Comunidad

04 de septiembre de 2017 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

Integración de instalaciones BIM dentro de una edificación

Los modelos BIM nos sirven para tomar tomar decisiones de diseño en el proceso de integración de  instalaciones BIM dentro de una edificación.

Con instalaciones nos referimos a los sistemas más importantes de climatización, electricidad y fontanería. A parte de estos sistemas, existen muchos más, pero estos son los básicos que cualquier edificación suelen tener. También es importante indicar que son los que más espacio físico ocupan.

Lo siguiente que tenemos que tener en cuenta son una serie de pasos para optimizar el diseño en la integración de instalaciones BIM:

    • Diseño de las instalaciones
    • Plan de ejecución BIM (BEP)
    • Transferencia de datos
    • Previsión espacial de los modelos BIM

Diseño BIM

Una vez que se ha determinado los sistemas que se usarán en el proyecto, la primero es tener un esquema de los sistemas. A continuación, se hará un desarrollo más detallado.

Con los esquemas se puede hacer unas previsiones de la necesidades que se pueden dar en el proyecto.En esta fase inicial, es muy probable que no sea necesario usar el modelo.

En la siguiente fase, será necesario que se marquen las necesidades de cada sistema. Esto quiere decir que tendremos que, en nuestra labor de integración de instalaciones BIM, marcaremos el máximo de datos posibles. Estos datos pueden hacer referencia a los siguientes parámetros:

      • Temperatura exterior a lo largo del año
      • Temperatura requerida en el interior
      • Renovaciones del aire
      • Pluviometría anual
      • Caudal de agua para los  sanitarios
      • Consumo de energía (kWh/m²)

 

Todos estos datos tendrán un impacto directo en el dimensionamiento final de cada sistema, con lo que afectará al espacio que ocupan y por lo tanto la arquitectura también puede verse afectada. El realizarlo en esta fase temprana permitirá enfrentarse mejor a posibles cambios del proyecto

Plan de ejecución BIM (BEP)

Este documento marcará las bases para el desarrollo del modelo, implementando todas la necesidades de sistemas que se requieran en el proyecto.

Permitirá que se mantenga un orden para que nos permitirá dos cosas:

      1. Mantener la organización en el desarrollo, como hemos mencionado antes, a nivel de objetos, organización de carpetas,, punto de inserción o contenido de la información.
      2. Retomar el modelo para posibles modificaciones en el futuro. Esto permitirá que se pueda continuar el trabajo de la mejor manera posible.

El BEP también indicará qué elementos no se modelan y el nivel de detalle de los que sí se modelan, asignado esta tarea a cada una de las partes implicadas en la integración de instalaciones BIM.

Otro apartado importante que desarrolla el BEP para la integración de instalaciones BIM, es la nomenclatura de los elementos. Esta nomenclatura abarca, desde el nombre de los archivos del modelo, como los elementos que se insertan, ya sean otros modelos u otro tipo de archivo. Continua con el nombrado de lo elementos internos del modelo (vistas, tablas, sistemas) y de la información que se extrae del modelo (modelos de visualización, tablas o planos).

Transferencia de datos

A la hora de utilizar un software determinado, debemos tener en cuenta la compatibilidad con el estándar IFC, ya que nos permitirá transferir los datos del modelo de un software a otro.

Por otro lado, al realizar proyectos de obra pública, las administraciones pueden especificar que el intercambio de información se realice con estándar IFC.

Previsión espacial de los modelos BIM

Una vez que tenemos presente las necesidades de los sistemas, para realizar una correcta integración de instalaciones BIM, debemos tener en cuenta el espacio físico que ocupa cada sistema. Nuestro objetivo con el modelo es el de optimizar de la mejor manera el espacio disponible. Para ello debemos tener en cuenta 3 zonas críticas:

      • Redes horizontales
      • Redes verticales
      • Distribución en espacios

Redes Horizontales

La distribución horizontal nos marcará la altura libre que tendremos después de realizar los cruces necesarios. Para optimizar el espacio, se pueden marcar reservas de espacios para cada sistema. Por ejemplo, en un paso de instalaciones por un pasillo, podemos marcar la más alta para conductos. Por debajo irán las tuberías a la izquierda y las bandejas eléctricas a las derecha. La zona central la reservamos a la protección contra incendios.

Redes verticales

El paso entre niveles se suele realizar por los espacios que dejan arquitectura o estructura. Estas zonas suelen ser críticas debido a la optimización de espacio que se hace, por lo que siempre intentaremos ajustar los sistemas al espacio disponible.

Un punto crítico es el paso de la red vertical a la horizontal, ya que los cruces nos puede penalizar las alturas libres.

Distribución de espacios

La distribución de elementos que coinciden en un espacio es otra tarea a tener en cuenta para realizar una correcta coordinación de sistemas. En ocasiones, debido al reducido espacio, se deberá realizar diferentes replanteos para optimizar espacio y recorridos de los sistemas. Esto permitirá, por ejemplo, que las luminarias, difusores y detectores de incendios no coincidan en las mismas placas del falso techo.

Para terminar, un factor importante a la hora de realizar una correcta integración de instalaciones BIM, es la experiencia. Con la repetición de trazado de sistemas, evitando cruces y colisiones, obtendremos las posicion de sistemas y trazados de sistemas lo más optimizado posible.

Para ampliar esta información tenéis disponible las Guías uBIM de BuildingSMART Spanish Chapter.

Autor: Carlos Toribio, profesor del Curso de Revit MEP

Máster en BIM Management (Sistemas Revit, Allplan, AECOsim y ArchiCAD)

 

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC - Cursos y Master para Ingenieros y Arquitectos
EADIC Blog