Comunidad

03 de junio de 2016 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

Ingeniería de gasoductos

La ingeniería de gasoductos reside, en síntesis, en la construcción de conducciones de tuberías para transportar gases combustibles, a alta presión y a gran escala, desde un lugar de origen o de producción hasta un centro de distribución. El principal material utilizado es el acero al carbón de alta resistencia.

En la mayoría de los casos, los gaseoductos se suelen construir enterrados en zanjas. Sin embargo, excepcionalmente, y teniendo en cuenta el tipo de terreno y otros condicionantes como la seguridad, se pueden construir en superficie.

Cabe señalar que a diferencia del término gasoducto, utilizado para el transporte del gas natural, el término oleoducto se usa para definir el transporte del petróleo y sus derivados.

En la construcción de cualquier gasoducto es trascendental contar con un buen programa básico de trabajo, para fijar así con precisión todos los tiempos convenientes para cada actividad o tarea; pues se deben reducir o minimizar al máximo todos los plazos en tareas sensibles, como por ejemplo: apertura de la zanja, tendido de la tubería y pruebas de inspección.

Esta planificación permite, consecuentemente, contar con los recursos humanos, los equipos, los materiales y los contratos necesarios, que aseguren la continuidad del trabajo y eviten tiempos muertos que puedan ser considerados como inconvenientes adicionales.

Por otro lado, el inicio de la ingeniería de gaseoductos se enclava en el propio yacimiento de hidrocarburos o en una planta regasificadora, habitualmente emplazada en las cercanías de un puerto marítimo al que llegan buques metaneros que transportan gas natural licuado en condiciones criogénicas.

Por último, añadir, que las fases principales de la ingeniería de gasoductos podrían encuadrarse dentro de los siguientes puntos:

– Apertura del derecho de vía.

– Replanteo.

– Nivelación del terreno.

– Apertura de la zanja.

– Transporte y tendido de la tubería.

– Manipulación y limpieza de la tubería.

– Revestimiento.

– Soldadura.

– Inspección y pruebas.

– Relleno con tierra y restauración.

Autor: Manuel Gómez, profesor del Máster en Petróleo y Gas: Prospección, Transformación y Gestión

Máster en Petróleo y Gas: Prospección, Transformación y Gestión

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog