Comunidad

04 de julio de 2021 | por: José Gutiérrez | 0 comentarios

Los 5 Principios Passivhaus para la construcción de edificios de bajo consumo

El estándar Passivhaus certifica edificios de consumo casi nulo, y define unos principios básicos para la construcción de proyectos que consuman muy poca energía.

El estándar Passivhaus surgió en Alemania en los años 90. Desde entonces ha ido mejorando la forma en que construye edificios de consumo casi nulo.

El Passivhaus Institute definió, en base a su experiencia en Centroeuropa, los cinco principios Passivhaus. Estos 5 principios Passivhaus, a excepción de la estanqueidad al aire, no son reglas de obligado cumplimiento, sino estrategias efectivas para la construcción de edificios de muy bajo consumo:

Aislamiento térmico

Es la estrategia por excelencia para la construcción de edificios de consumo casi nulo en climas fríos. Evita las pérdidas de temperatura a través de la envolvente.

Aislamiento térmico. Fuente: Architectural Green Method

Carpinterías de altas prestaciones

Las carpinterías son los puntos débiles de la envolvente. A través de las mismas se producen importantes pérdidas, pero también se producen ganancias solares que permiten aprovechar la energía gratuita del sol.

Ventilación mecánica de doble flujo

Passivhaus propone la instalación de sistemas de ventilación mecánica controlada, VMC, de doble flujo con recuperador de calor de alta eficiencia, para garantizar una adecuada calidad del aire y ahorro energético.

Estanqueidad al aire

Para evitar infiltraciones indeseadas es necesario disponer una capa de estanqueidad al aire en toda la envolvente del edificio. Esta capa puede estar formada por distintos materiales, como son el yeso, tableros OSB o láminas estancas.

Es necesario resolver en detalle todos los encuentros de la capa estanca y perforaciones para garantizar su continuidad. Para ello se define una línea de estanqueidad continua, tanto en planta como en sección, lo que el Passivhaus Institut denomina “La regla del lápiz”.

La hermeticidad de la envolvente debe comprobarse mediante un ensayo de presión o blower door. Para poder certificar un edificio Passivhaus, las infiltraciones de aire obtenidas en el ensayo no han de superar las 0,6 renovaciones/hora bajo una presión de 50 pascales (n50 = 0,6 r/h).

Ausencia de puentes térmicos

En un edificio bien aislado térmicamente, las pérdidas energéticas a través de los puentes térmicos se vuelven mucho más relevantes. Es necesario estudiar los encuentros y detalles constructivos de la envolvente analizando la minimización de los puentes térmicos.

Ha de poder definirse una línea de aislamiento continua, tanto en planta como en sección, lo que el Passivhaus Institut denomina “La regla del rotulador”.

La aplicación de estos principios en nuestros proyectos nos ayudará a construir edificios de consumo casi nulo y reducir su huella de carbono.

Podéis encontrar ejemplos de edificios certificados Passivhaus en:

https://passivehouse-database.org/index.php?lang=en

Autor: Ana García Martínez, docente del Master de Energías Renovables y Eficiencia Energética de EADIC.

 

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog