Comunidad

14 de febrero de 2020 | por: Comunicación EADIC | 0 comentarios

La importancia del cliente en el desarrollo de proyectos de acuerdo a BIM

Muchas veces, cuando hablamos de un buen proyecto en BIM lo asociamos al buen trabajo realizado por un arquitecto / proyectista en el desarrollo de un modelo, el cumplimiento de un nivel de detalle (LOD) elevado o el desarrollo de BIM 4D (asociar hitos de la planificación del proyecto a un modelo BIM) ó BIM 5D (extracción de mediciones desde el modelo BIM, certificación con el modelo BIM, etc.) por parte de una constructora.

Sin desmerecer el correcto cumplimiento o desarrollo de las acciones anteriores, hace falta más para asegurar que un proyecto se ha desarrollado adecuadamente de acuerdo a la metodología BIM.

Sin entrar a definir en detalle qué es BIM, es importante recalcar que es una metodología de trabajo que abarca la gestión de información (documentación, planos, mediciones, etc.) a lo largo de todo el ciclo de vida. Una parte importante en este proceso es el desarrollo de la documentación de manera centralizada a través de los denominados modelos BIM.

El cliente, como agente principal del proyecto, es el punto de partida para la definición de los requisitos BIM del proyecto, las necesidades del mismo y el alcance BIM necesario para cada uno de los agentes intervinientes en el desarrollo del proyecto. Su labor, además, va más allá de marcar unas pautas u objetivos sino que debe velar por el cumplimiento de los mismos durante todo el desarrollo del proyecto.
Si los objetivos BIM marcados por el cliente ayudan al desarrollo eficiente de cada una de las fases del proyecto por separado y a la transición entre las mismas, entonces podremos empezar a hablar de un buen proyecto BIM.

 

Pliego BIM / EIR

Los requisitos iniciales, representados dentro de los pliegos del cliente como un apartado BIM o como documento independiente denominados EIR (del inglés Exchange Information Requirements o Requisitos de Intercambio de Información) deberán reflejar las necesidades del proyecto y el uso que se va a dar de la información generada en las diferentes fases del mismo.

Es decir, desde el inicio del proyecto deberá tenerse en cuenta el uso que se va a hacer de la información generada para adaptar y hacerla útil para otros agentes.

Esto puede significar desde segregar un modelo de una manera específica para que se utilice en planificaciones temporales o extracción de mediciones en fase de construcción (4D / 5D) hasta la inclusión de parámetros específicos en los elementos del modelo para su uso en fase operacional (7D).

En conclusión, el correcto inicio y desarrollo de un proyecto de acuerdo a BIM pasa por el entendimiento completo de la metodología por parte del cliente y su capacidad para personalizar y transmitir ese conocimiento en sus pliegos y a todos los agentes del proyecto.

Ejemplo de pliego BIM (punto 8) para una rehabilitación

Séptimo Informe Observatorio de Licitaciones esBIM

 

Autor: Sergio Surga Molano, docente del Máster BIM Management en Infraestructuras y Obra Civil de EADIC

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog