Comunidad

01 de noviembre de 2018 | por: Comunicación EADIC | 0 comentarios

El impacto económico de un aeropuerto

Que cualquier gran aeropuerto es un generador de riqueza nadie lo pone en cuestión. Es decir, los más de 53 millones de pasajeros que pasaron por el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas generaron un impacto económico mucho mayor que el mero ingreso económico de sus billetes a las compañías aéreas y al gestor aeronáutico.

En este blog vamos a esbozar cuál es la influencia económica de un aeropuerto y el efecto multiplicador del mismo en su área de influencia.

El impacto económico de un aeropuerto se mide en los siguientes impactos:

 

Impacto económico directo:

El impacto económico directo comprende el empleo, los ingresos y el PIB asociados con la operación y gestión de la actividad del aeropuerto. Es decir, esta clase de impactos refleja el conjunto de actividades económicas y turísticas que se llevan a cabo por su actividad diaria. Esto incluye actividades del operador del aeropuerto, las aerolíneas, control del tráfico aéreo del aeropuerto, aviación general, compañías de handling, seguridad aeroportuaria, inmigración y aduanas, mantenimiento de aeronaves, comercios, restauración y ocio, carga aérea, transporte de pasajeros y otras actividades en el aeropuerto.

 

Impacto económico indirecto:

El impacto económico indirecto comprende el empleo, los ingresos y el PIB asociados con las industrias externas al aeropuerto que abastecen y apoyan las actividades del mismo. Por ejemplo se podría incluir en este apartado a los mayoristas que proporcionan el catering de los aviones, el suministro de combustible de las aeronaves, empresas que asesoran legalmente a las compañías, agencias de viajes, hoteles, restaurantes y un largo etcétera.

 

Impacto económico inducido:

El impacto económico inducido contempla la actividad económica generada por los empleados de las empresas relacionadas directa o indirectamente con el aeropuerto en la medida que gastan sus ingresos y consumen. Por ejemplo un empleado de una compañía consume en la zona de influencia del aeropuerto y quien se beneficia de este consumo puede consumir a su vez generándose un efecto multiplicador de empleo e inversión. Este círculo o cadena es lo que se llama el efecto multiplicador de la renta y es lo que mide el impacto inducido.

 

Impacto económico catalítico:

El impacto económico catalítico hace referencia a la influencia y la capacidad del aeropuerto para facilitar nuevos negocios en otros sectores de la economía como pude ser facilitar el comercio, catalizar inversiones por ejemplo en parques empresariales, aumentar el turismo o mejorar la productividad de las empresas cercanas al mismo.

 

Como se puede intuir los impactos directos e indirectos son fácilmente cuantificables mientras que los inducidos y catalíticos requieren de metodologías específicas, que no por ser complejas y discutibles, significa que no sean fiables en su totalidad. Es lo mismo que sucede con las prognosis de tráfico, al fin y al cabo son prognosis.

De acuerdo con Aena la aportación del Aeropuerto Adolfo Suarez Madrid Barajas al PIB de la Comunidad de Madrid es del 9,3%. Se podrá cuestionar cómo se ha llegado a esta cifra pero esto, a mi juicio, es irrelevante para aceptar la importancia y el impacto económico de este aeropuerto en la economía y la vida de los madrileños.

Asimismo, según una reciente noticia de prensa de Aena del pasado mes de abril, el ministro de Fomento presentó el Plan Inmobiliario del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas que contempla una inversión cercana a los 3.000 millones de euros Abarcará 920 hectáreas de suelos potenciales con una previsión de 2,7 millones de m2 edificables y 140 hectáreas para espacios verdes. Incluirá cuatro usos diferenciados: Polo logístico, Actividades Aeronáuticas, Airport City y Centro de ocio y actividad comercial. Asimismo según la nota de prensa el Plan potenciará la actividad logística, de carga y aeronáutica, y creará nuevas áreas de servicio al pasajero, actividad hotelera, de oficinas y de negocios.

 

De la misma manera el Aeropuerto de Barcelona-El Prat no se quedará tampoco atrás con su propio Plan Inmobiliario. El Gobierno prevé una inversión público-privada de 1.264 millones de euros en un plazo de 20 años en el desarrollo urbanístico de 328 hectáreas de terrenos del entorno del aeropuerto. De las 543 hectáreas disponibles, Aena ha proyectado un gran complejo empresarial formado por oficinas, hoteles y plataformas logísticas y de carga.

El éxito de estas mega inversiones publico privadas lo dará el tiempo, ya que la economía de mercado es implacable y no entiende de presentaciones, prognosis y buenas intenciones, sino más bien de riesgos, oportunidades y rentabilidades, sobre todo si está metido de por medio el capital privado.

No hay que buscar muy lejos en nuestra geografía para encontrar los últimos desastres en nuevos aeropuertos. Pero eso es otro tema que no debería confundirse con el impacto económico de un aeropuerto.

 

Autor: Camilo Cano Miró, docente de la maestría en Aeropuertos: Diseño, Construcción y Mantenimiento

 

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog