Comunidad

08 de septiembre de 2015 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

Los 5 pasos para el refuerzo de forjados de madera

Hay varias opciones para ejecutar el refuerzo de forjados de madera.  Se puede actuar por la cara superior o por la inferior. Lo habitual es ejecutar el refuerzo por la cara superior, ya que puede que la inferior tenga un propietario distinto. Además, actuando por la cara superior se puede añadir resistencia de una forma más fácil.

 refuerzo de forjados de madera

 

Paso 1.  Comprobar el estado en que se encuentra el forjado de madera

Puede que la madera se encuentre en perfecto estado y no sea necesario realizar ninguna actuación sobre la misma, pero también puede ocurrir que tenga problemas por podredumbre, xilófagos o excesos de flecha.

Las partes que tenemos que inspeccionar con mayor cuidado son las que se están en las partes húmedas de la vivienda porque la humedad es el primer enemigo de la madera, el medio necesario para que aparezcan hongos o xilófagos que pueden acabar con la capacidad resistente de las piezas del forjado.

Un primer vistazo sin quitar el falso techo nos dará una orientación del estado en que se encuentra la madera.  Esto conllevará un inconveniente si la vivienda se encuentra en uso, pero es imprescindible, conocer el estado del forjado para poder definir los trabajos que van a ser necesarios para su recuperación.

Lo mejor es dejar completamente a la vista los elementos del forjado, pues podremos hacer una valoración completa más acertada del estado en que se encuentra. La eliminación completa de falsos techos nos dará una visión más completa y nos permitirá hacer una mejor valoración de daños y de trabajos a realizar.

 refuerzo de forjados de madera

 

Paso 2.  Descargar el forjado

Gracias a su estructura de fibras, la madera es capaz de deformarse sin llegar a romperse, pero lo más interesante es que, si se elimina el peso que la ha deformado, es capaz de recuperar gran parte de esa deformación.  Seguramente no llegará a su estado original, pero sí que recuperará gran parte de esa deformación.

Debido a esta cualidad es importante que, antes de ponernos a reforzar un forjado, eliminemos todas las cargas que resiste en la medida que sea posible para favorecer que la madera recupere su forma original, sobretodo en casos en los que se ha producido una flecha evidente.

Gran culpa de algunos problemas de flecha que podemos encontrarnos a la hora de estudiar un forjado de madera se debe a las actuaciones que se han ido realizando sobre el mismo. 

En algunos casos podemos encontrarnos intentos de refuerzo anteriores que sólo han conseguido añadir una capa de hormigón que representa un sobrepeso en vez de un refuerzo, dañando todavía más el forjado que pretendía reparar.

Esto sucede cuando no se toman las medidas necesarias para que la losa de hormigón que se coloca como refuerzo trabaje junto con la madera del forjado existente.  Más adelante lo detallaré un poco mejor.

Lo más conveniente antes de ejecutar el refuerzo del forjado de madera es eliminar todo el peso posible para conseguir que la madera recupere esa forma inicial. 

Hay que dejar a la vista la cara superior de las piezas de madera del forjado.

Paso 3.  Proteger contra la humedad del refuerzo

Parece claro que tenemos que evitar a toda costa el contacto de la madera con la humedad, pero sin embargo estamos a punto de verter sobre ella una capa de hormigón compuesta en gran parte por agua.

Lo que hay que hacer es colocar una capa de plástico sobre la superficie del forjado, de manera que la humedad del hormigón no entre en contacto con la madera. Hay que cubrir la totalidad de la superficie a hormigonar.

Paso 4.  Colocación de conectores

Para conseguir que ambos elementos, madera y hormigón, trabajen juntos hay que garantizar la unión entre ellos evitando el esfuerzo rasante. Este esfuerzo, es el esfuerzo que se produce en la zona de contacto de ambos materiales, en paralelo a ambos, al producirse una deformación debido a la carga, ya que se deforman por separado. Para evitarlo hay que conseguir que se deformen juntos.  Para conseguir esto se utilizan los conectores.

Los conectores son unos elementos metálicos que se atornillan o clavan en la madera, dejando sobresaliendo una parte que quedara embebida en la masa del hormigón.  Esa parte es la que impedirá que el hormigón se deforme por su cuenta, ya que no puede desplazarse en horizontal respecto a la madera, sino que seguirá la deformación de la misma. 

Hay conectores para refuerzo de forjados de madera, conectores para refuerzo de forjados de hormigón, conectores perimetrales en refuerzo de forjado de madera

Paso 5.  Vertido del hormigón

Antes es necesario colocar un mallazo que colabore evitando la fisuración por retracción del hormigón.  Este mallazo deberá estar colocado en el tercio superior del espesor de la losa.  Pueden aprovecharse las cabezas de los conectores para apoyar el mallazo.

En el perímetro es conveniente colocar una separación para evitar que las dilataciones que se producen durante el proceso de endurecimiento del hormigón, para evitar que puedan llegar a presionar sobre el perímetro provocando esfuerzos no previstos.

El espesor de la capa de hormigón debe ser calculado también, aunque normalmente no es necesario colocar grandes espesores.

Hay que tener en cuenta que el hormigón, hasta que inicia el proceso de endurecimiento y comienza a colaborar gracias a los conectores, es un fluido que lo único que aporta ese peso muerto sobre la estructura de madera, por lo que habrá que asegurarse que la estructura de madera existente es capaz de resistir ese peso.

Si se calcula que la madera no es capaz de resistir el peso del hormigón recién vertido habrá que tomar la decisión de apear hasta que el hormigón endurezca y aporte resistencia.

Fuente: enriquealario.com

Si te ha gustado este artículo échale un vistazo a nuestro master estructuras o diseño de estructuras de acero

 Máster en Cálculo de Estructuras de Obra Civil

 

Temas relacionados:

master estructuras

diseño de estructuras de acero

diseño estructural

master calculo estructuras

Comentarios

EADIC Blog