Comunidad

31 de agosto de 2016 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

La contaminación de aguas subterráneas, un recurso natural amenazado

En el presente artículo vamos a tratar un tema de vital importancia para la salud del Planeta, la contaminación de aguas subterráneas. La mayoría del agua dulce disponible en la Tierra es agua subterránea.

El agua subterránea es el gran recurso oculto, su imagen se suele asociar a la de grandes ríos o lagos subterráneos, sin embargo la realidad es muy diferente, debemos asemejarla al agua dentro de una esponja, siendo la esponja los poros y grietas del suelo.

En muchos casos los acuíferos se encuentran sobreexplotados, pues son sometidos a ritmos de explotación que superan su capacidad de renovación natural.

Contaminación de aguas subterráneas

El otro gran problema ambiental que afecta a los acuíferos es la contaminación. Beber agua subterránea contaminada puede tener efectos graves para la salud, e incluso a largo plazo puede derivar en ciertos tipos de cáncer. Los ecosistemas que dependen de la descarga de acuíferos también pueden sufrir daños por la entrada de contaminantes.

La contaminación se puede producir cuando la lluvia se infiltra a través del suelo, se pone en contacto con las fuentes de contaminación presentes en él y las arrastra hacia las aguas subterráneas. Otras veces la entidad del derrame o fuga es lo suficientemente grande, que el propio contaminante llega a las aguas subterráneas sin la ayuda de la infiltración del agua de lluvia.

Una vez que los contaminantes llegan a las aguas subterráneas, tienden a formar un concentrado y fluye junto a éstas, denominado pluma de contaminación. El lento movimiento de los acuíferos, hace que en algunos casos la contaminación no se detecte hasta pasados varios años, llegando a movilizarse ampliamente hacia otras zonas. 

Las principales fuentes de contaminación de las aguas subterráneas son:

Naturales: El agua subterránea contiene algunos compuestos de origen natural que dependen de la naturaleza del material geológico a través del cual el agua se mueve y la calidad del agua de recarga. Algunos acuíferos tienen una alta concentración natural de constituyentes disueltos tales como el arsénico, boro y selenio. El efecto de estas fuentes naturales de contaminación de las aguas subterráneas en la calidad, depende del tipo de contaminante y de sus concentraciones.

Agrícolas: Los principales rasgos distintivos de la contaminación de origen agrícola son su carácter difuso y la necesidad de que los contaminantes atraviesen la zona no saturada hasta llegar al acuífero. Además del aporte de multitud de sustancias químicas derivados de pesticidas y herbicidas, uno de los principales problemas ambientales es el exceso de nitratos y fosfatos procedentes de los fertilizantes. La posterior descarga del acuífero sobrecargado de nutrientes (N y P) a una masa superficial, provoca la eutrofización de lagos, embalses y estanques. El resultado final puede ser la inutilización del suministro de agua potable o un ecosistema casi destruido.

Contaminación de aguas subterráneas

Industriales: La actividad industrial requiere la fabricación, procesamiento, transporte y el almacenamiento de numerosos compuestos químicos tóxicos. Algunos se pueden filtrar hasta los acuíferos por derrames, fugas, o el manejo inadecuado. Otras fuentes industriales de contaminación son los vertidos industriales a pozos ciegos o por filtraciones desde los sistemas previstos para su depuración.

Residenciales: Los vertidos de aguas residuales pueden ser una fuente de muchos tipos de contaminantes de las aguas subterráneas, incluyendo bacterias, virus, nitratos procedentes de residuos y compuestos orgánicos.

Contaminación de aguas subterráneas

Otros son productos químicos del hogar, como pinturas, detergentes, disolventes, aceites, medicamentos, desinfectantes, pesticidas, pilas, etc..

Los pozos de inyección utilizados para la eliminación de las aguas residuales domésticas pueden afectar a calidad del agua subterránea para consumo si están situados cerca de pozos de abastecimiento.

Del mismo modo, los desechos urbanos acumulados en los vertederos, pueden contaminar el suelo y originar posteriormente la lixiviación de compuestos tóxicos a las aguas subterráneas.

Jorge Marcos Filgueira, profesor del Máster Internacional en Ingeniería y Gestión Ambiental

Máster Internacional en Ingeniería y Gestión Ambiental

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog