles en explotaciones a cielo abierto

Las cavidades producidas por la minería a cielo abierto tienen su principal problemática en su efecto sobre el paisaje, sin descartar otras considerables, como su peligrosidad para personas y ganado, la pérdida de terrenos para su aprovechamiento agrícola etc.

Los huecos de explotación se remodelan mediante relleno total o parcial, con los estériles de explotación, o bien con materiales externos procedentes de excavaciones y obras de construcción.

En el relleno de la cavidad, lo más importante es la recuperación del impacto visual y conseguir que el área quede integrada en su entorno.

Dentro de una misma zona, el propio diseño del hueco puede plantearse con diversas configuraciones. Lo ideal es proceder a la apertura de la cantera en la zona más alta con una geometría troncocónica, dejando sin extraer una parte del yacimiento para que sirva de pantalla visual frente a los observadores próximos e incluso de pantalla sónica contra los ruidos producidos por las voladuras y la maquinaria.

Restauración de minas                                                                                   

Remodelado de frentes

Una práctica habitual consiste en volar las cabezas de los bancos con el fin de que los fragmentos de roca queden retenidos en las bermas y pasen a constituir un sustrato potencial para la vegetación, al mismo tiempo que se reducen las fuertes inclinaciones de los frentes y se rompe la linealidad y angulosidad de las formas.

Restauración de minas

Cuando se dispone de materiales estériles, de la propia explotación, de otras próximas o incluso de origen urbano, es posible efectuar un relleno parcial de los frentes para conseguir un terreno de perfil suave y extender sobre ellos la capa de tierra vegetal. Rellenar es la solución que permite acercarse más al estado original del terreno, y por consiguiente, disminuir el impacto paisajístico.

 Restauración de minas                                                                                                                   

En los taludes únicos en roca, de grandes dimensiones (como podéis ver en la imagen) es posible realizar voladuras controladas en puntos estratégicos para crear unos frentes de menor pendiente al pie de los mismos, y pequeñas irregularidades en sus partes altas que mejoren la textura y apariencia natural. Las discontinuidades producidas por las voladuras formaran pequeños salientes o repisas, que permitirán la acumulación de los finos y por tanto una implantación más fácil de la vegetación.

 Restauración de minas

Otra práctica habitual para reducir la pendiente del talud es la voladura en la parte superior, como podéis observar en la imagen.

 Restauración de minas

Si después de aplicar los criterios expuestos anteriormente el área afectada por la explotación sigue siendo muy visible por posibles observadores, podrá recurrirse a la utilización de pantallas visuales como elementos adicionales de ocultación.

Estas pantallas adicionales de ocultación que se construyen son básicamente tres. De materiales estériles, de vegetación y mixtas.

Restauración de minas

Remodelado de escombreras

Con el remodelado se intenta redondear las angulosidades y eliminar las bermas, para dar a la escombrera una apariencia más natural. Una de las actuaciones más frecuentes en el remodelado de escombreras es la reducción de su altura, ya que es uno de los caracteres de mayor impacto.

Esto implica siempre un aumento de la superficie afectada, por lo que la remodelación debe llevarse a cabo retirando previamente la tierra vegetal del área a afectar y que se extenderá sobre el conjunto resultante al término del proceso. Las terrazas o bermas de gran anchura en la escombrera producen el máximo efecto visual negativo, por lo que desde el punto de vista estético hay que procurar evitarlas.

Restauración de minas                                                                                                                

Y hasta aquí un pequeño resumen de las principales técnicas para modificar las formas del terreno dentro del proceso de restauración de minas.

Autor: María Quiñones, profesora del Máster en Minería, Planificación y Gestión de Minas y Operaciones Mineras 

Máster en Minería, Planificación y Gestión de Minas y Operaciones Mineras

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog