Comunidad

29 de agosto de 2017 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

Claves para la correcta gestión de equipos

Para poder realizar una correcta gestión de equipos, en primer lugar se ha de tener muy clara la diferencia entre equipo de trabajo y grupo de personas

    • Un grupo es “un conjunto de personas que se unen porque comparten algo en común con independencia de cuán importante o cuán insignificante sea aquello que comparten”. Por ejemplo un grupo de personas que comparten el deseo de montar en globo.
    • En cambio, un equipo es “un grupo de personas organizadas, que trabajan juntas para lograr una meta”.

Un equipo de trabajo pretende alcanzar unas metas comunes. El equipo se forma con la convicción de que las metas propuestas pueden ser conseguidas poniendo en juego los conocimientos, capacidades, habilidades, información y, en general, las competencias, de las distintas personas que lo integran.

Para que un grupo de personas sea considerado un equipo de trabajo es preciso que se tenga un objetivo común. Y que se pretenda el alcance de la meta cooperando y ayudándose mutuamente. No hay equipo, sin meta compartida.

Para que un grupo se transforme en un equipo es necesario favorecer un proceso en el cual se exploren y elaboren aspectos relacionados con los siguientes conceptos:

–          Cohesión

–          Asignación de roles y normas.

–          Comunicación

–          Definición de objetivos individuales y objetos comunes.

–          Interdependencia positiva

                                                      Gestión de equipos

La gestión de equipos es una labor del líder.  El liderazgo es una clase de influencia mediante la cual se puede lograr que los miembros de una organización colaboren voluntariamente al logro de los objetivos. El líder es aquel que puede influir en las actitudes, opiniones o acciones de los miembros de un colectivo porque estos deciden voluntariamente dejarse influir por el líder. El líder ostenta siempre algún nivel de poder carismático y/o de experto.

La gestión de equipos realizada por el líder conlleva las siguientes actividades:

– Hacer propias las características del liderazgo situacional.

– Conocer cómo se configuran los equipos de trabajo para que trabajen de manera eficaz.

– Saber identificar las dificultades que pueden amenazar el funcionamiento de los equipos.

– Tomar conciencia de las diferentes personalidades que interactúan en un equipo.

– Dominar los cauces de comunicación más idóneos en los equipos de trabajo.

– Aprender a fomentar la motivación de los componentes para conseguir los objetivos planteados.

– Conocer y dominar las herramientas necesarias para mantener un buen nivel de cohesión de equipo.

– Aumentar la capacidad de influencia.

Autor: María López de Andrés, profesora del Máster en Dirección de Proyectos Internacionales, del Máster en Logística y Transporte y del Curso de Gestión Empresarial para Ingenieros

Máster en Logística y Transporte

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog