Comunidad

17 de agosto de 2017 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

Estrategias de océano azul en dirección de proyectos

Las estrategias de océano azul es una teoría relativamente reciente que, aplicada originariamente a la actividad de las empresas y su posicionamiento en el mercado, se basa en una búsqueda de un nicho de clientes caracterizado por:

    • No existencia de competencia por parte de otras empresas con productos o servicios similares.
    • Ser lo suficientemente grande como para permitir la supervivencia de la empresa en el largo plazo.

Las estrategias de océano azul se oponen al enfoque tradicional de competitividad, denominado estrategias de océano rojo, en el que las empresas compiten unas con otras por los mismos clientes con una oferta de productos o servicios prácticamente igual.

No se ha de confundir las estrategias de océano azul con el liderazgo ni con la innovación, características de las empresas orientadas a la supervivencia en un entorno de océano rojo.: Estos dos factores son necesarios, pero no suficientes para las empresas que aplican estrategias de océano azul, en las que el foco no es la lucha con la competencia por ganarse al cliente, sino el cliente en sí mismo y la capacidad para crear en él una relación emocional con la marca más que con los productos. Es necesario hacer ver al cliente que su relación con la empresa es siempre positiva.

¿Qué tiene que ver todo esto con la dirección de proyectos? ¿Es posible aplicar estrategias de océano azul en la dirección de proyectos?

La respuesta que se puede dar es que sí, que es posible la aplicación de estrategias de océano azul en la dirección de proyectos. Simplemente, hemos de ver dónde se generan las situaciones de competencia en un proyecto cualquiera.

Este entorno no es otro que la gestión de los interesados, uno de los puntos críticos de todo proyecto. En la gestión de interesados, entre otras cosas, el director de proyectos debe poner en práctica habilidades interpersonales para alinear las actuaciones de cada uno de los interesados con los objetivos del proyecto.

Estrategias de océano azul en la dirección de proyectos

No hemos de olvidar que una de las responsabilidades más importantes del director es la creación de un entorno estable y previsible para el proyecto. Para ello, es necesario que, además de otras cuestiones, sea capaz de controlar los problemas que se suelen crear entre los interesados del proyecto, especialmente el papel que juega cada uno y la importancia que personalmente creen tener para el correcto desarrollo del proyecto.

Una de las formas más efectivas de evitar estos problemas es delimitar claramente las áreas de responsabilidad de cada interesado, realizado tanto en los procesos de identificación de los mismos con en la planificación de la gestión de interesados. El objetivo es crear unas áreas reservadas de influencia de cada interesado que, satisfaciendo las expectativas de cada uno, permita un desarrollo lo más fluido posible del proyecto.

El director del proyecto, por tanto, tiene la responsabilidad de permitir que cada interesado pueda realizar la aportación más conveniente al proyecto evitando las fricciones con otros interesados con áreas de influencia potencialmente similares. Es el director el que debe crear el océano azul en el que cada interesado se pueda desenvolver de la mejor forma posible, favoreciendo su participación en el proyecto en línea con los objetivos del mismo.

Una herramienta muy eficaz para lograr este objetivo es la matriz RACI de roles y responsabilidades, de manera que quede clara la función de cada uno de los interesados en las distintas áreas de desarrollo del proyecto. En este sentido, el director de proyectos debe dedicar el tiempo necesario a definir la estrategia para cada uno de los interesados, de forma que en aquellos casos potencialmente más complejos exista el suficiente espacio de desarrollo para cada uno de ellos.

En resumen, las estrategias de océano azul en la dirección de proyectos, no están orientadas, por tanto, a que el director las aplique en su propia relación con los interesados: no es posible crear un entorno en el que el director del proyecto esté aislado, ya que su primera obligación es la interacción continua con todos los interesados del proyecto. En realidad, debe crear el entorno adecuado para que cada interesado sea capaz de identificar su propio océano azul en el proyecto.

En el Máster en Dirección de Proyectos Internacionales PMI® se ven los aspectos más delicados de la dirección de proyectos, incluyendo conceptos avanzados como las estrategias de océano azul.

Autor: Alfonso Allende, profesor del Máster en Dirección de Proyectos Internacionales y del Curso de Gestión de Proyectos

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC - Cursos y Master para Ingenieros y Arquitectos
EADIC Blog