Comunidad

03 de marzo de 2017 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

El 5 de marzo se celebra el Día Mundial de la Eficiencia Energética

El próximo 5 de marzo se celebrará el Día Mundial de la Eficiencia Energética, fecha que coincide con la Primera Conferencia Internacional de la Eficiencia Energética, que tuvo lugar en Austria en 1998.

La Eficiencia Energética se define como la reducción del consumo energético (pudiendo ser este tanto térmico como eléctrico) sin reducir la funcionalidad. Por ejemplo, si pensamos en una caldera, la eficiencia energética es la relación entre la energía que le suministro en modo de combustible y la energía que obtengo en forma de calor. Como en todo proceso energético, siempre hay pérdidas en el proceso, de modo que una alta eficiencia energética quiere decir que el proceso de transformación de la energía tiene pocas pérdidas.

En el caso de la caldera, éstas han ido mejorando notablemente su eficiencia energética a lo largo de los años, de modo que las calderas de carbón, apenas tenían un 60% de eficiencia energética, las de fueloil en torno a un 85% y las de gas natural pueden alcanzar ya un 90%.

Día Mundial de la Eficiencia Energética

Cuando hablamos de procesos industriales, la medida de eficiencia energética más aplicada y con mayor éxito es la recuperación de calor. Imaginemos por ejemplo una fábrica en cuyo proceso se necesita vapor para distintos procesos (para mover una turbina, para catalizar una reacción química, para cocinar o pasteurizar un alimento, etc), para ello se necesita una gran cantidad de energía para calentar el agua que proviene de la red y se encuentra en torno a los 15º (para obtener vapor debemos elevar la temperatura del agua por encima de los 100º).

Una recuperación de calor sería por ejemplo, aprovechar el calor de las chimeneas de gases residuales, haciendo pasar a través de ellas una tubería con el agua de entrada, de este modo parte del calor de gases de salida en la chimenea se transmitiría al agua, de modo que esta aumentaría su temperatura mientras que los gases de salida saldrían a la atmósfera más fríos.

¿Y dónde está la eficiencia energética en todo este proceso de recuperación de calor?, el agua que tenemos y que queremos convertir en vapor para el proceso productivo de nuestra planta, en vez de estar a 15º C, gracias al calor recuperado de las chimeneas, está en torno a 75ºC, lo que quiere decir que ya no necesitamos tanto energía como antes, ahora sólo necesitamos energía para subir la temperatura desde 75 hasta los 100ºC. Es decir, menos energía para misma funcionalidad: Eficiencia Energética.

Por último añadir que aunque muchas veces se habla de Eficiencia Energética, se habla también de energías renovables y de tecnologías con menores emisiones de CO2.

Autor: María Agrelo, profesora del Máster en Energías Renovables y Eficiencia Energética y Fundadora de Eco-Huella

Máster en Energías Renovables y Eficiencia Energética

 

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog