Comunidad

19 de agosto de 2019 | por: Comunicación EADIC | 0 comentarios

La transformación digital – lecciones aprendidas… hasta ahora

El concepto “transformación digital” puede significar cosas diferentes para diversas organizaciones.

Para algunos, significa aprovechar las últimas tecnologías digitales buscando mejorar los procesos y así crear/mantener una ventaja competitiva.

Para otros, significa desarrollar un modelo de negocio completamente nuevo, habilitado digitalmente, y que puede ser disruptivo para toda una industria (como Stitch Fix en la moda, FlixBus en el transporte o Alibaba en los medios de pago).

No todas las organizaciones deben abandonar inmediatamente su modelo de negocio existente y lanzarse de cabeza a recorrer el camino de la transformación digital.

Si bien es cierto que, cada vez más, los inversores y las juntas directivas esperan que cada organización defina claramente un objetivo orientado a la transformación digital del negocio, y se prepare para responder a los desafíos únicos, y en constante cambio, de la era de los negocios digitales.

Impulsada por tecnologías disruptivas (como la robótica, el Internet de las cosas [IoT] y la inteligencia artificial [AI]) y alimentada por una explosión de datos, la transformación digital de los negocios implica aprovechar las tecnologías digitales y las nuevas formas de operar para crear nuevas oportunidades de negocio.

Sin embargo, no se trata puramente de una revolución tecnológica.

De hecho, las mayores barreras para aprovechar las oportunidades que emanan de la transformación digital del negocio se pueden encontrar en las brechas de talento y en los comportamientos, estructuras, procesos y métricas organizacionales arcaicos.

Como resultado, la creación y ejecución de una estrategia de transformación digital no se puede dejar simplemente en las manos del departamento de informática (denominaciones: TI, IT, Servicios de Información, Big Data, Business Intelligence, “los que me cargan los datos”, etc.).

Más bien, el proceso de transformación digital debe involucrar a los líderes empresariales de todas las unidades de negocio y a todas las funciones dentro de la organización.

Sólo con un liderazgo alineado y multifuncional las organizaciones pueden configurar las personas, los procesos y las capacidades que se necesitan para poder crear nuevos modelos de negocio, nuevos procesos operativos, producir nuevas fuentes de valor y/o llegar a nuevos mercados.

Es decir, sólo así podrán llevar a buen puerto la transformación digital de sus empresas.

Lo más deseable es que la transformación digital sea impulsada desde la parte superior de la organización, a menudo en respuesta a una amenaza externa o a un cambio en las fuerzas del mercado.

Sin embargo, no es responsabilidad exclusiva de la junta directiva o del CEO asegurar que se produzca la transformación digital en toda la empresa.

Cada función (cada persona) dentro de una organización juega un papel importante, ya sea para respaldar o para dirigir a la organización en su viaje hacia la transformación digital.

Para conseguir esto, los líderes funcionales deben comprender la estrategia de transformación digital de la organización y deben definir claramente lo que necesitan hacer para habilitarla.

También deben definir el valor de las tecnologías digitales, en combinación con las personas y los procesos (el famoso triunvirato: “people / process / technology).

Es decir, en respuesta a las amenazas y/o buscando oportunidades de negocio, las organizaciones aspiran a cambiar su modelo de negocio.

Y… ¿cuáles son las estrategias que están siguiendo, por ahora, las organizaciones?

Pues… al igual que cuando vas a la playa… te puedes quedar en la orilla… o te puedes mojar hasta la cintura… o te lanzas de cabeza:

  • Estrategia de negocios digitales e innovación: mantenerse al tanto de las tendencias emergentes, amenazas y oportunidades impulsadas por las continuas innovaciones en tecnología digital, modelos de negocios y formas de trabajo.
  • Digitalización funcional: implementar tecnologías y nuevas formas de trabajar con el fin de mejorar la productividad y la calidad de los principales flujos de trabajo.
  • Transformación digital: empezando por comunicar un mensaje de transformación digital que sea convincente; especificando cómo las funciones se alinean de manera efectiva con el modelo de negocio requerido; llevando a cabo los cambios en el modelo operativo que sean necesarios para realizar con éxito el cambio, y determinando cómo medir el rendimiento de la transformación digital.

Existen organizaciones que serán disruptivas en sus respectivas industrias, ya que van a crear modelos operativos y de negocio basados en las tecnologías digitales y en el nuevo valor que éstas puedan generar.

En medio de toda esta ola de transformación digital (y de la incertidumbre que arrastra), yo me pregunto: “- ¿qué va a ser de mí?”

La madurez tecnológica (tanto en infraestructura como en habilidades) y la destreza digital determinarán las oportunidades disponibles en/para las organizaciones.

Para poder ayudar a las organizaciones a cumplir sus ambiciones de transformación digital los líderes funcionales deben comparar las capacidades digitales de sus funciones con las metodologías de negocios digitales emergentes y las mejores prácticas.

Sin embargo, es importante tener en cuenta una última cosa: no sólo los primeros en adoptar (early adopters) y/o los pioneros prosperarán… En muchos casos, las organizaciones que sean capaces de aprender las lecciones que emanan de los éxitos y de los fracasos de los otros (tanto en su industria como en las industrias paralelas) y sepan aplicarlas rápidamente dentro de sus organizaciones, tendrán mayor éxito aún.

Como dice la maldición china: “May you live in interesting times”.

Autor, José Antonio Ferreira Queimada, director de Servicios de Información en Copa Airlines y profesor del Máster en Big Data y Business Intelligence de EADIC.

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog