Comunidad

22 de marzo de 2018 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

Dispositivos hidroneumáticos como solución a las limitaciones

La limitación atribuida a la neumática es la compresibilidad del aire, la que repercute como tal en mayor o menor grado en la regulación de bajas velocidades en los actores.

Dicha limitación puede ser salvada con ayuda de la hidráulica, es decir, que ambas tecnologías (hidráulica y neumática) se complementan permitiendo la regulación de avances uniformes a bajas velocidades, a través de los dispositivos hidroneumáticos (convertidores).

 

El término convertidor (dispositivos hidroneumáticos) se refiere a lo que transforma energía; en este caso energía neumática a hidráulica de baja presión, para ser utilizado en un actuador.

Entre ellos, podemos nombrar los siguientes:

Convertidor o tanque hidroneumático:

En los tanques hidroneumáticos, la presión del aire es transformada en presión de aceite, en el cual puede o no existir un émbolo sin vástago que separa el recinto de aire del de aceite. Si se hace actuar aire comprimido sobre el lado neumático la presión de este se transformará en una presión hidráulica de igual valor. Siendo ahora el aceite un fluido prácticamente incomprensible, resulta adecuado para lograr avances lentos y uniformes.

Cilindro freno auxiliar-hidrorregulador:

Son unidades reguladoras de velocidad auxiliares que se acoplan mecánicamente al cilindro neumático, cuya velocidad se quiera regular. En estas unidades el aceite permanece alojado dentro de una cavidad completamente independiente del actuador neumático, imposibilitando cualquier mezcla o contacto entre ambos fluidos.

Multiplicador de presión:

En los multiplicadores de presión se transforma una presión de aire en otra presión de aceite (u otro fluido incompresible) más elevada.

 

Autor: Manuel Gómez, profesor del Máster en Electrónica Industrial, Automatización y Control de EADIC

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog