Comunidad

03 de febrero de 2017 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

Nuevas tecnologías y el valor de la experiencia en ingeniería

Me encuentro en la sala de espera del aeropuerto de Piura en Perú y aprovecho estos breves momentos para enviar a EADIC el presente artículo que terminé anoche. Quizá el título del presente post sobre el valor de la experiencia en ingeniería sea muy ostentoso y llamativo, siendo en realidad un escrito cuyo alcance es más bien humilde y sencillo, incluso ha sido redactado en sentido coloquial… vamos a ver cómo nos va!

Hoy quisiera comentar un tema no tan especializado, sino más bien ligero; que espero pueda interesar sobre las nuevas tecnologías, aplicaciones, procesos que se automatizan a gran velocidad; pero también cómo sigue siendo tan importante – como siempre – la experiencia profesional.

Hace poco leía un interesante artículo de la Harvard Business Review, denominado “Ni arquitectos ni abogados, ninguna profesión escapará de la automatización”; indicando que “… el trabajo ha virado hacia la sistematización, al uso de la tecnología para automatizarlo y, en ocasiones, transformar la manera en que se ejecuta; desde sistemas de flujo de trabajo a la resolución de problemas con técnicas de inteligencia artificial”. Muy interesante artículo cuya lectura se recomienda.

Desde este lado del mundo, me pongo a pensar, será posible que la automatización llegue a niveles de especialización como los indicados?; ciertamente seguramente así será y ya hay varios signos de ello; pero y dónde queda la experiencia, seguirá siendo importante?; de esto trata el presente post.

La digitalización de los documentos, el internet, las comunicaciones

Una mañana del 2001, fui a conversar con el Director Ejecutivo de la Entidad gubernamental donde yo trabajaba, y le comenté que había una importante empresa que digitalizaba documentos y que quizá podíamos intentar hacer algo de esto porque los volúmenes de información impresa de nuestros Proyectos viales era considerable y poco práctica por el enorme espacio físico que ocupaban  en nuestras oficinas. Me miró con cierto escepticismo y yo salí de la Dirección Ejecutiva sin mucho entusiasmo; no obstante, algún tiempo después me di con la sorpresa que sí, había mandado a digitalizar una cantidad importante de documentos y expedientes de los Proyectos de las obras que construíamos. Siendo una Entidad prestigiosa del Estado, no dejaba de ser algo novedoso para aquella época.

Pasaron otras cosas interesantes en aquel año. Me habían ordenado ayudar por parte de la Entidad en la consecución de un préstamo con el Banco Interamericano de Desarrollo – BID debido a que las carreteras que estábamos construyendo tenían financiamiento en yenes del Japan Bank for International Cooperation y esta moneda había sufrido una devaluación frente al dólar. Una condición fundamental del BID para aprobar el préstamo era que hubiera una evaluación de impacto ambiental, por lo que el Banco envió a Lima a una Consultoría Especializada a quien acompañé en los viajes de aquellos Proyectos que necesitábamos financiamiento; pues bien, la Consultora envió su Informe con determinados requerimientos ambientales respecto del manejo de residuos, el transporte del combustible y asfalto, los depósitos de almacenamiento de materiales, el cuidado de las fuentes de agua y nos dio un plazo muy corto para su atención.

Estas consideraciones las envié a los Proyectos y se pusieron a trabajar intensamente en ellas; información que finalmente remitimos a la mencionada Consultora; pero una mañana que se mostraba tranquila en la Oficina, me llamó mi Jefe y me dijo: “ Jorge me han llamado del BID, hay una parte de la información que tiene que ser complementada (se refería a algunas expropiaciones por donde pasaba la vía) y me dicen que tiene que estar listo para la tarde”. Las comunicaciones en aquella época no eran tan sencillas como ahora que tenemos la fibra óptica y la banda ancha; tuve que conectarme a un teléfono satelital y hablar con cada Jefe de Proyecto y explicar los planos y expedientes que necesitábamos y la urgencia de tenerlos en pocas horas. Se pusieron a trabajar a toda velocidad: hacer levantamientos topográficos, dibujar los planos en Autocad, calcular áreas y enviarlos a través de una lenta internet satelital que había en los Proyectos (estamos hablando de lugares rurales e inhóspitos por encima de los 4,000 msnm); hubieron varios incidentes … los planos iban llegando pero no los podían abrir en mi oficina, no sabíamos por qué, y resultó que era debido a algo muy sencillo, lo habían grabado en una versión superior de este Programa, la adrenalina corría a raudales…; finalmente cuando todo estuvo listo (faltaban pocos minutos para las 5:00 pm) envié el correo electrónico: uno se fue a la sede del Banco en Lima, otro a Washington y otro a Sao Paulo donde se encontraba la Consultora; pocos minutos después me llegaban los OK de recepción y conformidad. Ciertamente, sentimos una alegría inmensa, me parecía increíble que hubiéramos logrado lo descrito en las pocas horas de que disponíamos. La historia breve es que estos Proyectos luego del cofinanciamiento se terminaron exitosamente, se pusieron en servicio y ahora forman parte de una autopista muy importante y moderna en el Sur del país.

Los jóvenes de ahora – entre ellos mis hijos – se sorprenderán de lo que cuento. Acostumbrados a que casi todo esté digitalizado, a la mensajería instantánea del facebook, o la transmisión en directo por Facebook live, los videojuegos de estrategias de batallas aéreas en línea y en tiempo real del play station con amigos de cualquier lugar y cada uno en su casa, y del pokemon go… este último cuando he visto cómo lo jugaba mi hijo mientras lo acompañaba por calles y parques, estamos ya en palabras mayores de la tecnología y pensar que sólo han pasado 15 años! Pero en 15 años se ha ido transformando el mundo y nuestro país. La información digitalizada antes impresa, rápidamente pasó al CD y hoy está en la nube; grandes cantidades de megabytes se encuentran – en cierto sentido – disponibles para ser leídos, para investigar, para aprender… ni qué decir de los videos; muchas cosas incluso de alta especialización que sirven para nuestra formación, se pueden encontrar en youtube o en vimeo.

Los Proyectos de las carreteras comentadas líneas arriba hoy forman parte de una moderna autopista; tuve la suerte de vacacionar el año pasado con mi familia en unos lugares turísticos de El Colca – Arequipa – Perú; y pasamos parcialmente por esta vía. Vinieron a  mi memoria las anécdotas que cuento, además de las largas horas de trabajo en campo y a veces de madrugada en la oficina para sacarlas adelante. Cuando se los contaba a mis hijos, notaba en ellos un poquito de indiferencia; quizá – aunque no se los pregunté – también a ellos les traería el recuerdo de mis viajes en que debían quedarse solos con mi esposa; en fin, es la vida del ingeniero que trabaja en la construcción de los caminos… Estaba en esos pensamientos mientras recorría la carretera y al mismo tiempo leía las noticias, revisaba y respondía el correo electrónico en mi smartphone, o buscaba en el google maps la ubicación exacta; prácticamente tuve señal de internet todo el camino; qué diferencia con el internet satelital de la que hablaba antes, no?

Digitalización de los documentos

La automatización de diversos procesos de la vida cotidiana

Cuento esto porque las cosas van cambiando a grandes velocidades, la lectura de los libros en el kindle, itunes o en google play, los diarios y revistas digitales, el cine en 4DX. A su vez, muchos procesos se van automatizando: uno puede realizar transferencias bancarias desde el móvil, se reserva los asientos de los vuelos desde una aplicación (me sorprendió que en un viaje de Madrid a Lima, la forma de reservar un vuelo es exactamente igual que volar a Cusco) y no sólo eso sino que con el asunto de la visa Schengen el ingreso a Europa dura unos pocos minutos, un sello en el pasaporte, alguna breve pregunta del agente de migraciones y … ya está, ya entraste … Cuántos procesos ya automatizados vemos día a día; que evidentemente son más precisos, más económicos y eficientes.

Cuando regresaba de los proyectos que he comentado muchas veces tenía que salir por el aeropuerto de Juliaca; en aquellos años este vuelo de retorno a Lima me parecía relajado y gratificante, pero – claro – previamente tenía que ir a las oficinas de la línea aérea a registrarme (a pulso, el boleto se escribía literalmente a mano)

Pero bien, en Ingeniería también los controles se van automatizado: las valorizaciones, la programación de una obra, los cronogramas de avance, las rutas críticas, las holguras, las restricciones, los análisis de incumplimientos, rendimientos diarios, los cuadros de productividad, costos, margen de utilidad, indicadores de consumo de combustible, ratios, indicadores de accidentes, las provisiones de costo y de ventas, paneles resumidos para el Directorio; esto sin considerar los videos de alta resolución de toda la carretera, el uso de drones de alta tecnología con largas horas de vuelo autónomo, procesamiento y automatización de grandes volúmenes de datos, la big data le llaman algunos… los equipos de medición de refracción sísmica, los modelos de simulación de comportamiento geodinámico; en fin podríamos seguir enumerando una larga lista de automatización en la toma de datos.

A su vez, en el sector público, muchos procesos también están automatizados; ejemplo los tributos que recauda la SUNAT, el Sistema Integrado De Gestión Administrativa – SIGA, y ahora algo nuevo que se llama el SIGA-MEF; el propio y ya fenecido Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP) Una cosa que siempre me ha llamado la atención es el hecho de cómo desde un edificio austero y antiguo del Ministerio de Economía y Finanzas – MEF ubicado en el Centro de Lima, con oficinas sencillas se maneja (y controla eficientemente) el gasto de todo el país y – además – desde mi punto de vista de manera ordenada y eficaz. Un tema aparte puede ser el sistema del SNIP, que – en mi opinión – tenía más problemas por el hecho del cambio de autoridades locales y sus equipos de dirección, que por el propio Sistema, bueno parece ser que este ya es un tema del pasado.

Muchas cosas más se siguen automatizando, cómo será en los siguientes años? Lo más próximo e impresionante, para el ciudadano parece ser el vehículo completamente autónomo, aquel que se maneja con piloto automático. Uber  adelantándose a todos, lanzó en setiembre en las calles de Pittsburgh, Pensilvania sus propios vehículos autónomos. Cómo será cuando lleguen a nuestros países sudamericanos?; será difícil acostumbrarse a ellos y cómo se comportarán aquellos frente a situaciones inesperadas que ocurren en nuestros países, como el hecho de que un mototaxi en una autopista de alta velocidad con la mayor tranquilidad del mundo la recorra en sentido contrario (son cosas que puedo decir con certeza que suceden actualmente); qué importante es poner orden desde ahora en nuestras vías con la simple aplicación estricta de la legislación que ya existe; la verdad es que solo hace falta usar estrictamente la normativa ya existente; no hay necesidad de nuevas leyes; pero esta exigencia no abarca sólo a la policía, sino también a las demás autoridades: Municipales, Superintendencia del transporte, al Poder Judicial, entre otras.

Automatización en Ingeniería

Sin embargo, más allá de eso, qué otras cosas podrán automatizarse en nuestra profesión? El BIM Building Information Modeling y la impresora en 3D son ya una realidad. Sobre esto quisiera contar que en uno de los Proyectos antes mencionados al inicio, en aquel año sobre el que se apoya el presente post (2001) uno de nuestros jóvenes ingenieros de las Empresas Supervisoras había creado una animación virtual de cómo quedaría ya terminado un importante puente que estábamos por construir que cruzaría el río Lagunillas que tiene vista a la presa del mismo nombre cerca de Juliaca y este modelo impreso a colores quedó realmente muy bonito; pero no se igualó en nada a la estructura real que finalmente se construyó; nos quedó tan bien el puente ya construido (con una belleza discreta y sencilla) que lo postulamos a un premio internacional iberoamericano que lo otorga el Rey de España denominado Premio Internacional Puente de Alcántara y quedamos ubicados en una muy buena posición en aquel concurso.

Automatización en la ingeniería

Sobre la experiencia

Lo tratado hasta aquí, me da la oportunidad para decir algo más: se seguirán inventando nuevas aplicaciones, software, instrumentos de medición, cada vez más sofisticados, como por ejemplo los equipos de relevamiento de información para la gestión vial de las carreteras o programas de diseño estructural de edificaciones, de pavimentos, de puentes (leía alguna vez que en Lehigh University se desarrollaban unos programas muy buenos y sofisticados de investigación estructural de puentes) software de diseño de drenaje, programas de análisis de precios, de costos, de presupuestos, de programación, de control; ciertamente cada vez más veloces, procesos que serán más baratos y eficaces. Todo esto es excelente y deseamos que se avance cada vez más en la técnica y las nuevas tecnologías e incluso en los nuevos materiales.

No obstante, dicho esto, la experiencia profesional sigue siendo tan valiosa como siempre: el sentido común, la experiencia de cómo afrontar determinados problemas de ingeniería (es como decir, bueno … pero esto ya lo he vivido antes), cómo resolver conflictos y controversias contractuales, la relación con los stakeholders, el estudio detallado de los contratos, el desarrollo de las habilidades blandas, la capacidad de ceder en una negociación, el gobierno adecuado de las personas que tienes a tu cargo, la comunicación eficaz para que se hagan las tareas que corresponden, la laboriosidad, la fortaleza frente a la adversidad o simplemente saber mantener la ilusión del trabajo y no aburrirse cuando parece que todos los días son iguales…

Un aspecto personal

También quisiera contar que estando en la escuela, me encantaba leer – con mi padre – el libro de aritmética del Profesor Aurelio Baldor (abogado y matemático cubano), famoso en toda América; y al inicio de alguno de sus capítulos, había la imagen de Arquímedes que había fabricado unos espejos cóncavos que enfocando adecuadamente la luz del sol destruyó a la poderosa flota romana que quería dominar y subyugar la ciudad de Siracusa donde vivía este sabio; durante tres años los romanos no pudieron sitiar Siracusa. El rey de esta ciudad habiendo visto el enorme poderío de las huestes romanas, se sintió perdido y como último recurso acudió a Arquímedes. Esta ciencia de la geometría y trigonometría – cuando fui un jovenzuelo – me dejó muy impresionado. Uno sólo contra Roma!

Perdóname amable lector, si mezclo algunos temas personales para poder terminar con mi post: Unos meses después de haber contraído matrimonio, mi esposa me contó que sentía un pequeño dolor en la zona del vientre y le pedí que fuéramos a ver a un tío suyo, doctor, hombre mayor cuajado en los avatares de la medicina. Yo estaba un tanto preocupado por ella y él nos recibió, la acomodó en una camilla, la miró por unos pocos segundos, tocó suavemente la zona del dolor y me dijo: “vas a ser papá”; pero Doctor le dije, no ha hecho ninguna prueba de laboratorio y me respondió con esa sonrisa tan característica suya: “Jorge, vas a ser papá”; yo en mi incredulidad insistí y pregunté: ya puedo contárselo a mis padres o debo esperar? y me dijo “claro que sí”; dicho y hecho, culminado el tiempo de embarazo nació mi primera hija. Algún tiempo después, le dije Doctor Humberto … sin ninguna prueba, cómo podía estar tan seguro?; él se limitó a responder en voz baja “experiencia, hijo, … la experiencia…”. Todavía guardo en mi interior, ese instante de aquella noticia, uno de los momentos más felices de mi vida.

Experiencia en ingeniería

La importancia de lo ya vivido

He descrito dos temas sencillos y personales para hablar de la experiencia; pero vamos a ponernos serios. Según el Diccionario de la lengua española, la palabra experiencia proviene del latín experientia y sus significados son: “Hecho de haber sentido, conocido o presenciado alguien algo; práctica prolongada que proporciona conocimiento o habilidad para hacer algo; conocimiento de la vida adquirido por las circunstancias o situaciones vividas; circunstancia o acontecimiento vivido por una persona”

Qué importante es todo lo escrito antes, pero acompañado de la experiencia. Cuán potentes podemos ser cuando un equipo es integrado por profesionales jóvenes, competentes, entusiastas, acompañados por profesionales cuajados en los avatares de la ingeniería, de las dificultades ya vividas, de los problemas a veces resueltos con dificultad e incluso sufrimiento. Esto tanto en el sector privado, como en el gubernamental. Algunas veces he notado, que se requiere de paciencia de ambas partes; el profesional maduro piensa y dice: pero cómo me preguntas eso! y el más joven quiere que se lo expliquen todo rápidamente y también él necesita paciencia para escuchar; hay personas a las que nos gusta contar previamente historias…

Finalmente, esto último ha sido el objeto de escribir el presente artículo y – salvando las evidentes distancias – como decía el novelista y periodista italiano Alessandro Baricco en una entrevista que leía anoche; “ … trato de que lo que escribo sea sencillo y profundo a la vez”; espero no haberlos aburrido.

Máster en Diseño, Construcción y Mantenimiento de Carreteras
 

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC - Cursos y Master para Ingenieros y Arquitectos
Assign a menu in the Left Menu options.
Assign a menu in the Right Menu options.
EADIC Blog