Comunidad

24 de enero de 2017 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

La hidráulica industrial al servicio de la sociedad de todos los tiempos

La hidráulica industrial surge en el preciso momento en que se incluye la motorización en los antiguos molinos de agua.

Ya en las civilizaciones de la edad antigua, los egipcios incluso, se empleaba la energía hídrica que proporcionaban las corrientes de los ríos para poder realizar trabajos como molienda de granos o incluso almacenamiento de agua en cotas superiores con las norias. Queda constancia de artilugios como la noria de Vitrubio (siglo I a.c.).

La energía no se almacenaba y sólo se podía tener acceso a ella cuando se disponía de agua circulando por el cauce. Eran centrales fluyentes.

Otros grandes genios también se enfrentaron con los misterios de la hidráulica como Leonardo da Vinci (siglo XV) y sus estudios sobre hidráulica en el código Foster.

Hidráulica industrial

No fue hasta los inicios de la revolución industrial que se produjo también la revolución en la hidráulica que pasó a ser hidráulica industrial, incorporando generadores de electricidad a esos engranajes que se movían mediante el agua, lo que fueron las primeras turbinas y se consiguió almacenar esa energía para aprovecharla en el momento que fuese necesario.

Después de las primeras centrales hidráulicas, la hidráulica industrial ha ido evolucionando hacia mejoras en la producción de la energía aumentando los rendimientos de las turbinas, modificando formas y ángulos en las palas, dando de este modo origen a los diferentes tipos de turbinas, generadores y transformadores.

Hidráulica industrial

Los materiales empleados también han ido evolucionando con el tiempo, y la hidráulica industrial ha incorporado materiales como el hormigón y los plásticos en menor medida para la ejecución de los rotores de las turbinas.

Hidráulica industrial

La automatización de los procesos de hidráulica industrial también se ha beneficiado de las nuevas tecnologías incorporando todo tipo de posibilidades, lo mismo que el control sobre las diferentes fases de este proceso de hidráulica industrial.

La energía hidráulica transformada en un proceso industrial resulta una energía limpia que requiere de una inversión previa alta pero que al disponer los equipos de una durabilidad elevada es capaz de ofrecer importantes beneficios económicos a largo plazo. Además es una energía de por sí sin residuos, no contaminante y no perecedera.

El único problema que se observa es la dependencia de un régimen hídrico que en ocasiones presenta irregularidades en su continuidad.

A pesar de ello ya fue una importante forma de energía en el pasado y debiéramos brindarle en el futuro las oportunidades que merece.

Autor: Begoña Labalde, profesora del Máster en Electrónica Industrial, Automatización y Control

Máster en Electrónica Industrial, Automatización y Control

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog