Comunidad

17 de junio de 2013 | por: EADIC | 0 comentarios

Desnudando la catástrofe natural del 28S en Huércal-Overa

Hoy tenemos el gran placer de contar con un artículo/entrevista sobre uno de la catástrofe natural que provocaron las lluvias en tierras almerienses. Para ello, contamos con el testimonio de alguien que lo vivió en primera persona.

Catástrofe natural

José Diego García Núñez es Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad de Granada. Actualmente es Gerente de LicitaCivil y, con mi equipo de trabajo, realizamos estudios de licitaciones de obra civil y edificación en Extremadura, Andalucía y Murcia, proyectos, estudios hidrológicos, cálculos, direcciones de obra o coordinaciones de seguridad y salud, entre otros…

Además tienen gran presencia en las redes sociales como facebook, linkedin o twitter (@licitacivil). Además, también es Director Técnico del Ayuntamiento de Huércal-Overa donde coordina los trabajos de las concejalías de obras y servicios, urbanismo y realiza diferentes tipos de proyectos para la localidad.Catástrofe natural

Jose ha sido alumno de Eadic en cursos como Cálculo de Estructuras de Obra CivilInglés para IngenierosInglés Técnico Ferrocarriles y, va a comenzar en breve, Inglés Carreteras e Infografías y Modelado 3D.

 

Conocemos muchas de las visiones ofrecidas sobre lo que provocó las inundaciones… ¿Cómo fue tu visión del desastre natural del 28S?

Hola, muchas gracias por vuestra entrevista. La verdad que nunca sabemos a lo que nos expondremos en cada momento de nuestras vidas… El pasado 28 de Septiembre de 2012 será una de esas fechas que se quedarán grabadas para siempre por el gran desastre que provocaron las lluvias torrenciales en el Término Municipal de Huércal-Overa y porque las viví en primera persona, al igual que muchos vecinos del pueblo.

Recuerdo todo, cada minuto, ésos días, ésa cantidad de llamadas, ésas imágenes, ésos 2 meses de atención a las personas y organizando los grupos de trabajo que tuvimos por todo el Término Municipal.

Se produjeron numerosos daños y lo que más me ha extrañado es que a duras penas ha salido algo de Huércal-Overa en los medios de comunicación. Es como si en Huércal-Overa no hubiera pasado nada en esos días.

Dicho día (desde las 08:00 estábamos en el almacén de Obras y Servicios) comenzamos la movilización y, de camino al trabajo ya estaba lloviendo con fuerza, para organizar a los trabajadores, poner vallados en diferentes zonas, revisar rejillas de pluviales…

Viendo que no paraba la lluvia, salimos en 4 vehículos a las zonas que sabíamos iban a ser las más afectadas y, posteriormente, fue cuando vino toda la tromba de agua.

Por poner un ejemplo, nos desplazamos hasta la pedanía de Las Norias a las 10:00 y no había caído ni una gota en dicha zona. Sin embargo, comenzó a llover a las 10:30 y, en apenas un momento, comenzaban a inundarse locales y las ramblas arrasaron con todo lo que encontraron a su paso…

Camino de vuelta ya podíamos ver algunas casas destruyéndose junto a una pequeña rambla que traía agua como si de un gran río se tratara… un remolino de más de metro de altura atravesaba la N340, el puente de acceso a Huércal-Overa por el barrio de San Isidro a tope de carga, las calles eran ríos, los muros de la piscina del pabellón eran cascadas; un desastre.

 Catástrofe natural

 

En cuanto a organización y plan de actuación del dispositivo municipal… ¿Cómo se desarrolló?

Lo primero fue activar el plan de emergencia, fuimos a los colegios y había niños atrapados e incomunicados. Se habilitó el pabellón de deportes para personas que no podían estar en sus casas por inundaciones y desalojos… Nos reunimos en la sede de la Policía Local y fuimos coordinando y organizando las zonas; Teníamos que ver qué y cuántos equipos de trabajo teníamos y si serían suficientes.

Desde primera hora estuve coordinando equipos de trabajo: Diputación de Almería, Bomberos del Levante Almeriense, Guardia Civil, Policía Local, Protección civil de Macael y Almería, empresas de maquinaria de Huércal-Overa, otra de Vélez Rubio y otra de Vera.

Ésa misma tarde-noche y a la mañana siguiente dispusimos de todos los tractores, retroexcavadoras, camiones… de Huércal-Overa más dos empresas externas y la ayuda de la Diputación de Almería (en cuanto a maquinaria se refiere). Por otro lado, la Policía Local de Huércal-Overa, hizo una excelente labor de señalización de zonas peligrosas, información de zonas dañadas…

Además de los Bomberos y protección civil con limpieza de barro, y la Guardia Civil con desvíos de tráfico y acompañar a la maquinaria por la Autovía A7 de unos puntos a otros.

 Catástrofe natural

 

¿Dónde se produjeron los mayores daños?

Huércal-Overa es un pueblo de servicios (Hospital, juzgados, hacienda, inem…) pero depende mucho de su agricultura y ganadería (2º pueblo de Andalucía en número de cabezas de ganado porcino).

Los caminos agrícolas hasta fincas y de acceso a algunas pedanías se vieron dañados y, en algunos casos arrasados por completo. La red de abastecimiento de agua fue reparándose poco a poco (por ej. el domingo 30S finalizamos la reparación a las 05:00 de la madrugada para el abastecimiento a los depósitos de Huércal-Overa).

Dicha red se vio muy dañada y todas las tuberías que cruzaban por zonas de rambla habían desaparecido. Al ser un término municipal muy extenso se tardó bastante en volver a la “normalidad”. Pero mientras se estuvo abasteciendo con cubas en numerosas pedanías, en otras se conectó con las comunidades de regantes e incluso, en una urbanización por ejemplo, se hizo un empalme con la piscina.

Las redes de riego, acequias y demás también desaparecieron. Las cimbras se vieron abnegadas y los vecinos no podían regar durante los últimos meses para la aceituna (Noviembre-Diciembre) y otros tipos de cultivo.

Dos puentes de la A7 tuvieron bastante erosión y se le comunicó al Ministerio de Fomento. Un puente de las vías del tren en desuso se vino abajo y se informó a Adif  ejecutando previamente unos montículos de tierra para evitar riesgos.

La Carretera de la A-350, que une Huércal-Overa y Pulpí, quedó destrozada en la zona conocida como el Cortijo del Pozo (Junta de Andalucía).

Las Carreteras de la Diputación de Almería también fueron arrasadas por las ramblas que las cruzaban. El canal del trasvase al embalse de Cuevas del Almanzora desapareció por completo. La urbanización de la Atalaya tuvo daños muy graves. La depuradora de El Saltador fue arrasada. La depuradora de Huércal-Overa también fue arrasada en 2/3 aproximadamente.

Pude presenciar imágenes dantescas como si de películas de miedo se trataran, pedanías a oscuras con todo destrozado, una carretera que se había ejecutado hacía un año (aún sin recepcionar) destrozada, muchas viviendas diseminadas donde el agua les entró por una puerta y salió por una ventana, cocheras inundadas, un auténtico desastre.

Catástrofe natural

 

¿Qué tipo de proyectos se están poniendo en marcha tras el desastre?

Desde el principio se actuó y se repararon 205 km de caminos en tierra y 145 km de caminos en ramblas. Además, dichas reparaciones fueron óptimas ya que la zahorra que utilizamos era de vaciados de ramblas que habían quedado rellenas en algunos puntos, y así limpiábamos y volvíamos a encauzar al mismo tiempo.

Se hizo un inventario de daños, contabilizando los caminos, daños en ramblas, asfaltos a reponer, electricidad dañada…

También, posteriormente, se han hecho dos estudios hidrológicos y dos estudios hidráulicos en la Rambla de Giviley y en la Urbanización de la Atalaya, para prevenir futuras inundaciones. Dichos estudios han sido presentados a la Diputación de Almería y a la Agencia de Medio Ambiente y Agua en forma de proyectos para su ejecución.

Además, estamos en contacto directo con la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía con el estudio hidrológico para dimensionar los nuevos marcos y dar solución a la A350 en la zona de el Cortijo de el pozo.

La Junta de Andalucía ha licitado recientemente la reposición de las tuberías del trasvase al embalse de Cuevas del Almanzora y han actuado en algunos puntos en ramblas.

Diputación actuó de urgencia en sus carreteras afectadas y, Confederación Hidrográfica del Segura, también hizo su trabajo ejecutando escolleras en las ramblas que son de su demarcación de aguas.

Catástrofe natural 

Después de lo ocurrido… ¿Nos dejarías algún mensaje positivo? ¿Hay algo de lo que se haya aprendido de cara a nuevos posibles protocolos de actuación?

Sabemos que todo es mejorable pero la experiencia, como dice el dicho, es un grado. Sabemos de muchas personas que lo pasaron muy mal durante estos días pero que ya tienen la vivienda y los accesos al 100%, abastecimientos a granjas, acequias y redes de riego  para continuar con nuestros cultivos.

Esperamos no volver a presenciar un desastre natural como el vivido pero, en nuestro caso, por suerte o por desgracia hemos vivido dos de ellos y no muy dispersos en el tiempo. Recordamos el terremoto de Lorca, en el cuál también participamos en la evaluación de daños en los edificios y las riadas en cuestión.

Habiendo vivido en primera persona estos acontecimientos nos queda un protocolo para una actuación efectiva y óptima según la situación. Por ejemplo, con las riadas se nos han presentado multitud de casos diferentes, desde el camino que quedó cortado, al abastecimiento, saneamiento, electricidad…

En fin, desarrollamos multitud de servicios a reponer en tiempo récord para devolver a la zona y a “sus gentes” la normalidad.

 

¿Nos podrías recordar alguna anécdota curiosa?

Tengo infinitas anécdotas, las primeras fueron muy malas; una mujer vino acompañada con su marido y su niña. Los tres, entre lágrimas, me dijeron “lo hemos perdido todo”. En dos semanas ya tenían el acceso restaurado y agua en su aljibe.

Un operario de Galasa vino el sábado 29S por la mañana para ver si le podíamos dejar una retroexcavadora para abrir paso en un camino.  Se encontró todas las tuberías de abastecimiento y de comunidades de regantes destrozadas.

El agua entró en las granjas y, algunos vecinos, perdieron a la gran mayoría de sus animales. ^Poco a poco, y con mucho esfuerzo, se han recuperado y han continuado con su actividad. Al igual, los regantes con sus riegos.

Muchos de estos vecinos venían con su problema de la acequia rota o que no encontraba a sus animales, pero en el fondo no era consciente del gran desastre que estábamos viviendo. No sólo algunos tramos de acequia estaba rota, sino que era toda la conexión, o animales que nunca más volverían a ver.

Pero la anécdota más curiosa fue protagonizada por un ciudadano inglés que vino desde Lorca. No sabía decirnos dónde vivía y cómo  su mujer, de repente, se sintió mal y la ambulancia y se la llevó. El señor no sabía ni dónde la habían trasladado, si a Huércal-Overa, Lorca o incluso Murcia. Desde la comisaría de policía de Huércal-Overa localizamos a su mujer y, antes de marcharse, consiguió hablar con ella por el teléfono de la habitación de Hospital, que finalmente estaba en Lorca.

Son muchísimas las anécdotas y muchísima la gente a la que he conocido y a la que hemos ayudado.

 

A día de hoy, ¿la zona afectada está recuperada?

Aún no está recuperada al 100% pero, lógicamente, la situación generada por la tormenta con los dos primeros meses de grandes actuaciones y trabajo, cambió mucho.

Caminos, electricidad, abastecimiento, saneamiento, riego, mejoras en ramblas… multitud de actuaciones llevadas a cabo por el Ayuntamiento de Huércal-Overa.

A día de hoy, quedan algunos caminos que “parchear” con asfalto, tramos enteros que asfaltar, actuaciones a llevar a cabo en ramblas y urbanizaciones y, otra de las más importantes, la ejecución de la nueva depuradora de Huércal-Overa.

Dicha depuradora llegamos a un acuerdo con la Junta de Andalucía para que la liciten en el menor tiempo posible y, con las modificaciones de proyecto que les propuse (ya que la nueva iba en el mismo área que se inundó), ponerlo en marcha en los lugares donde habría que ejecutarla además de realizar también una escollera de protección del camino de acceso.

 

¿Cuáles han sido las piezas clave de todo el proceso? Equipos de trabajo, instituciones, materiales…

Yo creo que fue un trabajo en conjunto de equipo muy bueno. La organización centralizada en la policía local y, repartiendo los equipos por zonas, donde la persona encargada era de dicha pedanía o de una cercana, fue la pieza clave.

Para la realización de cualquier reparación de urgencia se sabía dónde actuar concretamente. Hubo 15 equipos de trabajo repartidos por todo el término municipal y el total de maquinaria implicada fue el siguiente:

10 tractores, 8 retroexcavadoras, 3 palas cargadoras, 3 motoniveladoras, 3 giratorias, 3 bulldozers, 8 camiones centauro y 3 cubas de agua.

Tuvimos una pequeña ayuda por parte de la Junta de Andalucía pero, la principal ayuda, provino de la Diputación de Almería (reparando las carreteras de Úrcal-Nieva y la Concepción, además de toda la maquinaria que nos facilitó) y de los fondos del Ayuntamiento de Huércal-Overa.

 

¿En qué se ha traducido todo esto si hablamos en términos económicos?

El Ayuntamiento de Huércal-Overa ha tenido unos gastos de más de 450.000 € y esto ha repercutido directamente en la creación de nuevos puestos de trabajo (que algunos continúan a día de hoy, contratados por las empresas, en reparaciones privadas…). Por otro lado la Diputación de Almería gastó, entre sus tramos de carreteras, más de 1,7 millones de euros más el gasto de maquinaria generado.

A todo esto habría que sumar las pequeñas actuaciones de la Junta de Andalucía y también las actuaciones llevadas a cabo por Comunidades de Regantes, Galasa, Endesa, Fomento, Adif, particulares…

Desde aquí, el Blog de Eadic, agradecer una vez más la colaboración de los trabajadores del Ayuntamiento de Huércal-Overa (Obras y Servicios, y Empresa Pública), de las empresas que estuvieron trabajando hora a hora codo con codo con nosotros, a las administraciones implicadas, especialmente a la Diputación de Almería y, como no, a la gran labor de nuestra policía local y a la guardia civil.

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog