Comunidad

18 de octubre de 2017 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

Legislación internacional de la minería

Los minerales constituyen el elemento base de la mayoría de las industrias. En prácticamente todos los países del mundo se realiza algún tipo de explotación minera. Esta actividad tiene importantes  repercusiones   económicas,   ambientales,   laborales   y sociales, tanto en los países o regiones en que se practica como a escala global y por lo tanto la legislación internacional de la minería es importante para el desarrollo estable de la actividad minera.

Para muchos países en desarrollo la minería representa  una  parte  significativa  del PIB  y,  en  muchos casos,  la partida de entrada de divisas y de inversiones extranjeras más importante. El impacto de la minería sobre el medio ambiente puede ser considerable y tener consecuencias a largo plazo. Hay muchos ejemplos de buenas y malas prácticas en la gestión y rehabilitación  de  áreas mineras.  

El  efecto  ambiental  de  las  prácticas mineras es una cuestión cada vez más importante para la industria y sus trabajadores. Así, por ejemplo, el debate sobre el calentamiento global puede repercutir en el empleo del carbón en determinadas zonas, el reciclaje de productos reduce la cantidad de nuevos materiales necesarios y el uso creciente de materiales no minerales como los plásticos está afectando al consumo de metales y minerales por unidad del PIB. En todos estos aspectos una legislación internacional de la minería parece indispensable.

La competencia, la disminución de la calidad de los minerales, el aumento de los costes de producción, la privatización y la reestructuración del mercado están obligando a las empresas mineras a reducir los costes y aumentar la productividad. Las elevadas inversiones que requiere la industria minera obliga a estas empresas  a utilizar  al  máximo  sus  equipos  y  aplicar procesos más flexibles y a menudo más intensos.

El empleo está disminuyendo en muchas áreas mineras debido a factores como el aumento de la productividad, la reestructuración radical y la privatización. Estos cambios afectan a los trabajadores despedidos, que se ven obligados a buscar otro empleo, y también a los que permanecen en la industria, que tienen que demostrar mayores  habilidades  y  flexibilidad  en  el  puesto  de  trabajo.  En este entorno parece lógico que una legislación internacional de la minería aconseje procedimientos igualitarios.

Legislación internacional de la minería

La búsqueda de un equilibrio entre el deseo de las empresas mineras de reducir costes y el de los trabajadores de mantener sus  puestos  de trabajo  es  un  tema  clave  en  el mundo  de  la minería.  Las  comunidades mineras  se  están  enfrentando  a nuevas prácticas, a la reducción del empleo e incluso al cierre de las empresas.

La minería se considera una industria especial con comunidades  muy interrelacionadas  y  trabajadores  que  realizan  un trabajo sucio y peligroso. La minería es también un sector en que muchas de las personas que ocupan los niveles más altos de dirección y muchos trabajadores son ingenieros de minas o antiguos mineros con una amplia experiencia directa en las cuestiones que afectan a la empresa y los trabajadores.

Además, los mineros han sido a menudo la élite de los trabajadores industriales y con frecuencia han desempeñado un papel decisivo en la sociedad ante los cambios políticos y sociales. Cada año se producen cerca de 23 billones de toneladas de minerales. En el caso de los minerales preciosos, la cantidad de residuos generada supera ampliamente la de producto final.

Así, por ejemplo, para obtener una onza de oro es necesario tratar  unas  12  toneladas de  mineral.  Con  los  minerales  de menos  valor  (arena,  grava,  arcilla,  etc.),  que representan  la mayor parte del material extraído de las minas, la cantidad de material residual tolerable es mínima.

Sin embargo, hay que partir  del  principio  de  que  las  minas  deben  producir  como mínimo el doble de la cantidad final necesaria (excluyendo el material  de recubrimiento  superficial  que  es  posteriormente reubicado y, por tanto, tratado dos veces). Así pues, de forma general, puede decirse que cada año se tratan 50 mil millones de toneladas de mineral, lo que equivale a perforar cada año un espacio de 1,5 metros de profundidad del tamaño de Suiza.

Autor: José Luis Vázquez Dols, profesor del Máster en Minería, Planificación y Gestión de Minas y Operaciones Mineras, del Máster en Petróleo y Gas: Prospección, Transformación y Gestión y del Curso de Industria Minera, Tecnologías e Innovación en la Ingeniería de Minas

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC - Cursos y Master para Ingenieros y Arquitectos
EADIC Blog