Comunidad

17 de marzo de 2014 | por: EADIC | 0 comentarios

El tren supera por primera vez en número de viajeros al avión

El tren supera por primera vez en número de viajeros al avión. Según un estudio aún provisional del INE, el número de viajeros en tren ha aumentado un 22,1% en enero de 2014 respecto a enero de 2013, mientras que el número de viajeros en avión con destinos nacionales ha descendido un 7,3%  respecto al mismo mes del año pasado. Esto en número se traduce en 1.914 millones de viajeros en tren frente a 1.865 millones del avión.

El post de #ActualidadEadic de hoy nos lo trae Francisco García Sánchez, Ingeniero Técnico De Obras Públicas e Ingeniero civil. En él,  sin entrar a valorar la razón de porque se obtienen estos datos, (si bien puede ser por la crisis o por la liberalización del mercado de operadores de ferrocarriles en España u otros factores) Francisco nos expone cuando y porqué es mejor decantarse por un medio de transporte u otro.

El avión es, hasta la fecha, es el segundo medio de transporte más utilizado después del coche, debido en gran parte a la velocidad, pero, ¿siempre el viaje en avión desde la puerta origen es más rápido que el tren a la puerta destino?.

A continuación responderemos a esta cuestión con un ejemplo. Supongamos un viaje de Madrid a Barcelona. En ambas ciudades tenemos aeropuerto y también estación de AVE. Un Avión de Madrid-Barcelona en tiempo de vuelo tarda 1 hora 20 minutos frente al AVE Madrid-Barcelona, que tarda 2 horas y media de tiempo de viaje. Viendo estos datos, nos decantaríamos  por el Avión, que tarda 1 hora y 10 minutos de media menos que el tren. Pero el tiempo de viaje solo es uno de los tiempos que están implicados en lo que se denomina tiempo puerta a puerta.

Supongamos que no tenemos maletas que facturar, en cuyo caso tendríamos que estar 2 horas antes en el aeropuerto, y a eso sumarle el tiempo en el aeropuerto de destino, esperando a que depositen nuestro equipaje en las cintas (en el mejor de los casos no hay que esperar porque han llegado antes que nosotros). Ahora supongamos que se trata de un viaje en el que no tenemos que facturar maleta y por lo tanto llevamos equipaje de mano. En los aeropuertos en estas condiciones nos suelen recomendar que lleguemos una hora antes, frente a los 30 minutos que nos aconsejan en las ventanillas de tren al adquirir nuestros billetes. Además hay que sumar el tiempo de traslado desde nuestra residencia u hotel a la estación o aeropuerto. Cabe recalcar que, salvo excepciones, en las grandes ciudades las estaciones de tren se sitúan en el centro o cerca del centro de los núcleos urbanos, que, a menos que hayamos cogido un hotel cerca del aeropuerto, siempre vamos a tardar menos en llegar a la estación de tren que al aeropuerto. Por lo tanto,  el tiempo de viaje sin haber subido aun a nuestro medio de transporte, es 30 minutos inferior en el tren que en el avión, sin estimar el tiempo de viaje desde nuestra residencia a la estación/aeropuerto.

Una vez dentro del medio de transporte y sin tener en cuenta los habituales retrasos que suele haber en avión, debemos de tener en cuenta  aspectos que hacen referencia a la calidad y comodidad del viaje, como por ejemplo la posibilidad de poder levantarnos de nuestro sitio, que en el caso del tren podemos hacerlo cuantas veces queramos,  lo que implica una interacción con distintas personas y que psicológicamente influye en que la percepción del tiempo sea menor. Percibimos que el tiempo pasa más rápido cuando estamos ocupados.

Hasta ahora, y teniendo en cuenta los datos anteriores,  el avión sigue ganando con 40 minutos a su favor.

Viajando en tren, una vez ya en la terminal de destino, casi siempre nos encontramos en la misma ciudad, y el tiempo que tardamos en cambiar de modo de transporte suele ser inferior a 5 minutos, pues casi todas las estaciones de tren de alta velocidad se encuentran dentro de un intercambiador. Por otro lado, si viajamos en avión (y teniendo en cuenta los controles que hay que pasar), lo que tardamos desde que salimos del avión en llegar hasta el otro modo de transporte y la llegada al centro de la ciudad, podemos hablar de entre 1 hora  y 30 minutos a 2 horas. Por lo tanto, la diferencia que se establecía en el punto anterior de 40 minutos a favor del avión, cambia a favor del tren, que aventajaría unos 40 minutos frente al tiempo que tardamos en avión.

Según estudios que se han realizado en referencia al rango de kilómetros entre los que sale más rentable un viaje en avión y un viaje en tren, se sabe que la distancia entre la que el tren es más rentable que el avión se sitúa entre los 800 y los 1200 kilómetros. 

Desde Eadic te proponemos algunos cursos relacionados con este tema, como el curso de Infraestructura ferroviaria: Línea Aérea de Contacto o el Curso de control ferroviario: regulación y señalización del tráfico ferroviario.

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog