Comunidad

04 de enero de 2017 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

Estudios y empleo en la industria de hidrocarburos

El pasado día 1 de octubre se produjo el estreno mundial de la película “Deep Water Horizon”. Esta película está basada en los hechos ocurridos durante el que probablemente sea el accidente más importante de la industria de hidrocarburos desde el Piper Alpha en 1988 en el Mar del Norte.

Este accidente ocurrido el 20 de Abril de 2010 en el Golfo de México, se produjo a raíz de un Blow Out en la plataforma de perforación (MODU) Deep Water Horizon. Tras el Blowout en superficie, se produjo una explosión a bordo que se llevó la vida de 11 personas y 17 heridos y 115 personas tuvieron que ser evacuadas. El pozo, situado a 6.120 m de profundidad no pudo ser confinado por los equipos existentes en el MODU (BOP) y se tardó 152 días en perforar un pozo de alivio para interceptarlo y taponarlo. En total se vertieron 280 millones de galones de crudo convirtiéndolo así en el mayor accidente medioambiental de la historia de Estados Unidos.

Tras este accidente se realizaron numerosas líneas de investigación que identificaron distintos fallos y mejoras que eran necesarias introducir en el sector y algunas de las más significativas están relacionadas con la integridad técnica de la operación y el rol clave de los ingenieros de perforación en el diseño del pozo, su responsabilidad en las operaciones y en la toma de decisiones.

Los ingenieros de perforación están involucrados en todo el ciclo de vida del proceso de construcción del pozo; desde las fases de diseño mecánico del pozo, el diseño del revestimiento (casing), lodos de perforación (Drilling muds), perforación direccional, etc. Y juegan un papel fundamental en el aseguramiento de la integridad técnica del mismo, el desarrollo eficiente de las operaciones y en asegurar la correcta definición e implementación de los sistemas de seguridad del proceso de perforación.

La última década ha traído una revolución tecnológica en el sector de upstream, con importantísimos avances tecnológicos en la búsqueda, estimación y producción de hidrocarburos. Estas tecnologías van desde la aplicación de los super-ordenadores para el procesamiento de imagen sísmica; hasta los avances en la ingeniería de perforación direccional y completación, para el desarrollo de reservorios no convencionales; la perforación en aguas ultra-profundas y los desarrollos tecnológicos para la completación y producción de reservorios de crudos pesados.

Todas estas tecnologías, impensables hasta hace unos años, requieren de mano de obra altamente cualificada y con una formación y capacitación  continua. De acuerdo con la encuesta de Society of Petroleum Engineers (SPE), el 60.8% de los encuestados encuentran la formación técnica como la herramienta más útil para el cumplimiento sus responsabilidades diarias.

Actualmente la industria se enfrenta a uno de sus mayores retos, el denominado “Great Crew Change”. Este reto, incluye dos aspectos fundamentales, por un lado los cambios demográficos provocados por la jubilación o retiro de “Baby Boomers” del mundo laboral, y por otra la falta de mano de obra especializada con experiencia y conocimientos técnicos adecuados.

Todo esto, unido a la dramática caída del precio del crudo, de más del 60% desde el verano de 2014, pinta un escenario tremendamente complejo para las compañías y los trabajadores de la industria de hidrocarburos.

Además de los despidos que se han venido produciendo en el sector, más de 200.000 puestos de trabajo desde mediados de 2014, se ha producido una reducción importante en la entrada de nuevos alumnos en las escuelas técnicas, en estudios relacionados con la industria de hidrocarburos.

Baste como ejemplo la reducción de las matriculaciones de alumnos en las principales universidades de Texas que para el curso 2016-2017 se calcula en un descenso del 13%.

Los precios bajos del crudo afectan a los programas universitarios – Ejemplo Texas (US)

Los precios bajos del crudo afectan a los programas universitarios – Ejemplo Texas (US)

 

No obstante, también representa una oportunidad única en el sector, tal y como recoge Valerie Jones, de RigZone en su entrevista a John Colborn, la industria y las organizaciones formativas tienen la oportunidad de establecer sinergias y acuerdos para el desarrollo de programas específicos, que incluyan programas formativos y oportunidades de desarrollo de carrera que permitan abordar los futuros retos de la industria de hidrocarburos.

Los precios bajos del crudo afectan a los programas universitarios – Ejemplo Texas (US)

Los precios bajos del crudo afectan a los programas universitarios – Ejemplo Texas (US)

Autor: José Campuzano, profesor del Máster en Petróleo y Gas: Prospección, Transformación y Gestión

Máster en Petróleo y Gas: Prospección, Transformación y Gestión

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog