Comunidad

08 de febrero de 2017 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

Huella de Carbono, un indicador también útil para depuradoras

Desde que se acuñó el término de sostenibilidad, la creciente sensibilización de la población hacia temas ambientales ha producido que las organizaciones y tecnologías incluyan la sostenibilidad como una variable más de sus procesos, tomando actitudes cada vez más sostenibles (ya sea con el fin de un marketing “verde” o de conseguir una producción más eficiente).

Estos compromisos adquiridos por las organizaciones, derivan no solo de las exigencias de la población cada vez más concienciada, sino que también siguen la línea de diferentes acuerdos internacionales, como el Protocolo de Kyoto, y el impulso que desde gobiernos y administraciones públicas se está dando.

Esto mismo se aplica también a las tecnologías relacionadas con el medio ambiente; no deben estar únicamente focalizadas en la descontaminación/remediación ambiental, han de focalizar en la prevención del impacto ambiental y deben ser ejemplificadoras en cuanto a procesos sostenibles.

Este enfoque se está empezando a aplicar también a las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDARs). La normativa en cuanto a la gestión de aguas residuales ha crecido exponencialmente en los últimos años, exigiendo que las aguas finales cumplan cada vez requisitos más importantes y que los lodos y residuos generados sean gestionados adecuadamente. Pero las depuradoras de aguas residuales deben ser tecnologías sostenibles no sólo en cuanto al producto/servicio que ofrecen, sino también en cómo lo ofrecen.

Huella de carbono

Por tanto, las EDARs deben de incluir los impactos ambientales tanto en la etapa de gestión como en la de diseño. Una de las categorías de impacto ambiental más reconocidas a nivel mundial y que se está incluyendo en políticas y organizaciones es la Huella de carbono, que mide el impacto sobre el cambio climático de una actividad, producto, servicio, evento o incluso de una persona. La huella de carbono se está afianzando como uno de los indicadores ambientales de referencia, pues es fundamental conocer las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a los servicios y productos que consumimos, más aun, aquellas asociadas a procesos inevitables y cada vez más necesarios como la depuración de aguas residuales.

Es decir, siendo la depuración de aguas residuales una tecnología enfocada a la protección del medio ambiente, las EDARs deben realizar un esfuerzo por ofrecer un servicio sostenible en todos sus aspectos, sobre todo en cuanto a su impacto sobre el cambio climático, un problema prioritario y global para nuestra sociedad. 

Autor: María Agrelo, profesora del Máster Internacional en Ingeniería y Gestión Ambiental y Fundadora de Eco-Huella

Máster Internacional en Ingeniería y Gestión Ambiental

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog