Comunidad

05 de mayo de 2021 | por: José Gutiérrez | 0 comentarios

La cuenta del Covid 19 – ¿Quién paga la cuenta? – Gestión contractual del COVID-19

Una vez retomados los proyectos de construcción es necesario replantear ¿quién asumirá los costos de la obra asociados al cierre sanitario por COVID-19?

Antes de todo, y salvando el tono sarcástico del enunciado, es necesario manifestar que quien ha pagado, y continúa pagando el COVID 19, es la población mundial con las miles de victimas mortales que esta pandemia está dejando alrededor del mundo. Por lo tanto, valga este primer párrafo como muestra de respeto y pésame a todas estas víctimas y sus familias.

Al margen de lo anterior, toca ahora, en el contexto de este foro centrarnos en el debate del enunciado, y así desde el punto de vista de la gestión de un proyecto de construcción: ¿Cómo debemos de abordar los costos derivados del COVID-19?

Para responder a esta pregunta es necesario diferenciar dos momentos, o dos escenarios:

Escenario 1: Las primeras medidas. La paralización de las obras.

Como hemos visto en gran parte de los países se han adoptado severas medidas para tratar de disminuir la propagación del virus, entre ellas la paralización de todo el enjambre productivo, y entre ellas las obras.

Una obra, aunque esté parada, sigue generando costos: alquileres de equipos, de instalaciones, salarios, etc. La pregunta entonces es: ¿es el Contratista quien ha de asumir estos costos, o puede reclamarlos al cliente / promotor de las obras?

Para responder esta cuestión, lo primero que debemos analizar es qué dice nuestro contrato y/o la Ley aplicable.

La gran mayoría de los contratos de construcción no nos da una solución clara al respecto. En las legislaciones ocurre lo mismo. El COVID es nuevo para todos.

Desde el punto de vista legislativo habrá que ver qué dicen las leyes de cada país, y desde el punto contractual lo mismo.

En el entorno de los Contratos FIDIC quizás tenemos una solución, para ello tendremos que analizar la cláusula de Fuerza Mayor, que dará al contratista derecho a solicitar una extensión de Plazo derivada de la paralización de las obras, y también se podrá invocar el cambio de legislación que se ha dado y que nos dará derecho también a los costos.

Escenario 2: Se han reanudado las Obras, pero con nuevas medidas.

La reanudación de las Obras está llevando aparejada la adopción de nuevas medidas tendentes a reducir la propagación del virus: mascarillas, desinfectantes, distancias de seguridad, equipos, test,….

La incorporación de estas medidas supone un sobrecosto no esperado y un impacto en el plazo, dado que los rendimientos obtenidos no serán los que se esperaba obtener cuando se emitió la Oferta por el Contratista.

Dicho esto, el contratista podrá reclamar estos costos y este impacto como una variación, dado que ya no ejecutará las obras en las condiciones en las que ofertó. Los costos de las nuevas medidas de seguridad e higiene serán fáciles de calcular y demostrar, pero demostrar la perdida de rendimiento será otra historia, para lo cual habrá de haberse llevado previamente un registro exhaustivo de los rendimientos obtenidos para hacer la comparación y poder demostrar el impacto.

Las herramientas de gestión contractual y los aludidos contratos FIDIC se abordan en gran medida en el Master MBA en dirección de empresas y gerencia de proyectos de ingeniería y construcción impartido en la Escuela Técnica EADIC, y del cual tengo el honor de ser docente.

Autor: Antonio Izquierdo Sanz, docente del Máster MBA en Dirección de Empresas y Gerencia de Proyectos de Ingeniería y Construcción en EADIC.

 

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog