Comunidad

05 de octubre de 2017 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

Importancia de la Responsabilidad Social Corporativa de las Empresas

Se podrían señalar   varias   razones   para   la  internacionalización   empresarial:   el  acceso   a  más consumidores y a mercados más amplios, la consecución  de economías de escala, la optimización  de costes mediante el incremento de la productividad, etc. Este enfoque, de base, posee un objetivo común: maximizar la rentabilidad y, consecuentemente, el beneficio.

Las empresas son propiedad de socios, que invierten en ellas con el claro objetivo de obtener rentabilidad. La globalización de los mercados financieros ha aumentado los flujos de inversión en todo el  mundo  y  los  inversores  no  se  limitan  a invertir  en  zonas  específicas  y  determinadas,  sino  que podríamos hablar de inversiones globales en compañías que operan a nivel mundial.

A pesar de que la rentabilidad  es una cuestión  clave para el éxito de la compañía,  en los últimos tiempos están cobrando relevancia nuevos elementos. Además de la globalización del comercio y de los mercados financieros, ha habido un incremento en las relaciones internacionales y multiculturales, en las nuevas inquietudes para con las implicaciones sociales de la actuación de la compañía y en cuestiones medioambientales que no se habían tenido en cuenta con anterioridad.

Todas   estas   cuestiones   sociales   y   medioambientales   forman   parte   del   nuevo   concepto   de Responsabilidad Social Corporativa de las empresas (RSC).

No  existe  una única  definición  de Responsabilidad Social Corporativa,  pero  podríamos  señalar,  como  la más aceptada,  que la Responsabilidad Social Corporativa de las empresas es el modo en el que una empresa ejerce su actividad comercial teniendo en cuenta la responsabilidad relacionada con el desarrollo social.

Responsabilidad Social Corporativa

Una  empresa  con  responsabilidad  social  corporativa  es aquella  que tiene  en  cuenta  los intereses sociales de distintas partes (accionistas, empleados, terceras empresas con las que mantiene relaciones empresariales,   consumidores,   instituciones  políticas  y  cuestiones  medioambientales).   Todos  estos aspectos se añadirán a los objetivos de la empresa con el fin de que sea capaz de atender no solo los requisitos de los accionistas, sino también a los sociales.

Es importante destacar que la aplicación y la regulación de la Responsabilidad Social Corporativa no se han realizado mediante una imposición. La UE ha elaborado un enfoque con el propósito de incorporar  la Responsabilidad Social Corporativa en las empresas como factores competitivos, innovadores y sociales.

No obstante, el marco europeo de la Responsabilidad Social Corporativa es voluntario y, por lo tanto, es decisión de las compañías integrar en su actividad los enfoques medioambientales y sociales como cuestiones clave en el modo de hacer negocios.

Autor: Liliana Grande, profesora del Máster en Dirección de Proyectos Internacionales, del Máster MBA en Dirección de Empresas y Gerencia de Proyectos de Ingeniería y Construcción y del Curso de Gestión de Proyectos

Máster en Dirección de Proyectos Internacionales

 

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog