Comunidad

17 de mayo de 2019 | por: Comunicación EADIC | 0 comentarios

La reutilización en el regadío, el terciario más sostenible.

La reutilización es una fuente que impulsa el desarrollo del sector agrícola de forma sostenible, duradera y respetuosa con el medio ambiente.

La disponibilidad hídrica a nivel mundial se traduce en que del 100% del agua del planeta, tan sólo un 2,5% es agua dulce, y este 2,5% se distribuye de la siguiente manera:

– 1,7% en forma de hielo.
– 0,7% es agua subterránea
– 0,2% vegetación y organismos
– 0,07% en ríos y lagos

De estas cifras, llegamos a que tan sólo un 0,32% del agua del planeta está disponible para su utilización, lo cual indica que el principal problema de este recurso es que el porcentaje de disponibilidad de uso directo es realmente bajo.

Normalmente, la escasez de agua va ligada a la mala calidad de la misma. No solo la cantidad sino la calidad y accesibilidad al agua lo que plantea un problema de escasez.

Los beneficios más destacables de la reutilización en regadío son:

  • Se completa el ciclo del agua.
  • Disminución de los caudales de vertido de aguas residuales. Menor impacto y rentabilizar la inversión de plantas depuradoras.
  • Contribuye a la mejora del paisaje.
  • Aumenta la disponibilidad del recurso agua.
  • Recarga de acuíferos y disminución de extracciones de aguas subterráneas, disminuyendo la intrusión marina y mejorando la calidad de los acuíferos.
  • Generación de una actividad alternativa al turismo.
  • Posible disminución de los costes de fertilización.

 

España se caracteriza por:

  • Distribución desigual de la precipitación (espacial y temporal).
  • Zonas con bajas pluviometrías y escasa disponibilidad de recursos hídricos.
  • Incremento del nivel de vida y población en zonas costeras.

 

Estas situaciones generan:

  • Sobreexplotación de los recursos. Sequía y desertificación.
  • Contaminación de las aguas. Eutrofización.
  • Salinización de los suelos. Intrusión salina en los acuíferos.

 

Países con mayores recursos hídricos son “potencialmente” más ricos, aunque en la práctica no siempre es así, debido a que la tecnología juega un papel cada vez más importante. España es un claro ejemplo de innovación y aplicación de últimas tendencias en materia de agua.

En nuestro país se estima que un 70% del agua disponible es consumida por la agricultura, por lo que este sector, es de vital importancia para la sostenibilidad de los recursos hídricos del país, y debe estar siempre en primera línea en cuanto a la optimización en su utilización y en el desarrollo de nuevas tecnologías que mejoren o aumenten su disponibilidad.

Los modelos del regadío en España los podemos clasificar en:

  • Zona mediterránea litoral: Rentabilidad, presión y competencia sobre los recursos. Dinámica de saturación y colapso: sobreexplotación.
  • Zona continental: Limitación climática, rentabilidad escasa, extensificación. Dinámica de regresión y deterioro: abandono.
  • Zona insular: Crecimiento acelerado de sectores turismo y servicios, actividad agraria basada en explotaciones familiares, policultivo. Escasez de los recursos hídricos. Cambio en el uso del suelo, abandono actividad agraria, baja producción agrícola.

 

La reutilización del agua en regadíos tiene un gran potencial en las zonas insulares y arco mediterráneo, donde la escasez del recurso es mayor, los cultivos tienen un alto valor del mercado, por lo que pueden hacer frente a precios del metro cúbico algo superiores que en otras zonas y lo que es más importantes, al encontrarse muy cerca del mar el utilizar este recurso no restan disponibilidad de agua a otras zonas que pudieran estar aguas abajo, como ocurre en zonas de interior.

A parte de esto, estas zonas, tienen una serie de sinergias muy interesantes, como el aumento de la población en épocas estivales, con lo que las curvas de producción de agua reutilizada y las de necesidades hídricas de los cultivos son más parecidas, con lo que disminuimos el volumen necesario de almacenamiento de agua, que es uno de los puntos críticos de la reutilización.

En las siguientes gráficas se puede observar una que en la zona costera las curvas de producción de agua (línea azul) se ajusta mejor a la curva de necesidades de los cultivos (Línea roja)

La calidad exigible del agua reutilizada en regadío viene descrita en el RD 1620/2007. Donde en función de su uso final se recomienda el tratamiento y se exige cumplir una serie de parámetros.

Para cumplir con estos parámetros existen varios procesos de tratamientos terciarios, hay que reseñar que para regadío los más utilizados son filtraciones convencionales, desinfección con mediante cloración, acompañados de un efecto de lagunaje, ya que como hemos comentado con anterioridad, para el uso del agua reutilizada en riego se necesitan grandes balsas de almacenamiento, estos reservorios se ha demostrado que son muy eficaces como tratamientos finales y complementarios a los tratamiento terciarios que se deben realizar, por la acción del sol y los procesos de eutrofización que tienen lugar, los cuales mejoran enormemente la calidad del agua a la salida de las mismas.

Los beneficios más destacables de la reutilización en regadío son:

  • Se completa el ciclo del agua.
  • Disminución de los caudales de vertido de aguas residuales. Menor impacto y rentabilizar la inversión de plantas depuradoras.
  • Contribuye a la mejora del paisaje.
  • Aumenta la disponibilidad del recurso agua.
  • Recarga de acuíferos y disminución de extracciones de aguas subterráneas, disminuyendo la intrusión marina y mejorando la calidad de los acuíferos.
  • Generación de una actividad alternativa al turismo.
  • Posible disminución de los costes de fertilización.

 

Autor: Javier Borso, docente del Máster en Diseño, Construcción y Explotación de Obras Hidráulicas de EADIC

 

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC - Cursos y Master para Ingenieros y Arquitectos
Assign a menu in the Left Menu options.
Assign a menu in the Right Menu options.
EADIC Blog