Comunidad

20 de abril de 2018 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

La necesidad de profesionalizar el mantenimiento de zonas regables.

El sector necesita profesionales cualificados para llevar a cabo un óptimo mantenimiento de zonas regables y de sus instalaciones altamente tecnificadas.

Los regadíos en España consumen un 70% del recurso agua. Por ello, es indispensable mejorar  la eficiencia del uso del agua en el regadío, aportando soluciones tecnológicas y de gestión que permitan avanzar hacia un uso eficiente y sostenible del agua, aumentando los rendimientos de las producciones y realizando un mantenimiento de zonas regables sostenible.

En este sentido, en los últimos años se ha realizado un gran esfuerzo, por parte de las administraciones y los regantes. Estas inversiones, cerca de 5.000M€ en los últimos 12 años, se han centrado en modernizar las infraestructuras de regadío con objeto de maximizar la rentabilidad de los cultivos, aumentar la eficiencia del riego, mejorar la calidad de vida y aumentar la renta per cápita del agricultor.

Estas inversiones han conseguido un ahorro de agua para regadío que puede comprobarse en el siguiente gráfico:

Borso_zonas regables 

Ministerio de Agricultura

 

No obstante, se debe dar continuidad a estas inversiones, avanzando hacia una gestión profesionalizada y tecnificada que pueda sacar el máximo rendimiento de las nuevas y muy tecnificadas instalaciones, de otra forma los resultados del gran esfuerzo realizado hasta el momento serán apenas apreciables y habremos “enterrado” una cantidad ingente de dinero.

Cada comunidad de regantes es muy diferente, por lo que resulta imprescindible un estudio detallado y personalizado del mantenimiento de zonas regables, con objeto de caracterizar a cada una y sus instalaciones.

En un mantenimiento de zonsa regables se debe alcanzar los siguientes objetivos:

– Realizar una gestión eficiente del agua.

– Disminuir el coste de la factura eléctrica.

– Mejorar las instalaciones, acorde a las necesidades de la CCRR.

– Realizar un correcto mantenimiento de las instalaciones, disminuyendo, en gran medida, la incidencia de roturas y averías en las instalaciones.

– Aumentar la producción y minimizar los costes de explotación.

– Instaurar una plataforma tecnológica de gestión y control integrados específica de cada CCRR.

– Ofrecer un servicio permanente a la CCRR y a los propios regantes.

La solución de mantenimiento de zonas regables engloba multitud de tareas y servicios imprescindibles para conseguir los objetivos marcados de continua mejora y reducción de costes, concreta mente se destacan las siguientes líneas de acción.

 

A) Gestión del agua

Las Comunidades de Regantes, integradas por agricultores, surgen para realizar una distribución de agua para riego, siendo el agua la base fundamental de estas organizaciones, por ello, la eficiencia y la correcta gestión de este recurso, es imprescindible para el sustento de estas Comunidades así como de sus usuarios.

  • Gestión y control de los consumos de agua.

Control del volumen de agua que entra por las concesiones, control del reparto de agua a cada uno de los usuarios y volumen de agua facturado. Gestión de cupos (zonas de escasez). Establecimiento de indicadores que midan la eficiencia en la distribución del agua y protocolo de detección de fugas y averías.

  • Cálculo de las necesidades hídricas, dotaciones de riego y asesoramiento en cultivos.

Evaluación de recursos hídricos en régimen natural, estimación y evolución de la demanda de agua y balances hídricos.

Ayuda en la programación del riego y reparto del agua así como  al manejo de los cultivos en un escenario de recursos disponibles limitados.

  • Recepción y optimización de las peticiones de riego.

Hasta ahora la mayoría de redes de riego están calculadas para realizar riegos a la demanda, hoy en día, gracias a los sistemas de telecontrol podemos tender a riegos a la demanda gestionado o bien por turnos de forma que se optimice el funcionamiento de las estaciones de bombeo, ajustándose a las zonas de mayor rendimiento y por consiguiente reducir el coste energético.

 

B) Factura energética

La dependencia energética de las comunidades de regantes se ha incrementado en los últimos años, a la vez que se han ido incrementando los precios de la energía.  Esto ha repercutido en que las explotaciones hayan reducido notablemente su rentabilidad. Para ello es necesario mejorar la eficiencia energética y económica, dado que es completamente fundamental para que las explotaciones agrícolas sean viables. En los siguientes gráficos se muestran las evoluciones del déficit tarifario y del precio de la energía en varios países europeos que indican claramente la tendencia al alza de los costes energéticos, por lo que los agricultores debemos ser conscientes de este hecho y tomar medidas que minimicen este factor, como puede ser las siguientes tareas que se detallan o el uso de energías alternativas.

Borso_zonas regables 1 

Fuente: GME

  • Auditoría energética.

La auditoría energética conlleva una serie de pasos.  En primer lugar, análisis de la eficiencia energética in situ de los bombeos. En segundo lugar, estudio del diseño existente. Y por último, una vez realizado el estudio y el análisis de los datos obtenidos se hará una propuesta para mejorar el manejo y el funcionamiento de la estación de bombeo. 

  • Negociación con la compañía eléctrica de las tarifas de riego para próximas campañas.
  • Análisis de históricos de consumos eléctricos por estación de bombeo para optimizar rendimientos futuros.

Borso_zonas regables 3 

Fuente: Elaboración propia

 

C) Infraestructuras y tecnología

Hoy en día, todavía existen Comunidades de Regantes que no han pasado por un proceso de modernización, realizando el servicio de riego de manera tradicional y con unas infraestructuras obsoletas y deficientes.

En otros casos, hay CCRR modernizadas, que se encuentran con unas infraestructuras totalmente nuevas, complejas y desconocidas, provocando que estas infraestructuras generalmente estén siendo utilizadas por debajo de sus posibilidades.

Para todos estos casos, se destacan las siguientes líneas de acción:

  • Estudios hidráulicos de las redes, estaciones de bombeo y filtrado.

Comprobación de que los enclavamientos son los correctos y están perfectamente parametrizados.

  • Mantenimiento de las instalaciones. Inventariado de las instalaciones, elementos de medida, control y protección.

Es de vital importancia realizar un correcto mantenimiento preventivo y llevar a cabo un buen plan de reposiciones, es fundamental para conseguir un alto rendimiento de nuestra instalación y conseguir un ahorro en los costes de explotación. No realizar estas acciones a medio/largo plazo resulta económicamente muy desfavorable y hace incurrir en elevados gastos de inversión.

El detalle de los elementos a mantener y las labores particulares a acometer debe plasmarse en una lista de tareas programadas que los responsables de mantenimiento de la instalación acometerán cada campaña de riego.

  • Instauración de una plataforma tecnológica de gestión y control integrados específica para cada CCRR. Mantenimiento y actualización de los telecontroles.

En estos tiempos, el uso de la tecnología se antoja imprescindible en todos los aspectos de la sociedad.  Esta tecnología y tras la modernización de las CCRR, ha llegado también al regadío. En muchos de los casos la tecnología instalada en estas CCRR, es variada y compleja, por lo que se encuentra desaprovechada y funcionando por debajo de su potencial. La tecnología es empleada para hacernos la vida más fácil por ello, debe cubrir y satisfacer todos los aspectos de gestión y control de una comunidad de regantes. 

D) Gestión Económica

La gestión económica engloba tareas de facturación y gestión administrativa que ayudan a que el servicio se produzca de manera ordenada y con registros de todo lo que se realiza en la Comunidad de regantes.

Conseguir un catastro y su actualización cada campaña de riego, actualizar todos los datos de arrendatarios, cultivos, hidrantes, contadores….etc. resulta necesario para poder conseguir los objetivos perseguidos y  presumir de una gestión transparente de la Comunidad de regantes. 

 

Autor: Javier Borso Di Carminati, profesor en el Máster en Diseño, Construcción y Explotación de Obras Hidráulicas

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog