Tidyverse: una librería para la minería de datos.

Tidyverse es una librería que resume la mayor parte de las tareas que tiene que realizar un data-scientist. Se trata de una aportación de uno de los mayores gurúes de R: Hadley Wicham y que resume un trabajo genial realizado por este brillante data-scientist durante años.

La idea básica es dotar a R de un lenguaje muy potente de tratamiento de todas las tareas a realizar a la hora de crear conocimiento.

Consta básicamente de 6 librerías para la minería de datos como podemos ver en la imagen 1.

h

  1. ggplot2.– Es la librería más famosa. Se trata de una gramática de gráficos, es decir de un lenguaje que cubre todos los aspectos a la hora tanto de explorar unos datos, como de comunicar las conclusiones. Su introducción en R revolucionó la manera de concebir la elaboración de gráficos mediante la creación de un lenguaje mediante diferentes capas que aportan la manera de seleccionar y filtrar los datos, las diferentes geometrías, escalas, coordenadas, divisiones, zooms, etc.
  2. dplyr.– Es la segunda librería más famosa. Creada para transformar los datos, vendría a ser el equivalente a un lenguaje SQL, e incluye sus mismas funcionalidades.
  3. readr.Es una librería de lectura de diferentes fuentes de datos. Su ventaja sobre las otras librerías de lectura de R es que permite integrarse perfectamente con las otras dos librerías anteriores, mediante la concatenación de órdenes: %>%. (pipes)
  4. purrr.– Es una librería que permite explotar una de las grandes funcionalidades de R : la vectorización. Para explicarlo, ponemos un ejemplo que el propio manual proporciona, y esto es hallar el coeficiente de determinación de una regresión de líneal de un conjunto de datos, teniendo en cuenta una factorización.

library(purrr) : cargamos la librería

mtcars %>% : elegimos el conjunto de datos a trabajar

  split(.$cyl) %>%  : dividimos ese conjunto según los distintos valores del campo cyl

  map(~ lm(mpg ~ wt, data = .)) %>% : realizamos una regresión lineal para cada subconjunto

  map(summary) %>% : sacamos el coeficiente de determinación para cada subconjunto, o sea, cuando cyl vale 4, 6, 8

  map_dbl(“r.squared”)

         4         6         8

 0.5086326 0.4645102 0.4229655

 

5.      tidyr.– Es la librería que permite transformar cualquier formato de dato en un formato legible tanto por los algoritmos como por el resto de librerías de tidyverse.

6.      tibble.- Es la librería que permite transformar los datos en un formato de tipo “tibble” que da muchos menos problemas con su tratamiento que los habituales “data-frame”

 Y otras dos librerías que no vienen en la imagen 1.

 7.      stringr.- Es la librería que permite tratar con cadenas de caracteres, extrayendo, sustituyendo, manipulando minúsculas, etc.

8.      forcats.– Es una librería para manejar variables de tipo categórico.

 

En resumen, si yo tuviera que recomendar que, de todas las librerías de R, se aprendieran unas pocas para tener un buen nivel competitivo profesional, yo recomendaría éstas.

Autor: Pedro José Jiménez López, docente en el Máster en Big Data y Business Intelligence

Tecnologías de la automatización… ¿Cuáles son las diferencias?

Las tecnologías de la automatización son sistemas que siguen una secuencia previamente establecida. El automatismo puede ser cableado o programado, en ambos casos siempre vamos a distinguir dos partes: una la de control y otra la de potencia.

En la parte de control se determina el funcionamiento de la secuencia de operaciones, es un sistema secuencial donde previamente se han almacenado las instrucciones a realizar.

 

Las tecnologías de la automatización basadas en los automatismos cableados son las más sencillas de todas. El control se ejerce mediante contactores y cableado,  interconectando contactores, salidas auxiliares, pulsadores interruptores y sensores como finales de carrera, por ejemplo.

En la zona de control, se actúa sobre la carga. El control será cableado y los mecanismos de actuación más sencillos son los relés y los contactores.

El contactor es un dispositivo eléctrico formado por dos partes. Por una parte se tiene una bobina que al paso de la corriente eléctrica crea un campo magnético y por otra se tienen unos contactos eléctricos que se abren o cierran en función de ese campo magnético.

La bobina va unida a la salida del circuito de control, los contactos eléctricos van unidos al circuito de potencia. Si el contactor es de poca potencia se suele conocer como relé.

Los contactos pueden estar normalmente abiertos o cerrados, pueden ser de fuerza o también pueden ser auxiliares para ayudar en la programación cableada, por ejemplo, en un enclavamiento.

La bobina es un conjunto de espiras diseñadas para formar un campo magnético determinado capaz de poder actuar sobre los contactos eléctricos asociados.

 ty                 n

En el interior de la bobina se encuentra el núcleo magnético, en el que aparece el campo magnético inducido por el creado al pasar la corriente eléctrica por las espiras. Este campo es el que abre o cierra los contactos asociados.

kk

La bobina es preferible que esté conectada a tensiones reducidas. Siempre es aconsejable trabajar con tensiones reducidas para el control por seguridad, por ejemplo 12 ó 24 V.

Para realizar la automatización necesitamos tener los datos de sistema a automatizar, necesitamos saber las características que tiene que tener el proceso para poder efectuarlo.

 

En las tecnologías de la automatización basadas en los automatismos programados, las secuencias de las operaciones se definen mediante la programación, que puede ser sobre un autómata programable o PLC o también sobre un microcontrolador.

La programación más estándar es la realizada mediante diagramas de contactos usando biestables programados para establecer las nuevas etapas y borrar las anteriores. Como autómata programable podemos encontrar el S7-300 de Siemens:

si

Este sistema también se puede realizar para programar los microcontroladores en “C” siguiendo un diagrama análogo al realizado con autómatas:

pp

La secuencia de operaciones se describe con Grafcet y a continuación se realiza la programación correspondiente en función del tipo de autómata o microcontrolador.

 

En la Automatización Industrial se necesitan sensores capaces de detectar magnitudes físicas o químicas, llamadas variables de instrumentación, y transformarlas en variables eléctricas. Las variables de instrumentación pueden ser por ejemplo: temperatura, intensidad lumínica, distancia, aceleración, inclinación, desplazamiento, presión, fuerza, torsión, humedad, movimiento, pH, etc. Una magnitud eléctrica puede ser una resistencia eléctrica, una capacidad eléctrica (como en un sensor de humedad), una tensión eléctrica (como en un termopar), una corriente eléctrica (como en un fototransistor), etc.

Podemos encontrar sensores como finales de carrera, detectores de humedad, temperatura, vibración y cualquier otro dispositivo que convierta cualquier magnitud física en una variación eléctrica como, por ejemplo, los sensores inductivos o capacitivos.

Los finales de carrera son dispositivos eléctricos, neumáticos o mecánicos situados al final del recorrido o de un elemento móvil, como, por ejemplo, una cinta transportadora, con el objetivo de enviar señales que puedan modificar el estado de un circuito. Los sensores inductivos son una clase especial de sensores que sirve para detectar materiales metálicos ferrosos. Son de gran utilización en la industria, tanto para aplicaciones de posicionamiento como para detectar la presencia o ausencia de objetos metálicos en un determinado contexto: detección de paso, de atasco, de codificación y de conteo.

En la Automatización Industrial los materiales necesarios son:

  • Autómata o PLC o microcontrolador si la programación es programada.
  • El contactor y relés auxiliares.
  • Interruptores.
  • Pulsadores.
  • Interruptores de posición.
  • Detectores fotoeléctricos.
  • Detectores inductivos.
  • Detectores capacitivos.
  • Detectores ultrasónicos.
  • Lámparas de señalización,
  • Señalización acústica.
  • Temporizadores.
  • Relojes programables.
  • Variadores de velocidad.
  • Sistema de comunicaciones.

 

Este esquema materializa los componentes empleados en la automatización. En función de la automatización requerida podrán variar los tipos de sensores y actuadores.

 

Autor: Antonio Manuel Blanco Solsona, docente en el Máster de Electrónica Industrial, Automatización y Control.

 

Construcciones sostenibles y su imperante implementación

Las Construcciones Sostenibles se pueden definir como aquellas que, teniendo especial respeto y compromiso por los recursos naturales,  implica el uso eficiente de la energía, el agua, el suelo, y de materiales no perjudiciales; resultan más saludables y se dirigen hacia una reducción de los impactos ambientales.

La experiencia ha demostrado que no es fácil cambiar el sistema de construcción de los edificios y de gestionar su funcionamiento. Para ello, debe romperse con la rutina y los hábitos adquiridos por décadas por el actual sistema de construcción que no ha tenido en cuenta el papel finito de los recursos naturales. Esto conlleva un cambio en la mentalidad de la industria y las estrategias económicas con la finalidad de priorizar el reciclaje, reutilización y recuperación de materiales frente a la tendencia tradicional de la extracción de materias naturales, entre otros.

No obstante, su aplicación demanda el conocimiento de la dinámica de hombre con los recursos, saber qué es un impacto ambiental y cuáles son las actividades constructivas y operativas que los causan. Cómo se atienden o manejan las afectaciones; de acuerdo con la jerarquía de la mitigación, los impactos deben en primera medida; evitarse, mitigarse, corregirse y compensarse.

Resulta imperante fomentar la utilización de procesos constructivos y energéticos basados en productos y en energías renovables. Resulta evidente que con el actual ritmo de crecimiento demográfico, a pesar de la disminución en los últimos años de la tasa de crecimiento, continuamos creciendo año tras año a una velocidad que podría llegar a duplicar la población humana mundial antes de mediados del presente siglo. Una situación en que la actual utilización de los recursos naturales y del medio ambiente supone una disminución del potencial de dichos recursos para las generaciones futuras. La no aplicación de prácticas constructivas sostenibles, propicia el deterioro y degradación del ambiente, provocado por el uso irracional y desmedido de los recursos naturales.

Las edificaciones sostenibles se logran entre otras con las siguientes prácticas:

  •   Consumir mínima cantidad de energía y agua (construcción – operación).

  •   Uso de materias‐primas eco eficientes.

  •   Generar mínimo de residuos (sólidos, líquidos, y residuos de construcción y demolición).

  •   Utilizar mínimo de terreno e integrarse al ambiente natural.

  •   Concienciar al personal involucrado en el proyecto (construcción y operación) en el uso adecuado de los recursos naturales, buscando minimizar la generación de impactos ambientales.

  •   Adaptarse a las necesidades actuales y futuras de los usuarios.

  •   Proporcionar salud y bienestar a los usuarios (Márcio Araújo, 2015).  

En América Latina se reportan cifras sobre los ahorros, se tiene que una construcción verde ofrece ahorro en recursos de energía de 70% y en agua los cálculos hablan de un ahorro de 90%. De acuerdo con expertos, “no siempre una construcción que incorpora atributos de sostenibilidad tiene mayores costos que una construcción tradicional”. Lo que sucede es que la decisión de hacer una edificación sostenible debe tomarse desde el primer momento y no cuando ya se han hecho avances en la propuesta, pues, si se hace tarde, las posibilidades de aumentar los costos se incrementan, añadió la experta (Consejo Colombiano de Construcción Sostenible, 2016).

 

Autora: Claudia Lorena Suárez Marmolejo, docente en el Máster en Infraestructuras Ambientalmente Sostenibles.

ERGONOMÍA EN EL TRABAJO PARA REDUCIR LOS ACCIDENTES Y LAS ENFERMEDADES PROFESIONALES

La Asociación Internacional de Ergonomía define a ésta como el “Conjunto de conocimientos científicos aplicados para que el trabajo, los sistemas, productos y ambientes se adapten a las capacidades y limitaciones físicas y mentales de la persona”. Se podría decir por tanto, que:

“El Objetivo de la ergonomía es adaptar el trabajo a las capacidades y posibilidades del ser humano”.

Tradicionalmente, la ergonomía en el trabajo, ha tenido dos corrientes, una europea más preventiva, más preocupada por la mejora de las condiciones de trabajo en el entorno laboral y una norteamericana más centrada en el aumento de la producción. Pero hoy en día, se trata de unificar ambas definiciones:

Se pueden adaptar las condiciones de las áreas de trabajo, equipos y materiales a las personas, mejorando el confort, eliminando los accidentes y las enfermedades profesionales e incrementando al mismo tiempo la productividad.

ergonomía en el trabajo

Según el anuario estadístico del Ministerio de Empleo y Seguridad Social en 2015, las causas ergonómicas directas (los sobreesfuerzos físicos) se encuentran detrás de un 39,7% de los accidentes con baja acaecidos durante el trabajo. Esto quiere decir que las causas ergonómicas de los accidentes (fundamentalmente la incorrecta manipulación por elevación y transporte de cargas, las posturas forzadas y los movimientos repetitivos) son las razón fundamental del accidente con baja en España.

En el caso de las enfermedades profesionales, la ergonomía en el trabajo es la técnica preventiva que puede realizar mayor cantidad de aportaciones en la prevención de los trastornos músculo esqueléticos que constituye una de las principales dolencias laborales. Según el Estudio Epidemiológico de las enfermedades profesionales en España del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, en el período 1990 – 2014 se notificaron en España un total de 388.829 enfermedades profesionales, siendo las más frecuentes las provocadas por agentes físicos (el 81,6% de las declaradas).

ergonomía en el trabajo II

 

 

Se puede concluir que la ergonomía es un factor clave en la prevención de los accidentes y enfermedades profesionales porque es una disciplina que contribuye a aumentar la productividad de las personas, aumenta su nivel de confort, disminuye la fatiga y hace que los empleados se relacionen mejor con su entorno de trabajo.

 

 

 

Autora: Carolina Esteban Vitutia, docente del Máster Internacional en Seguridad y  Salud en el Trabajo y Prevención de Riesgos

Normativa general ferroviaria ADIF

La reciente publicación de la normativa general ferroviaria es de gran valor técnico. ¡Que buena noticia!, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias de España (ADIF) dentro de su política de transparencia ha puesto a disposición de todos los profesionales, gran parte de su normativa ferroviaria.

Reglamento nacional de ferrocarriles

 

Este aspecto colabora en gran medida en la difusión de conocimientos técnicos, definidos tras décadas de investigación, los cuales ahora están a disposición de los profesionales del sector.  Estos conocimientos son de gran utilidad, no solo para infraestructuras pertenecientes a ADIF, sino para el diseño ferroviario en todo el mundo, teniendo la posibilidad de poder contrastar los criterios empleados en cada país con los de esta normativa y permitiendo al Ingeniero un análisis más profundo de los criterios de diseño.

Esta acción de transparencia implica una difusión del conocimiento sobre el que se podrá avanzar y mejorar en la tecnología ferroviaria, permitiendo al profesional un conocimiento más amplio de la materia.

Estas publicaciones abarcan diferentes pautas de diseño de: plataforma, vías, control, señalización, telecomunicaciones, protección y seguridad, pasos a nivel.

Toda esta información puede obtenerse en el siguiente enlace:

Enlace a la Normativa General Ferroviaria  ADIF: http://descargas.adif.es/ade/u18/GCN/NormativaTecnica.nsf

Por ejemplo, una de las publicaciones incluida se trata de la IGP-3 “Parámetros de diseño de trazado”, incluye criterios límite de diseño de peraltes, diseño de clotoides en planta y acuerdos verticales en alzado y otras consideraciones de diseño que,  con unos conocimientos ferroviarios base, que permiten el análisis y el diseño de un trazado ferroviario.

Estas publicaciones, unidas con la publicación de libre acceso de las normativas y procedimientos en otros países, tales como EEUU, Argentina y Colombia permiten al Ingeniero Ferroviario tener una gran amplitud de conocimientos, y tener capacidad de decisión en situaciones complejas de diseño ferroviario en cualquier país.

“El conocimiento es poder. La información libertadora. La educación es la premisa del progreso, en toda sociedad, en toda familia” (Kofi Annan)

reglamento ferroviario II

 

Autor: Juan José Álvarez González del Máster en Infraestructuras Ferroviarias

 

LAS ENERGÍAS RENOVABLES

Las Energías Renovables son aquellas que provienen de fuentes naturales prácticamente inagotables.

Para lograr la sostenibilidad debe haber una reducción de la energía consumida, manteniéndose los mismos servicios energéticos, pero reduciendo la contaminación y el coste de la energía.

Los objetivos de la sostenibilidad son principalmente:

–  Establecer un enfoque integrado con miras a fomentar un crecimiento responsable a largo plazo.

–  Fomentar el papel de la sociedad para que desempeñe un papel en la determinación del futuro.

–  Reducir el consumo de recursos, detener la contaminación y conservar los hábitats naturales.

La sostenibilidad debe estar basada en tres pilares fundamentalmente: el económico, social y ambiental.

Todo esto se puede conseguir promocionando y utilizando las energías renovables.

Energías Renovables

Energía fotovoltaica

Los sistemas de generación energética tradicionales utilizan energías no renovables. Son aquellas que existen en la naturaleza en una cantidad limitada, no se renuevan a corto plazo y por eso se agotan cuando se utilizan.

La demanda mundial de energía en la actualidad se satisface principalmente con este tipo de fuentes de energía: el carbón, el petróleo, el gas natural y el uranio.

Las centrales térmicas convencionales, ciclos combinados y nucleares son sistemas de generación energética que utilizan estos combustibles.

El principal problema es su impacto ambiental, provocando gases del efecto invernadero, el cambio climático, la lluvia ácida y la deforestación.

Durante los últimos años se ha fomentado la utilización de las energías renovables, que podrían sustituir en un futuro a las convencionales, reduciendo de este modo la dependencia energética y ayudando a la sostenibilidad del planeta.

Las energías renovables son aquellas que se renuevan constantemente, por tanto, no se agotan con el paso del tiempo. Estas fuentes son una alternativa a las tradicionales y producen un impacto ambiental mínimo.

Son la energía solar, eólica, hidráulica, geotérmica y la biomasa principalmente.

Un factor importante en la sostenibilidad será introducir la “Generación Distribuida” y las micro redes.

Se trata de la generación o el almacenamiento de energía eléctrica a pequeña escala, lo más cercana al centro de carga, con la opción de interactuar (comprar o vender) con la red eléctrica.

Una Micro red es una red eléctrica integrada, que utiliza fuentes de energía distribuidas, en su mayoría renovables y dispositivos de almacenamiento de energía para suministrar la demanda en forma local.

Normalmente, la Micro red opera conectada al sistema eléctrico de la empresa suministradora, pero con la capacidad de autoabastecerse y operar de forma aislada cuando sea necesario

Energías Renovables

Generación distribuida

 

Autor: Javier Sueiras Fernández del Máster en Energías Renovables y Eficiencia Energética

 

¿QUÉ ES LA AUTOMATIZACIÓN INDUSTRIAL?

La Automatización Industrial es un sistema que sigue una secuencia previamente establecida. El automatismo puede ser cableado o programado.

En ambos casos siempre vamos a distinguir dos partes. Una la de control y otra la de potencia.

En la parte de control se determina el funcionamiento de la secuencia de operaciones. Es un sistema secuencial donde previamente se han almacenado las instrucciones a realizar.

La Automatización Industrial, basada en los automatismos cableados es la más sencilla de todas. El control es mediante contactores y cableado. Este se realiza interconectando contactores, salidas auxiliares, pulsadores interruptores y sensores como finales de carrera, por ejemplo.

En la parte de control, se actúa sobre la carga. El control será cableado y los mecanismos de actuación más sencillos son los relés y los contactores. Este último es un dispositivo eléctrico formado por dos partes.

1. Tiene una bobina que al paso de la corriente eléctrica crea un campo magnético.

2. Tienen unos contactos eléctricos que se abren o cierran en función de ese campo magnético. La bobina va unida a la salida del circuito de control y los contactos eléctricos van unidos al circuito de potencia. Y cuando el contactor es de poca potencia se suele conocer como relé.

Los contactos pueden estar abiertos o cerrados, pueden ser de fuerza o también pueden ser auxiliares para ayudar en la programación cableada, por ejemplo en un enclavamiento.

La bobina es un conjunto de espiras diseñadas para formar un campo magnético determinado capaz de poder actuar sobre los contactos eléctricos asociados.

La automatización

 

En el interior de la bobina se encuentra el núcleo magnético en el que aparece el campo magnético inducido por el creado al pasar la corriente eléctrica por las espiras. Este campo magnético es el que abre o cierra los contactos asociados.

 La automatización III

La bobina es preferible que esté conectada a tensiones reducidas. Siempre es aconsejable trabajar con tensiones reducidas para el control, por seguridad. Por ejemplo 12 ó 24 V.

Para realizar la automatización necesitamos tener los datos de sistema a automatizar. Necesitamos saber las características que tiene que tener el proceso para poder efectuarlo.

La Automatización Industrial basada en los automatismos programados, las secuencias de las operaciones se definen mediante la programación. Esta puede ser sobre un autómata programable o PLC o también sobre un microcontrolador.

La programación más estándar, es la realizada mediante diagramas de contactos, usando biestables programados para establecer las nuevas etapas y borrar las anteriores.

Como autómata programable podemos encontrar el S7-300 de Siemens:

La Automatización IV

 

Este sistema también se puede realizar para programar los microcontroladores en “C” siguiendo un diagrama análogo al realizado con autómatas:

La Automatización V

 

La secuencia de operaciones se describe con Grafcet y a continuación se realiza la programación correspondiente en función del tipo de autómata o microcontrolador.

En la Automatización Industrial se necesitan sensores capaces de detectar magnitudes físicas o químicas, llamadas variables de instrumentación, y transformarlas en variables eléctricas. Las variables de instrumentación pueden ser por ejemplo: temperatura, intensidad lumínica, distancia, aceleración, inclinación, desplazamiento, presión, fuerza, torsión, humedad, movimiento.

Podemos encontrar sensores como finales de carrera, detectores de humedad, temperatura, vibración y cualquier otro dispositivo que convierta cualquier magnitud física en una variación eléctrica como por ejemplo los sensores inductivos o capacitivos.

Los finales de carrera son dispositivos electrónicos, neumáticos o mecánicos situados al final del recorrido o de un elemento móvil, como por ejemplo una cinta transportadora, con el objetivo de enviar señales que puedan modificar el estado de un circuito.

Los sensores inductivos son una clase especial de sensores que sirve para detectar materiales metálicos ferrosos. Son de gran utilización en la industria, tanto para aplicaciones de posicionamiento como para detectar la presencia o ausencia de objetos metálicos en un determinado contexto: detección de paso, de atasco, de codificación y de conteo.

En la Automatización Industrial los materiales necesarios son:

  • Autómata o PLC o microcontrolador si la programación es programada.
  • El contactor y relés auxiliares.
  • Interruptores.
  • Pulsadores.
  • Interruptores de posición.
  • Detectores fotoeléctricos.
  • Detectores inductivos.
  • Detectores capacitivos.
  • Detectores ultrasónicos.
  • Lámparas de señalización,
  • Señalización acústica.
  • Temporizadores.
  • Relojes programables.
  • Variadores de velocidad.
  • Sistema de comunicaciones

 Este esquema materializa los componentes empleados en la automatización. En función de la automatización requerida podrán variar los tipos de sensores y actuadores.

 

Autor: Antonio Blanco Solsona del Máster en Energías Renovables y Eficiencia Energética

TRATAMIENTO DE AGUAS RESIDUALES. ¡INVERSIÓN DE FUTURO!

Gracias al tratamiento de aguas residuales, es posible asegurar a quienes la beban o la utilicen con fines higiénicos o culinarios que no correrán ningún riesgo de contraer enfermedades o infecciones.

El verbo depurar, se refiere a purgar, higienizar, filtrar o reacondicionar una cosa.

Puede decirse que el tratamiento de aguas residuales busca pureza. En este sentido, el tratamiento de aguas residuales, consiste en diversas operaciones químicas, biológicas y físicas cuyo objetivo es reducir o eliminar la contaminación.

tratamiento de aguas residuales

 

El tratamiento de aguas residuales abarcan diversos procedimientos que permiten minimizar la presencia de contaminantes de distintas clases que se encuentran en el agua efluente que utilizan los seres humanos.

La presentación de alcanzar la pureza, implícita en la depuración, también puede ser simbólica. Por ejemplo, puede decirse que un dirigente político quiere depurar su partido cuando reprime o castiga a aquellos hombres que no apoyan sus ideas.

Además de tratar el agua en las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (E.D.A.R) donde, una vez eliminadas las sustancias nocivas, se reintegran a los cauces fluviales en condiciones de calidad óptimas o se permite la posibilidad de su reutilización, el tratamiento de aguas residuales se puede hacer por procesos naturales. El tratamiento de aguas residuales de dicho modo utiliza y maximiza una serie de procesos que se dan de forma natural en el medio, en un emplazamiento controlado. Estos sistemas son altamente adaptables a los diferentes usos que se le quiera dar, abarcando de una forma efectiva, técnica y económica, desde el tratamiento de casas aisladas, pequeños núcleos, pueblos, industrias agroalimentarias, residuos ganaderos, etc.

En definitiva, el tratamiento de aguas residuales supone una recuperación, no sólo del recurso, sino de todo lo que rodea al mismo. Un ejemplo de esto es lo sucedido en Medellín una metrópoli de casi tres millones de habitantes, en donde la vida no se entiende sin su río. Este río que la articula ha dejado de ser, gracias a la depuración una masa de agua desagradable y maloliente.

Para más información pincha en la URL

– El País. https://elpais.com/elpais/2017/02/22/planeta_futuro/1487776330_516493.html

 

Autor: María Sofía Iglesias Gómez del Máster Internacional en Ingeniería y Gestión Ambiental

 

EL PROYECTO FERROVIARIO DE ALTA VELOCIDAD EN ESPAÑA

Con el proyecto ferroviario de alta velocidad España es líder en Europa. También en cuento a lo que se refiere a longitud de líneas de alta velocidad, además de ser el sistema ferroviario que opera con una mayor variedad de tecnologías de material rodante, modelo operativo que no suele ser usual en otros entornos. Trenes de Alstom, Siemens y Talgo circulan por las líneas de alta velocidad española, con diferente tecnología, articulados, no articulados, con bogíes Jacobs, bogíes estándar, con mono-rodales, con ruedas independientes guiadas, tracción distribuida y concentrada.

Tal vez una de las claves del éxito de la Alta Velocidad Española, es concebirla desde el principio como un SISTEMA, en donde de alguna manera se ha optimizado el conjunto, a base de buscar soluciones para cada uno de los subsistemas que ayuden a conseguir ese óptimo.

Diseñar un sistema de Alta Velocidad requiere utilizar la mejor de las infraestructuras, la mejor calidad de vía, electrificación, señalización, comunicaciones, trenes, estaciones, el mejor sistema de mantenimiento, comercialización, sistema financiero y gestión. Todo esto dirigido y controlado con profesionales con un alto conocimiento en cada una de las materias.

Tramo, Segovia - Valdestillas. Vías, catenarias, cruzamientos,  pasos elevados.

  Infraestructura para alta velocidad Madrid- Barcelona

Pero para diseñar un sistema de alta velocidad es importante fijar el concepto de lo que es o no es, fundamentalmente porque los requisitos técnicos, de seguridad y operativos son diferentes de los sistemas convencionales. Para ir fijando límites, podemos decir que un tren es de alta velocidad cuando circula regularmente por la infraestructura a velocidades iguales o superiores a 250 km/h.

Una definición más oficial desde el punto de vista de la infraestructura se puede encontrar en la Especificación Técnica de Interoperabilidad Europea de 20 de diciembre de 2007 en donde divide a las líneas de alta velocidad en tres categorías. La categoría I son las líneas construidas espacialmente para alta velocidad (V≥250 km/h). Las categorías II y III corresponden a líneas mejoradas especialmente para alta velocidad, una para 200 km/h y otras la velocidad debe adaptarse a las circunstancias de la infraestructura (hace unos años hubo un intento de denominar “velocidad alta” a este tipo de infraestructura y por tanto de trenes).

Los valores máximos de los parámetros de infraestructura especificados son válidos, sin embargo, hasta una velocidad de 350 km/h. Velocidades por encima de este valor son considerados como otra categoría, a la que se está denominando “muy alta velocidad”.

En cuanto al material rodante, la Especificación Técnica de Alta Velocidad, relativa al subsistema de dicho material, lo divide en dos clases, siendo la Clase I el material rodante de velocidad igual o superior a 250 km/h.

El material rodante, como parte del sistema, es evidente que es un actor importantísimo ( sin menospreciar, en absoluto otras áreas como señalización, vías, estaciones, catenaria etc..), ya que es el encargado de transportar a las personas de una manera segura y confortable a las velocidades máximas que permita la infraestructura.

Diseñar un tren de alta velocidad conlleva trabajar en dos líneas. Por una parte, lo que yo llamo “ingeniería oculta”, ingeniería de la que el pasajero no sabe que existe (la da por supuesta y además que funcionará) y que es necesaria para conseguir todos los requerimientos técnicos tales como tracción, freno, fuerzas de contacto rueda-carril, coeficientes de descarrilamiento, aceleraciones, comportamiento frente a vientos laterales, materiales con buen comportamiento a fuego y humos, etc. Y que como se puede imaginar el grado de complejidad técnica va en aumento con la velocidad de circulación.

Alta velocidad 2

Bogie con sistema automático de ancho de vía

Por otra parte está la ingeniería que sí detecta el viajero, necesaria para que su experiencia de viaje sea inolvidable. Hablamos de confort, accesibilidad, conectividad, espacio vital, servicios de abordo, etc. Y que se convierte realmente en los parámetros con los que, desde el punto de vista del pasajero, se juzga a un determinado tren.

Alta velocidad 3

 Asiento en un tren de Alta Velocidad

Hablemos brevemente de las ventajas que proporciona un sistema de alta velocidad, comprobada de forma práctica en estos 25 años de operación en España, desde un punto de vista social y económico.

Un aumento de la velocidad media del tren, manteniendo las condiciones de seguridad y confort, hace que aumente el atractivo para el viajero. Al incrementarse el atractivo para el viajero o bien se incrementa el número de ellos, si se mantiene el precio del billete o bien el pasajero está dispuesto a pagar más por disminuir su tiempo de viaje. Por otro lado, al reducir los tiempos de viaje, se reducen los costes de explotación, ya que haciendo el mismo recorrido, se precisa menor número de trenes y por tanto menor tripulación y en general menores costes de mantenimiento y consumo energético.

Sirva de ejemplo, los datos tomados del libro “Introducción a la alta velocidad ferroviaria en España”, cuyos autores, Alberto García, Iñaki Barrón, Fernando Puente y Mª del Pilar Martín, muestran los siguientes beneficios económicos, sociales y ambientales, en la línea de Alta Velocidad Madrid-Levante (en servicio desde el 2010), obtenidos hasta agosto del año 2011:

–          Un ahorro de 590.000 horas en el tiempo de viaje , derivadas de la mayor velocidad frente al coche particular que domina el corredor

–          Una disminución anual de más de 30 víctimas mortales y 1100 heridos de diferente consideración en accidentes de carretera

–          Un ahorro de consumo energético de más de 120 millones de litros de combustible en el tráfico por carretera y más de 25 millones de litros para el tráfico aéreo.

–          Una reducción de las emisiones de efecto invernadero de aproximadamente 300.000 toneladas de CO2

–          Creación neta media de 11.600 empleos-año directos durante los 10 años de la fase de construcción.

 Sin duda alguna, el proyecto de la Alta Velocidad en España iniciado hace 25 años, es un caso de éxito. Supuso un antes y un después en la concepción que los españoles teníamos del transporte ferroviario y tecnológicamente este proyecto ha catapultado a las empresas ferroviarias españolas a la élite mundial, favoreciendo su internacionalización y por tanto su crecimiento.

 

Bibliografía:

Introducción a la alta velocidad ferroviaria en España”, Alberto García, Iñaki Barrón, Fernando Puente y Mª del Pilar Martín.

Edición 5ª, agosto de 2011

“Alta Velocidad en el ferrocarril”, Andrés López Pita

Ediciones UPC, TTT Temes de Transport i Territori 17

 

Autor: Emilio García García, docente del Máster En Infraestructuras Ferroviarias.

LA GESTIÓN DE LA INFORMACIÓN EN LA DIRECCIÓN DE LOS PROYECTOS

Dentro de la complejidad que tiene cualquier proyecto, quizás la gestión de la información sea uno de los aspectos a los que menor importancia se le da, cuando, estadísticamente, según el PMI®, es la mayor fuente de riesgos de los proyectos.

Teniendo en cuenta el viejo dicho de que “el conocimiento es poder”, dadas las habituales tensiones de poder que existen en los proyectos, la gestión de la información está directamente relacionada con la probabilidad de éxito del mismo.

La gestión de la información es un aspecto complejo que es preciso tener claro desde el mismo inicio del proyecto. No olvidemos que la información se puede referir a:

  • La gestión del conocimiento dentro del proyecto, una parte fundamental de la gestión de la integración, tal y como está indicado en la versión 6ª del PMBOK®, publicada el pasado mes de septiembre.
  • La gestión de las comunicaciones dentro del proyecto, de forma que la información fluya en tiempo y forma en todo momento.
  • La gestión de los interesados, como fuentes o receptores de la información.

Hemos de tener en cuenta que la información no es un mero dato generado por el proyecto, sino que es una concatenación de datos que realmente transmiten conocimiento acerca del estado del proyecto o su posible evolución. Por lo tanto, la gestión de la información debe controlar quién, cómo y cuándo genera ese conocimiento dentro del proyecto, y, además, a quién lo trasmite. Nos encontramos aquí un caso similar, aunque a muchísima menor escala, que las tristemente famosas fake-news que tan de moda están últimamente.

La gestión de la información es, por tanto, un aspecto potencialmente crítico en todo proyecto, aunque no siempre se le da la importancia que realmente tiene.

La recomendación que siempre se hace al respecto es que el director del proyecto debe gestionar la información en el proyecto de acuerdo con los siguientes pasos:

  1. Identificar las necesidades de información: quién, qué y cuándo.
  2. Identificar las fuentes de información más fiables en cada caso.
  3. Identificar el medio más adecuado para la distribución de la información.
  4. Establecer mecanismos para limitar la información exclusivamente a los identificado en los puntos anteriores.
  5. Controlar la distribución de la información.
  6. Verificar que las políticas de gestión de la información son correctas y alineadas con los objetivos del proyecto.
  7. Identificar posibles mejoras en la gestión de la comunicación.

Sin duda, para la correcta ejecución de todas estas actividades existen connotaciones en cada uno de los proyectos que es preciso conocer, analizar y actuar en consecuencia. Algunas de estas connotaciones son las siguientes:

  • Objetivos del proyecto: el propio proyecto condiciona la gestión de la información, por lo que habrá que analizar la sensibilidad del mismo a los posibles errores en la gestión.
  • Equipo de trabajo: es normalmente destinatario y generador de información. Es preciso que todo el equipo esté alineado con los objetivos del proyecto y la gestión de la información es un factor clave.
  • Interesados identificados: de una forma similar al anterior caso comentado, pero con el añadido de que, normalmente, los interesados ajenos al equipo de trabajo suelen tener una alta sensibilidad a todos los temas relacionados con la gestión de la información.
  • Evolución del proyecto: a medida que el proyecto avance, en función de su estado en relación con lo planificado, las necesidades de información pueden variar. En caso de que el estado del proyecto se convierta en realmente crítico, una correcta gestión de la información es uno de los aspectos imprescindibles para reactivar su estado y tratar de recuperarlo.

En definitiva, la gestión de la información, es un aspecto sobre el que el director del proyecto debe mantener una actitud de supervisión continua, monitorizando el cumplimiento de lo planificado en todo momento.

 

Autor: Alfonso Allende, docente del Máster en dirección de proyectos internacionales- PMI®

EADIC - Cursos y Master para Ingenieros y Arquitectos
EADIC Blog