Comunidad

21 de mayo de 2013 | por: EADIC | 0 comentarios

"A colocar Ingenieros donde no los haya"

No hace muchos días se publicó un post en el blog de Ingeniería en la Red con el título “Nuevo récord histórico de Ingenieros de Caminos desempleados: 13,86%“, en el mismo se muestran unos gráficos de la evolución del número de parados en el gremio de los ICCP´s, donde se ve que, cada vez, el pozo donde estamos metidos es más profundo.

Un soplo de aire para los Ingenieros

A pesar de los datos, del tiempo borrascoso que tenemos y que la situación no parece nada halagüeña, me gustaría dar una visión positiva del futuro y un aliento para aquellos que se encuentran en una situación que, ni en sus peores sueños, se podrían imaginar: la del paro, que cada vez golpea más fuerte y parece que no vuelve al ciclo positivo.

Lejos está mi intención de hacer demagogia del problema, que es sin duda el más grave que ha tenido la profesión en mucho tiempo y que considero nos va a fortalecer como grupo. Pero sigo creyendo en un colectivo que considero cada vez más preparado, cuyos integrantes están presenten en las principales construcciones, concursos internacionales y que han colocado, a las empresas nacionales, en los principales puestos en el marco mundial; y, sobre todo, creo en las personas, porque somos las que hacen que las cosas cambien y tomen otro rumbo.

Desgraciadamente desconozco la solución mágica para cambiar el rumbo actual de un plumazo, pero si que me gustaría indicar algunos consejos para estar en las mejores condiciones en el momento que nos llegue nuestra oportunidad y poder ofrecer nuestra mejor versión.

ingenieros

Manuel García Gallegos (ICCP y Especialista en Ingeniería Civil y Estructuras en Técnicas Reunidas)

 

El anti-desánimo

Toda la información que nos llega desde hace unos años es mala, parece que todo va a peor, que la situación, lejos de mostrar alguna mejoría, es cada vez más dramática. Esto puede hacernos caer en un, más que lógico, desánimo, en preguntarnos que podemos hacer nosotros ante este y cómo va a influir nuestro pequeño grano de arena en esta inmensa playa llena de piedras.

Debemos huir de esta sensación ya que si que se puede influir desde una doble perspectiva: por un lado nos permitirá ver el vaso medio lleno, lo que nos ayudará a ver que los problemas no son tan graves. Por otro lado, nos ayudará desde un punto de vista personal, subirá nuestro autoestima y no perderemos fe en nuestro potencial y nuestras posibilidades.

Una idea que nunca debemos abandonar es que, con toda seguridad, somos mejores aún de lo que pensamos; y son las circunstancias, y no nosotros, las que hacen que nos encontremos en esta situación, que a todas luces es transitoria.

Que la rutina nunca te alcance

Cuántas veces hemos oído la expresión “ahora tu trabajo es buscar trabajo” al hablar con alguien en búsqueda activa de empleo. Para ello debemos tener unas pautas de trabajo diario: marcarnos unos objetivos semanales, unos métodos diarios de cómo afrontar nuestro objetivo. Pero esto no debe llevarnos a tener unas rutinas que las desarrollamos porque no tenemos nada mejor que hacer; debemos buscar soluciones ingeniosas, si hacemos siempre lo mismo obtendremos el mismo resultado, por lo que nuestras estrategias deben de actualizarse y, sobre todo, nunca olvidar nuestro objetivo y preguntarnos todos los días que queremos y cómo pensamos obtenerlo.

Pero no podemos caer en el error de que nuestra vida es buscar trabajo, debemos seguir disfrutando de nuestros hobbies, de nuestra gente… de todas esas pequeñas cosas que hacen que cada día sea especial e irrepetible. Que nunca nos debamos acordar en el futuro de algún tiempo perdido por nuestra situación de desempleo. Sin duda es un mal trago, pero que no se convierta en el timón de nuestras vidas.

Formación

Nunca debemos dejar que la maquinaria de nuestra formación se pare, estamos en un mercado laboral donde el reciclaje y la formación distinguen a los perfiles excepcionales del resto. Debemos tener claro cómo queremos que sea nuestro desarrollo profesional y enfocar todas nuestras actuaciones hacia el perfeccionamiento del mismo.

Afortunadamente actualmente tenemos una serie de ofertas en formación, tanto de pago como gratuitas, que nos pueden ayudar de una manera, más o menos sencilla, a nuestro fin. Por lo tanto, no tenemos excusas para seguir formándonos y consolidando nuestro perfil profesional.

En apartado especial en el tema de la formación son los idiomas. Sin duda este punto ha cambiado mucho en los últimos años, gracias tanto a la formación que se imparte como por el programa Erasmus, que pienso tanto bien ha proporcionado en nuestros jóvenes.

Ya no se trata de una mejora de nuestras capacidades, es una obligación saber comunicarnos en un mundo global de una manera fluida y conectada. O estamos en esa onda o nos quedaremos fuera; ya que por muy buena que sea una idea, es casi más importante saber transmitirla que la propia idea en sí.

Así que, como en este punto no hay ni dudas ni objeciones, poco más que añadir y a estudiar se ha dicho.

Reinventarse

La formación de la que dispone cualquier ingeniero creo que es tan rica y completa que nos permite, con un pequeño reciclaje, encajar en “casi” cualquier sector. Por ello, debemos considerar otras posibilidades, que también nos pueden atraer aunque estén lejos de las mega construcciones y de los referentes que teníamos hasta la fecha dentro de nuestra profesión.

Es cierto que en estos días el concepto reinventarse esta demasiado usado y de una forma muy generalizada, pero no olvidemos que no tiene que hacer referencia a un cambio radical, puede tratarse de matizar o re-enfocar algunas de nuestras pautas que nos permitan tener un mayor abanico de posibilidades en el mercado laboral.

Propongo hacer de nuestro futuro un colectivo más global, como el mundo real, no nos quedemos en los puestos tradicionales: ingeniero de producción, calculista, jefe de obra, jefe de grupo, ingeniero especialista… estamos capacitados para mucho más, ¿por qué descartarlo? Al contrario de lo que mucha gente opina, yo creo que si quieres que tu vida mejore, debes poner, al menos, un ingeniero en ella… así que, manos a la obra y a colocar ingenieros donde no los haya.

Probablemente al leer este post se te planteen dudas o pienses que todo lo comentado es muy bonito e ideal, pero que la realidad es mucho más dura. No os quito razón en ese planteamiento, pero os invito a pensar en los puntos que se plantean, en convencernos que un cambio es posible; lo que es seguro es que esto nunca funcionará si no creéis en ellos.

Y nunca dejéis de “luchar, luchar y luchar por buscar nuestra oportunidad, por nuestro sueño por muy utópico que parezca”.

Para que esta sociedad confíe en nosotros vamos a empezar por creer nosotros mismos, tarde o temprano llegará nuestra oportunidad y, será ahí donde no podremos fallar… por lo que vamos a prepararnos para que, llegado ese momento, demos lo mejor de nosotros mismos.

Y acordaros que “la suerte ayuda a los que quieren volar”.

Manuel García Gallegos (@manologallegos)

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC - Cursos y Master para Ingenieros y Arquitectos
EADIC Blog