Comunidad

29 de julio de 2016 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

La gestión del tiempo como habilidad interpersonal (V): Los ladrones del tiempo

Tal y como os contaba algunos artículos atrás, uno de los temas más preocupantes en lo referente a la gestión o administración del tiempo resultan ser los llamados ladrones del tiempo. Se trata de  imprevistos que nos quitan horas de trabajo y nos impiden que alcancemos nuestros objetivos.

Si nos centramos en el estudio de los ladrones del tiempo como agentes externos, las interrupciones son, probablemente, el ladrón del tiempo más importante. Estas interrupciones  suponen  un  doble  perjuicio:  por  un  lado  absorben  un  tiempo importante y por otro lado, superada la interrupción, no sólo se ha perdido el tiempo invertida en ella, sino que hay una pérdida adicional en lo que supone retomar de nuevo el hilo de los pensamientos o de la acción en curso.

 

Por supuesto, no toda interrupción es rechazable, algunas de ellas son necesarias. Otras resolverán sin duda problemas o aportarán informaciones importantes. En algún caso, aunque sea molesta, no cabe pensar en rechazar la interrupción que nos llegue de arriba. Será pues preciso desarrollar la capacidad de manejarlas positivamente.

Hay dos planteamientos distintos complementarios para enfrentarse a las interrupciones:

–    Evitarlas en lo posible.

–    Limitar al mínimo el tiempo que nos ocupan.

Ante todo, es preciso aceptar que las interrupciones son una parte de nuestro trabajo. No podemos eliminarlas todas, tampoco interesaría hacerlo aunque nos fuera posible, pero podemos empezar a manejarlas mejor.

Debemos aprender a controlar lo controlable y a aceptar lo incontrolable, reduciéndolo en lo posible en sus aspectos negativos.

ladrones del tiempo

Siempre habrá interrupciones e imprevistos y la mayoría serán urgentes, pero por supuesto no todas las interrupciones son de hecho un imprevisto. Es tentador reaccionar a las interrupciones inmediatamente, especialmente cuando la gente que interrumpe suele ser muy exigente, pero debemos atender únicamente a las que resulten imprescindibles y limitar al mínimo el tiempo que nos ocupe dicha interrupción.

Este es el quinto artículo de una serie sobre la Gestión del Tiempo como habilidad interpersonal. En el próximo post seguiremos estudiando en detalle los ladrones del tiempo como agentes externos. A continuación puedes leer el resto de artículos de esta serie dedicada a la Gestión del Tiempo:

La gestión del tiempo como habilidad interpersonal I

La gestión del tiempo como habilidad interpersonal II

La gestión del tiempo como habilidad interpersonal III

La gestión del tiempo como habilidad interpersonal IV

Autor: Liliana Grande, profesora del Máster en Dirección de Proyectos Internacionales

Máster en Dirección de Proyectos Internacionales

 

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog