Comunidad

16 de octubre de 2017 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

Consideraciones generales sobre los depósitos de hormigón armado

En referencia a los depósitos de hormigón armado es conveniente tener en cuenta siempre las siguientes recomendaciones generales:

Exposición ambiental:

Según la EHE-08 (España), la clase de exposición ambiental para cloruros de origen diferente del medio marino, como por ejemplo las estaciones de tratamiento de agua, es la IV. Y esta es la clase de exposición general que debería asignarse a los  depósitos.

Recubrimiento a considerar:

En depósitos de hormigón armado se distinguen dos tipos de recubrimientos: el geométrico y el mecánico. El geométrico es el que se especifica para controlar la agresividad debido a la clase de exposición a la que va a estar sometido el elemento de hormigón. Y el mecánico es el que se tiene en cuenta a efectos mecánicos para la determinación del canto útil de la sección.

Hormigones a emplear:

Uno de los factores a tener en cuenta a la hora de seleccionar el hormigón a emplear para los depósitos de hormigón armado son las limitaciones en referencia a contenidos de agua y cemento. Para hormigón armado y clase de exposición IV, los valores son los siguientes:

– Máxima relación agua/cemento: 0.50.

– Contenido mínimo en cemento: 325 kg/m3.

Armaduras a emplear:

Se puede emplear cualquier tipo de acero corrugado especificado en la normativa; tanto B 400 S, B 400 SD, B 500 S y B 500 SD. Sin embargo, en España, el B 400 S y el B 400 SD están prácticamente en desuso por falta de suministro. 

Autor: Manuel Gómez, profesor del Máster en Cálculo de Estructuras de Obra Civil, del Máster en Diseño, Construcción y Mantenimiento de Carreteras y del Curso de Diseño y Cálculo de Estructuras de Obra Civil

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog