Comunidad

13 de enero de 2017 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

La señalización vial y la tecnología LED se unen para mejorar la seguridad vial

Ni que decir tiene que los atropellos son una preocupación permanente para los municipios, y hacer visible a los más desprotegidos (peatones y ciclistas) es el principal problema con el que se encuentran los responsables de la seguridad y señalización vial.

Por esto, en comunidades como Galicia, una de las primeras medidas que se tomaron fue la de hacer visibles a los peatones con el reparto de chalecos reflectantes entre las personas que suelen caminar por el entorno de las carreteras, generalmente mayores de 65 años que visten con ropas oscuras y que utilizan la carretera a diario. Esta medida tuvo cierto éxito en las vías interurbanas.

Pero es en las ciudades donde la tasa de atropellos se dispara. Pasos de cebra despintados, sin señalizar, mal iluminados, coches aparcados y contenedores que restan visibilidad son algunos de los males de la seguridad vial en las calles de las ciudades.

Por estos motivos, en los últimos años se ha avanzado en la señalización vial, no sólo con la instalación de resaltes para reducir la velocidad de los vehículos, si no que se ha optado por una señalización más visual para advertir a los viandantes de los riesgos a la hora de cruzar una calle por ejemplo con la instalación de pivotes con tecnología LED en la acera que alternan de color rojo a verde en función del semáforo para coches.

 

Asimismo, otros municipios han optado por utilizar la tecnología LED de las nuevas luminarias para iluminar los pasos de peatones, instalando unos potentes focos para iluminar los pasos de peatones existentes en los cascos urbanos, con el objeto de hacer más visibles a los viandantes cada vez que se dispongan a cruzar por alguno de los numerosos pasos de cebra existentes en las localidades.

Otro ejemplo de señalización vial mediante la aplicación de luces LED en el suelo para reforzar la señalización del paso de peatones y carril bici es el sistema ‘Zebra-Safe.

Se trata de marcas viales luminosas diseñadas para que puedan ser detectadas más fácilmente por los conductores. Para ello, se ha desarrollado un sistema de diodos emisores de luz de color rojo conectados a un detector de presencia. Su funcionamiento es muy simple: cuando los diodos detectan la presencia de un peatón o ciclista en la zona de influencia de la señal éstos se activan, en forma de parpadeo, para permitir mayor impacto visual sobre el conductor.

Con la instalación de las luces LED se refuerza la situación y visibilidad de los pasos de peatones elevados mejorando la seguridad de conductores y viandantes, sobre todo de noche. Una medida de seguridad preventiva que puede resultar costosa pero si tenemos en cuenta el número de siniestros por atropello en casco urbano, puede que merezca la pena incorporarla. Por lo menos, en aquellos puntos más conflictivos, como por ejemplo, amplias rectas de travesías, intersecciones sin señalizar o donde la influencia de vehículos y por la configuración de la vía pueda dificultar la visibilidad de unos y otros.

De modo similar, el municipio de Cambrils (Tarragona, España) estrenó en abril de 2016 un paso de peatones que se ilumina cuando alguien cruza la calle, por lo que es ideal para aquellas zonas con pocas horas de luz, o con poca o ninguna iluminación nocturna.

Cada vez que un peatón se acerca de noche a la acera el sistema se pone en marcha. El paso de cebra se enciende con una potente iluminación, igual que las señales verticales de aviso colocadas en los laterales. De esta manera, el conductor recibe de manera visual una alerta que le advierte de la necesidad de detenerse, haciendo así visibles a los peatones mientras atraviesan la calzada.

Hacer visible al peatón es uno de los grandes problemas de la señalización vial, sobre todo en aquellos lugares donde más de la mitad del año la visibilidad es mínima debido a las pocas horas de luz y a las largas jornadas de lluvia y de niebla, como por ejemplo en los municipios del norte de España.

Este tipo concreto de señalización vial, presenta una gran ventaja, que es la iluminación integral de la zona mientras el peatón cruza, y mientras no cruce ninguno, el sistema mantiene apagada la iluminación. Por lo que es un sistema ideal allá donde las condiciones meteorológicas disminuyen la visibilidad durante buena parte del día, ya que el paso no solo se ilumina de noche, sino que también se activa en condiciones de niebla o de lluvia intensa.

El sistema se compone de unos elementos que se instalan en el asfalto, con una altura de poco más de un centímetro. Las planchas que realizan dicha señalización vial tienen la capacidad de iluminarse con un potente haz de luz blanca cada vez que se aproxima un peatón, consiguiéndose a través de unos sensores situados en la acera, en ambos lados de la calzada, que detectan la proximidad de las personas y activan la iluminación tanto de las pantallas del asfalto como de las señales verticales que advierten del paso de cebra.

Así, la nueva señalización vial que se está implantando en los últimos tiempos, como decíamos, se encuentra ligada la tecnología LED, con el principal objetivo de hacer visible al peatón y al ciclista en las ciudades.

Autor: Borja Moreno, profesor del Máster Internacional en Tráfico, Transportes y Seguridad Vial y del Máster en Diseño, Construcción y Mantenimiento de Carreteras

Máster en Diseño, Construcción y Mantenimiento de Carreteras

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog