Comunidad

10 de julio de 2012 | por: EADIC | 0 comentarios

Alta Velocidad Ferroviaria en América ¡Comienza el debate!

El viernes, California aprobó en el senado 2,6 mil millones de dólares en bonos para financiar el gran proyecto de alta velocidad ferroviaria. Se abriría paso y quedaría despejado el camino para otros 3,2 mil millones en fondos federales.

El grupo de estados republicanos , incluyendo a Wisconsin, Ohio y Florida puede haber rechazado el dinero del estímulo federal para la inversión en ostentosos nuevos esquemas y proyectos. Sin embargo, en California, que siempre ha sido simpatizante de los proyectos más ambiciosos de la ISS, todo transcurre con normalidad y se da un paso más.

Alta Velocidad Ferroviaria

Esto es suficiente, de forma obvia, para que pueda comenzar la construcción el primer “verdadero sistema de alta velocidad ferroviaria” de la nación. Además, 2 mil millones más que también se concedieron el viernes y que se destinarán a otros medios de transporte y las mejoras ferroviarias, algunas de las cuales se tangencialmente relacionado con los planes de ISS.

California se acerca al concepto de la visión de Barack Obama de una red ferroviaria moderna en Estados Unidos pero parece ser una idea que ha incrementado cada vez más su impopularidad. El Tren se ha convertido en una de las prioridades del presidente; incluso en una cuestión de identidad política. Mientras, la oposición al desarrollo de este tipo de proyectos ferroviarios, es una gran forma de que los gobernadores republicanos desautoricen al gobierno federal y, por “cercanía”, al propio Obama.

La votación obtuvo la mayoría mínima necesaria para ser aprobada. Cuatro senadores demócratas se unieron a los republicanos en la oposición. Este dinero es una pequeña fracción de los 68 mil millones del coste total del plan que basta para empezar a trabajar en la región del Valle Central de California y llevar a cabo algunos estudios ambientales preliminares.

Tanto los partidarios como los detractores de de la Alta Velocidad se preocupan, de igual manera, de que la línea Central Valley (entre las ciudades de Bakersfield y Madera) debido a que se cree que será un tren “a ninguna parte” puesto que quedarían aislados de las grandes ciudades como Los Ángeles, Sacramento y San Francisco.

Si los cuatro senadores demócratas estaban dispuestos a oponerse al proyecto, ¿cuántos más podrían volverse en su contra si los costos siguen en aumento? Llevar a cabo el desarrollo y construcción de la nueva infraestructura es políticamente muy difícil. Aunque la votación del viernes fue un hito, la batalla para que los trenes rápidos lleguen por fin a los Estados Unidos está lejos de terminar. Será un trayecto muy, pero que muy largo.

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog