Comunidad

22 de enero de 2018 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

BIM: las estrategias de modelado en fase de licitación

Las aplicaciones BIM para modelado se utilizan en la fase de proyecto bajo el enfoque del diseñador y con el objetivo principal de la generación de planos y coordinación del proyecto. Pero, ¿sirve este modelo en la fase de licitación?

Una consulta cada vez más común de los profesionales que ya han incursionado en BIM, una vez superadas las barreras del aprendizaje de las herramientas de modelado y coordinación, es cómo usar un modelo en la fase de construcción. La respuesta está en las denominadas estrategias de modelado.

Para una empresa constructora, la fase de construcción comienza siempre con la licitación de la obra: es un momento delicado, ya que puede suponer una inversión de tiempo y recursos importante, que no siempre culmina con éxito. Porque ¿cuál es el propósito de participar en una licitación? Evidentemente ganarla, y para ello se debe ofertar, casi siempre en primer lugar de valoración, el precio más ajustado posible al requerido, pues tanto el alcance como el plazo suelen estar fijados en la licitación.

Si ganar la licitación requiere el mejor precio, conseguirlo implicará estudiar con la mayor profundidad y detalle posible los alcances del proyecto, para planificar y valorar su proceso de construcción: alcance, tiempo y costo conforman la triple restricción de todo proyecto.

La documentación que se recibe y compone el alcance del proyecto, suele consistir en planos impresos y a veces textos como memorias descriptivas o pliegos de especificaciones; para el estudio de costos, se suelen recibir mediciones de cantidades en forma de tablas, en ocasiones algunos precios de referencia…

Actualmente, con el auge de la metodología BIM, cada vez es más habitual la exigencia de BIM en fase de licitación, en especial a partir de cuantías importantes, tanto de carácter público como privado: Las licitaciones que contemplan requisitos de este tipo contienen, además, un modelo del edificio o infraestructura a construir.

Para más información de la situación de BIM en fase de licitación en España, se aconseja estudiar el último informe del grupo es.BIM para el estudio de implantación del BIM en España, en http://www.esbim.es/wp-content/uploads/2017/10/Informe_Observatorio_Septiembre17.pdf

Pero si este modelo que se recibe no ha sido pensado para construirlo –porque no ha sido este un requisito para el diseñador- sino para elaborar los planos de proyecto, una vez coordinados con las diferentes especialidades y en ocasiones obtener cantidades de material, ¿sirve el modelo para la fase de licitación?. Es en este momento cuando cobran valor aspectos que habitualmente no se tienen en cuenta en el modelado y surgen las preguntas: ¿qué estrategia debemos seguir? ¿cómo «armar» un modelo para su uso constructivo?

En cierto modo, la respuesta es obvia: se debe realizar con una «estructura constructiva».. Por ello, en el primer tema del módulo «BIM aplicado a la fase de construcción» del Master en BIM Management de EADIC destacamos los siguientes pasos a seguir:

  1. Crear una Estructura Desagregada de Tareas (EDT) básica, que permita identificar los trabajos y sistemas constructivos implicados, así como su proceso constructivo, inicialmente de forma intuitiva
  2. Modelar la EDT en el mismo orden, tal como se piense que se vaya a construir
  3. Organizar el proyecto mediante pequeños «paquetes de información» que contemplen las fases, empresas contratistas, oficios y actividades a realizar
  4. Adjudicar a cada objeto y elemento constructivo un campo de código único, que permita relacionarlo posteriormente con su(s) actividad(es)
  5. Interoperar el modelo con una Base de Precios de Construcción actualizada y personalizada, acorde con el entorno y caracaterísticas de la obra a realizar, paa obtener automáticamente el presupuesto de obra, incluyendo el análisis de precios unitarios (APU)
  6. Realizar el cronograma de obra, basado en las actividades derivadas del modelo y de otras externas a él
  7. Interoperar el cronograma con el modelo

Para ofrecer el precio que permita ganar la licitación, debemos llegar a la máxima comprensión posible de los verdaderos alcances y recursos necesarios. Ello implica no solo los materiales y sus cantidades, sino también los medios auxiliares, maquinaria y personal necesarios para la ejecución de la obra, que son los que posibilitan valorar la adecuada organización de las actividades y plasmarla en un cronograma.

En nuestras experiencias más recientes, encontramos modelos que simulan únicamente el proyecto, por lo que adolecen de una escasa o nula identificación de los elementos constructivos con las actividades. Esto no sería tan importante si no fuera porque además, la organización del modelo carece de ese «orden constructivo» tan necesario para poder comprender, planificar y valorar correctamente la obra.

Por ello, para aplicar con éxito BIM en fase de licitación, necesitaremos reordenar el modelo, «rearmarle» con una estructura constructiva que permita a los expertos de la empresa constructora analizar la secuencia de actividades necesarias y generar su cronograma. Solo al agrupar de nuevo los paquetes de información con ese sentido constructivo, tras la conexión de los objetos y elementos constructivos con los recursos, podremos conseguir la simulación de la construcción, que nos permitirá valorar diferentes «escenarios» posibles y su influencia en los costos.

 

Autor: José Luis Rodríguez Antúnez, profesor del Máster en BIM Management (Especialización en Obra Civil)- Modalidad Presencial

 

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC - Cursos y Master para Ingenieros y Arquitectos
EADIC Blog