Comunidad

02 de enero de 2017 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

Mitos sobre la gestión de riesgos (I)

Según lo dispuesto por el PMBOK®, la Gestión de los Riesgos del Proyecto incluye los procesos para llevar a cabo la planificación de la gestión de riesgos, así como la identificación, análisis, planificación de respuesta y control de los riesgos de un proyecto.

El doctor David Hillson, más conocido como el Dr. Riesgo estableció en uno de sus artículos (APM Project Magazine, Spring 2015, pages 58-59) diez mitos sobre la Gestión de Riesgos, que analizaremos a continuación:

Mito 1: Todo riesgo es malo. Los Riesgos son problemas potenciales y si ocurren tendremos problemas.

Los riesgos tienen su origen en la incertidumbre y ésta es inherente a cualquier tipo de proyecto. Por tanto, un evento de riesgo es algo que se identifica a priori pero que puede ocurrir o puede no ocurrir. En caso de que ocurra, impactará en nuestro proyecto, pero este impacto podrá ser negativo, pero también cabe la posibilidad de que el impacto sea positivo. De ahí surge lo que conocemos como amenazas y oportunidades, es decir, la coexistencia en los proyectos tanto de riesgos negativos como de riesgos positivos, que podrían beneficiar de algún modo a nuestro proyecto.

Mitos sobre la gestión de riesgos

Mito 2: La gestión de riesgos es una pérdida de tiempo. La mayoría de los riesgos están fuera de nuestro control, y es imposible direccionarlos anticipadamente. En lugar de eso nos enfrentaremos a cualquier incidencia que surja.

Para los riesgos que conocemos, es decir, aquellos que hemos identificado y analizado y para los que podemos planificar una respuesta, pero que no podemos gestionar de forma proactiva, asignaremos una reserva para contingencias. Existen otros riesgos, los desconocidos, que tampoco podemos gestionar de manera proactiva. A estos últimos debemos asignarles una reserva de gestión dentro de nuestro proyecto.

Mitos sobre la gestión de riesgos

Mito 3: Lo que no sabemos no nos hará daño. Puede ser que seamos afortunados y que los riesgos no nos afecten. ¡Ojos que no ven, corazón que no siente! 

Los riesgos pueden surgir desde el mismo instante en que se inicia un proyecto. El Director de Proyecto ha de tener siempre un enfoque proactivo en la Gestión de Riesgos, que evite en gran medida la aparición de problemas debido a la existencia de amenazas no gestionadas dentro del proyecto.

Autor: Liliana Grande, profesora del Máster en Dirección de Proyectos Internacionales

Máster en Dirección de Proyectos Internacionales

Comentarios

Deja tu comentario