Comunidad

03 de agosto de 2019 | por: Comunicación EADIC | 0 comentarios

Conoce la importancia del tamaño de los aeropuertos

¿En qué influye el tamaño de los aeropuertos? Sin duda en todo, es decir el tamaño sí que importa. Pero respecto a qué es más positivo o negativo un aeropuerto que gestiona más de 50 millones de pasajeros al año respecto de uno que apenas llega a varios millones. Esa es la cuestión. Veamos pues qué hay escrito respecto a esto.

Según una encuesta de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) en junio de 2017 se obtuvo información respecto a 178 aeropuertos de todo el mundo dando los siguientes resultados.

Se analizaron los siguientes aspectos en aeropuertos con tamaños comprendidos en mayores de 15 millones de pasajeros al año (grandes), entre 3 y 15 millones (medianos) y menos de 3 millones (pequeños) quedando las tres primeras posiciones los siguientes aeropuertos:

La mejor información en las pantallas Amberes, Biarritz, Oporto
Donde hay más sentimiento de seguridad Canberra, Tokio, Singapur
Mejores indicaciones y señalización Singapur, Oporto, Brest
Aseos más completos Tokio, Singapur, Amberes
Mejor movilidad Singapur, Hong Kong, Tokio
Mayor accesibilidad Amberes, Hamburgo, Ostende-Brujas
Menos tiempo hace falta para controles de seguridad Tokio, Colonia-Bonn, Manaos
Mejores y más cómodas zonas comunes Singapur, Orlando, Doha
Mejores servicios de restauración Riga, Munich, Bolonia

 

Viendo la tabla deducimos que Singapur y Tokio (aeropuertos grandes) acaparan positivamente gran parte de los aspectos analizados siendo sólo desbancados en el apartado de la información de las pantallas (Amberes tamaño pequeño), sentimiento de seguridad (Canberra tamaño pequeño), mayor accesibilidad (Amberes tamaño pequeño) y mejores servicios de restauración (Riga tamaño mediano). Es decir, los aeropuertos grandes según esta encuesta son mejor valorados por el usuario, aunque no en todos los aspectos.

Otra organización que otorga cada año un premio mundialmente conocido al mejor aeropuerto del mundo es SKYTRAX con su World Airport Awards.

En 2018 las tres primeras posiciones fueron para Singapur Changi, Seúl Incheon y Tokio Haneda. Otros galardonados fueron el aeropuerto más limpio del mundo (Tokio Haneda), el aeropuerto con la mejor plantilla de empleados (Seúl Incheon), la mejor terminal (la T2 de Heathrow) y el mejor aeropuerto en tránsitos (Hong Kong).

¿Pero esta prestigiosa organización qué criterios utiliza para premiar a los aeropuertos?

Básicamente hace una mega encuesta mundial durante varios meses con más de 13 millones de respuestas de más de 100 nacionalidades distintas y en más de 550 aeropuertos en su última edición. Lo que valora es la experiencia del viajero relativa a servicios del aeropuerto e indicadores básicos de eficiencia como pueden ser entre otros: accesos al aeropuerto, confort, limpieza, diseño y sitios de descanso de la terminal, área de inmigración con tiempos de espera y actitud del personal, tiempo de espera y cortesía del personal en el control de seguridad, check-in, claridad de la señalización, servicio de megafonía e información, zonas comerciales y de restauración, instalaciones para personas con movilidad reducida y un largo etcétera.

Viendo la profundidad de la encuesta y sin entrar en valorar el impacto mediático que supone recibir alguno de estos galardones, lo que sí se puede concluir es que de nuevo los aeropuertos grandes suelen estar bien valorados a nivel de experiencia del usuario.

Por último, me gustaría hacer mención a un artículo publicado en el País en noviembre de 2017 denominado “El boom aéreo hace volar a los aeropuertos medianos”. En él se concluye que los aeródromos más pequeños y de mercados emergentes son más atractivos para pasajeros e inversores.

Y cita textualmente:

“Durante dos décadas, el mayor reto para gestionar un aeropuerto siempre había sido su interacción con otros medios de transporte”, explica el informe de IATA. “La solución será externalizar la terminal. En lugar de reunir a miles de personas en un vasto edificio, la ingeniería se ha aplicado para sacar a los procesos y tratar del equipaje y otras formalidades antes de la salida desde casa, la oficina o el hotel”. En consecuencia, lo único que tendrá que hacer al bajar del tren o de su coche (eléctrico) es dirigirse directamente al control de identidad. Pero ni siquiera allí necesitará interactuar con nadie: llevará consigo (incluso en un dispositivo portátil) un documento biométrico, con todos sus datos personales y sus facciones, que en el 95% de los casos le permitirá acceder directamente al área de embarque”.

 

Autor: Camilo Cano, docente del Máster en Aeropuertos: Diseño, Construcción y Mantenimiento.

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog