Comunidad

17 de noviembre de 2016 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

Explotación de presas: vigilancia y observación

El objetivo de una presa es la regulación y derivación de unos caudales con la magnitud y distribución temporal más convenientes para uno o varios usos. Terminada la construcción, y una vez cerrado el desagüe de fondo, el embalse comienza a llenarse y empezará a cumplir la función para la que se ha construido. Comienza entonces una nueva fase, la de explotación de presas.

La actividad en la fase de explotación de presas tiene una doble vertiente:

– De una parte, su objetivo pasar por obtener el resultado óptimo con la regulación del embalse (explotación propiamente dicha).

– Por otra parte, se debe mantener la presa en condiciones de seguridad para sí misma y en relación al resto del cauce.

Aunque son distintas por el género de las acciones que comportan, ambas actividades están relacionadas, pues ciertas maniobras de explotación pueden afectar a la seguridad, como la gestión de las avenidas, y algunas acciones exigidas por la seguridad pueden limitar la explotación, por ejemplo, en el caso de requerirse un descenso de nivel del embalse o un vaciado total.

Explotación de presas

Primer llenado de la presa de Touro en el Río Ulla

Actividades a desarrollar en relación a la explotación de presas

Dentro de la fase de explotación, las distintas actividades estarán divididas en estos grupos:

– Actuaciones de explotación normal

– Actuaciones de explotación extraordinaria o en avenidas

– Conservación y mantenimiento

– Vigilancia y auscultación

Las actuaciones de explotación normal son aquellas operaciones rutinarias que se realizan con los desagües normales, principalmente las tomas, durante la totalidad o largos períodos del año. Por otro lado, están las actuaciones de explotación extraordinaria o en avenidas, que son las debidas a las avenidas o crecidas o las que se llevan a cabo por razones de seguridad (seísmo, atentado, averías, etc.).

Explotación de presas

Diferencias entre explotación normal y explotación extraordinaria o en avenidas

 

Asociadas a las actuaciones de explotación normal están las labores de conservación y mantenimiento, destinadas al cuidado de los elementos electromecánicos, hidráulicos (compuertas y válvulas) y eléctricos, que precisan de vigilancia y mantenimiento sistemáticos, para estar seguros de su correcto funcionamiento.

Por último, los trabajos relacionados con la vigilancia y la auscultación sirven para conocer en todo momento el estado de seguridad de la presa a partir de su correcta observación, para comprobar si se comporta de acuerdo con lo previsto o si se presenta alguna anomalía que aconseje tomar determinadas medidas.

Todas estas actividades, además de una adecuada descripción de la presa y los distintos elementos e instalaciones auxiliares, se definirán y desarrollarán de forma exhaustiva y particularizada para cada presa en sus correspondientes Normas de Explotación, que son un elemento esencial de la explotación como documento escrito en el que se reflejan los criterios que han de seguirse en la misma, siguiendo lo establecido en la normativa vigente en materia de seguridad de presas y embalses.

Autor: Olalla Mosquera, profesora del Máster en Diseño, Construcción y Explotación de Obras Hidráulicas

Máster en Diseño, Construcción y Explotación de Obras Hidráulicas

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog