Comunidad

30 de octubre de 2019 | por: Comunicación EADIC | 0 comentarios

9 roles que debes conocer para impulsar tu equipo de trabajo

Para entender como unos equipos de trabajo tienen éxito y otros no, debemos partir del concepto de “rol o papel” que cada miembro del equipo desempeña.

Conocer y saber gestionar el rol que cada persona desempeña dentro de un equipo de trabajo nos ayudará a formar un equipo de trabajo completo y eficaz.

El Dr. Meredith Belbin, tras una década de investigación, descubrió que:

  • Se pueden predecir los roles que cada miembro de un equipo va a desempeñar y en última instancia predecir la probabilidad de que, en función de la combinación de roles, un equipo se a mejor que otro.
  • Los equipos excelentes a nivel de intelecto no superan en rendimiento a los equipos con equilibrio de roles.
  • Los equipos mas exitosos son los que están formados por una mezcla de roles y por tanto cuentan con diversidad de comportamientos.
  • Para una adecuada gestión del equipo de trabajo es necesario comprender los diferentes roles, pero para alcanzar el éxito es necesario poner en valor y coordinar las diferentes aportaciones de los miembros de un equipo así como asignar adecuadamente las tareas en consecuencia.
  • La diversidad de comportamientos se agruparon en nueve patrones que se denominan “Roles de equipo”

 

La descripción de los nueve “roles de equipo” sería:

  1. Impulsor: son personas que trabajan bien bajo presión, con iniciativa y coraje para superar obstáculos. Tienen tendencia a la provocación, ofendiendo los sentimientos de los demás en ocasiones. Pueden enfadarse en su afán de que las cosas se hagan.
  2. Implementador: son personas prácticas, de confianza y eficientes. Transforman las ideas en acciones y organizan el trabajo que debe hacerse. En cierta medida pueden ser inflexibles y lentos a la hora de responder a nuevas posibilidades. Les cuesta renunciar a sus planes a favor de cambios positivos.
  3. Finalizador: son personas concienzudas que buscan los errores, pule y perfecciona. Tienen tendencia a preocuparse en exceso y ser reacios a delegar. Pueden intentar llevar el perfeccionismo al extremo.
  4. Coordinador: son personas maduras y seguras de si mismas. Permiten aclarar las metas y saben delegar. Se les puede percibir como manipuladores. Pueden delegar en exceso, quedándose con poco trabajo para ellos mismos.
  5. Investigador de recursos: son personas extrovertidas, entusiastas y comunicativas. Busca oportunidades y desarrolla contactos. Pueden ser demasiados optimistas y perder el interés inicial una vez ese entusiasmo desaparece. Pueden olvidarse a dar seguimiento a las iniciativas.
  6. Cohesionador: son personas cooperativas y diplomáticas. Escucha e impide los enfrentamientos. Puede ser indeciso en situaciones cruciales y tender a evitar la confrontación. Puede dudar a la hora de tomar decisiones impopulares.
  7. Cerebro: son personas creativas e imaginativas. Generan ideas y resuelven problemas. Pueden estar demasiado absortos para comunicarse eficazmente. Pueden ser despistados y olvidadizos.
  8. Monitor evaluador: son personas serias, perspicaces y estrategas. Pueden carecer de iniciativa y de habilidad para inspirar a otros. Pueden ser demasiado críticos. Pueden ser lentos a la hora de tomar decisiones.
  9. Especialista: son personas que aportan cualidades y conocimientos específicos. Pueden contribuir solo en tareas muy limitadas y explayarse en tecnicismos. Pueden saturarte con gran cantidad de información.

 

Los equipos de éxito necesitan una combinación adecuada de personas, de tal manera que los comportamientos asociados a los nueve roles estén representados. Esto no significa que necesites nueve personas en tu equipo de trabajo. La mayoría de las personas se sienten cómodas desempeñando dos o tres roles de equipo a la vez.

No hay roles de equipo buenos o malos sino que hay un buen o mal conocimiento de nuestro rol y del de nuestros compañeros. Solo mediante el uso de las fortalezas colectivas y complementarias, las personas y los equipos pueden alcanzar su pleno potencial.

Identificar los roles de equipo nos permite asegurarnos de utilizar nuestras fortalezas de la manera más ventajosa posible y de gestionar nuestras debilidades lo mejor que podamos. Hay que ser conscientes de las dificultades que se le pueden presentar a nuestro equipo de trabajo y hacer un esfuerzo colectivo por evitarlas.

Autor: Roberto Sánchez Rivas, docente del Máster en Dirección de Proyectos Internacionales PMI de EADIC.

 

Comentarios

Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment. So log in!

EADIC Blog