La reutilización en el regadío, el terciario más sostenible.

La reutilización es una fuente que impulsa el desarrollo del sector agrícola de forma sostenible, duradera y respetuosa con el medio ambiente.

La disponibilidad hídrica a nivel mundial se traduce en que del 100% del agua del planeta, tan sólo un 2,5% es agua dulce, y este 2,5% se distribuye de la siguiente manera:

– 1,7% en forma de hielo.
– 0,7% es agua subterránea
– 0,2% vegetación y organismos
– 0,07% en ríos y lagos

De estas cifras, llegamos a que tan sólo un 0,32% del agua del planeta está disponible para su utilización, lo cual indica que el principal problema de este recurso es que el porcentaje de disponibilidad de uso directo es realmente bajo.

Normalmente, la escasez de agua va ligada a la mala calidad de la misma. No solo la cantidad sino la calidad y accesibilidad al agua lo que plantea un problema de escasez.

Los beneficios más destacables de la reutilización en regadío son:

  • Se completa el ciclo del agua.
  • Disminución de los caudales de vertido de aguas residuales. Menor impacto y rentabilizar la inversión de plantas depuradoras.
  • Contribuye a la mejora del paisaje.
  • Aumenta la disponibilidad del recurso agua.
  • Recarga de acuíferos y disminución de extracciones de aguas subterráneas, disminuyendo la intrusión marina y mejorando la calidad de los acuíferos.
  • Generación de una actividad alternativa al turismo.
  • Posible disminución de los costes de fertilización.

 

España se caracteriza por:

  • Distribución desigual de la precipitación (espacial y temporal).
  • Zonas con bajas pluviometrías y escasa disponibilidad de recursos hídricos.
  • Incremento del nivel de vida y población en zonas costeras.

 

Estas situaciones generan:

  • Sobreexplotación de los recursos. Sequía y desertificación.
  • Contaminación de las aguas. Eutrofización.
  • Salinización de los suelos. Intrusión salina en los acuíferos.

 

Países con mayores recursos hídricos son “potencialmente” más ricos, aunque en la práctica no siempre es así, debido a que la tecnología juega un papel cada vez más importante. España es un claro ejemplo de innovación y aplicación de últimas tendencias en materia de agua.

En nuestro país se estima que un 70% del agua disponible es consumida por la agricultura, por lo que este sector, es de vital importancia para la sostenibilidad de los recursos hídricos del país, y debe estar siempre en primera línea en cuanto a la optimización en su utilización y en el desarrollo de nuevas tecnologías que mejoren o aumenten su disponibilidad.

Los modelos del regadío en España los podemos clasificar en:

  • Zona mediterránea litoral: Rentabilidad, presión y competencia sobre los recursos. Dinámica de saturación y colapso: sobreexplotación.
  • Zona continental: Limitación climática, rentabilidad escasa, extensificación. Dinámica de regresión y deterioro: abandono.
  • Zona insular: Crecimiento acelerado de sectores turismo y servicios, actividad agraria basada en explotaciones familiares, policultivo. Escasez de los recursos hídricos. Cambio en el uso del suelo, abandono actividad agraria, baja producción agrícola.

 

La reutilización del agua en regadíos tiene un gran potencial en las zonas insulares y arco mediterráneo, donde la escasez del recurso es mayor, los cultivos tienen un alto valor del mercado, por lo que pueden hacer frente a precios del metro cúbico algo superiores que en otras zonas y lo que es más importantes, al encontrarse muy cerca del mar el utilizar este recurso no restan disponibilidad de agua a otras zonas que pudieran estar aguas abajo, como ocurre en zonas de interior.

A parte de esto, estas zonas, tienen una serie de sinergias muy interesantes, como el aumento de la población en épocas estivales, con lo que las curvas de producción de agua reutilizada y las de necesidades hídricas de los cultivos son más parecidas, con lo que disminuimos el volumen necesario de almacenamiento de agua, que es uno de los puntos críticos de la reutilización.

En las siguientes gráficas se puede observar una que en la zona costera las curvas de producción de agua (línea azul) se ajusta mejor a la curva de necesidades de los cultivos (Línea roja)

La calidad exigible del agua reutilizada en regadío viene descrita en el RD 1620/2007. Donde en función de su uso final se recomienda el tratamiento y se exige cumplir una serie de parámetros.

Para cumplir con estos parámetros existen varios procesos de tratamientos terciarios, hay que reseñar que para regadío los más utilizados son filtraciones convencionales, desinfección con mediante cloración, acompañados de un efecto de lagunaje, ya que como hemos comentado con anterioridad, para el uso del agua reutilizada en riego se necesitan grandes balsas de almacenamiento, estos reservorios se ha demostrado que son muy eficaces como tratamientos finales y complementarios a los tratamiento terciarios que se deben realizar, por la acción del sol y los procesos de eutrofización que tienen lugar, los cuales mejoran enormemente la calidad del agua a la salida de las mismas.

Los beneficios más destacables de la reutilización en regadío son:

  • Se completa el ciclo del agua.
  • Disminución de los caudales de vertido de aguas residuales. Menor impacto y rentabilizar la inversión de plantas depuradoras.
  • Contribuye a la mejora del paisaje.
  • Aumenta la disponibilidad del recurso agua.
  • Recarga de acuíferos y disminución de extracciones de aguas subterráneas, disminuyendo la intrusión marina y mejorando la calidad de los acuíferos.
  • Generación de una actividad alternativa al turismo.
  • Posible disminución de los costes de fertilización.

 

Autor: Javier Borso, docente del Máster en Diseño, Construcción y Explotación de Obras Hidráulicas de EADIC

 

Desafíos en la estabilidad de taludes y estructuras de contención. Parte 1

El estudio de la estabilidad de taludes es un problema de ingeniería común y estrechamente relacionado con la construcción de carreteras y puentes en proyectos de infraestructura. En otros tipos de proyectos, la estabilidad de taludes se convierte en un problema cuando la respuesta del talud puede llegar a impactar negativamente el comportamiento de una estructura.

En todos los casos, hay que establecer un factor de seguridad satisfactorio a fin de evitar eventos lamentables como deslizamientos. Se deben dimensionar los factores que pueden influir en la inestabilidad de un talud tales como:

Cargas

Estas deben ser estimadas ya que son el factor principal en la inestabilidad de un talud, en el caso de las cargas sísmicas, el método más común de evaluación de estabilidad de taludes es el pseudo-estático (Kramer, 1996). De la misma forma como se estiman las acciones sísmicas, se deben evaluar otras cargas y factores preponderantes como los efectos del agua superficial y sub-superficial, así como las sobrecargas gravitacionales.

 

Zonas de riesgo

Se debe tener especial cuidado con taludes ubicados en:
• Cerca de arroyos y barrancos.
• En la parte superior o inferior de acantilados.
• Cerca de cuerpos de agua como lagos, océanos y ríos.
• Cerca de diques o áreas inundables.
• Cerca de explotaciones mineras a cielo abierto o grandes excavaciones.
• Sitios deforestados.

Recomendaciones para evitar movimientos de remoción en masa:

• No talar árboles ni ninguna otra vegetación de la ladera.
• Evite el depósito de materiales externos tales como desechos de construcción e incluso sobrantes de rocería.
• Asegurarse de que el drenaje de escorrentías se dirige fuera del talud.
• Realizar un riguroso control en la instalación de tuberías de drenaje y sus empalmes, así como las entregas de las aguas recogidas.
• Revisar taludes en zonas críticas dos veces al año y durante temporadas de lluvias.
• Si se observa cualquier desprendimiento o anomalía, solicitar la inspección por un ingeniero con experiencia en geotecnia.
• Respetar la normativa local sobre intervenciones en taludes y excavaciones.

 

Autor: Ing. Msc. Luis Alberto Cervera Terán docente del Máster en Geotecnia y Cimentaciones de EADIC.

 

La explotación minera: presente, pasado y futuro en el desarrollo humano

La explotación minera aparece ya señalada en el conocido como sistema de las tres edades, elaborado por Christian Jürgensen Thomsen, donde se da una clara noción sobre la importancia que la minería ha venido teniendo en la historia de la humanidad, siendo el indicador más claro de la evolución que ha experimentado el ser humano desde que se conocen sus primeros pasos.

Este autor habla de tres edades, que por orden de antigüedad son, edad de Piedra, edad del Bronce y edad del Hierro. Curiosamente, ya queda bajo esta nomenclatura perfectamente reflejada la enorme importancia que en nuestra evolución ha tenido la minería, hablando de tres recursos mineros muy utilizados aún en la actualidad. Sin la minería y la evolución que ésta conlleva, el desarrollo humano hacia el conocido “estado de Bienestar”, sería bien distinto del que actualmente conocemos.

la explotacion minera

Ilustración 1.- Explotación minera a cielo abierto. Gran Corta de Fabero. León. España

La minería y en consecuencia las explotaciones mineras han ido evolucionando a lo largo de los siglos, pasando de pequeñas actividades artesanales a las grandes multinacionales mineras que existen en la actualidad, si bien, aún hoy coexisten ambos métodos de explotación minera. Así, podemos encontrarnos con graveras donde pueden llegar a trabajar sólo una o dos personas, a compañías mineras en las que el número de puestos de trabajo puede ser de cientos o miles.

Resulta un sector estratégico a nivel mundial. No hay más que darse cuenta de que absolutamente todo lo que nos rodea en nuestra vida cotidiana procede de la minería, bien directamente o bien después de haber sufrido algún tipo de transformación metalúrgica. Las dos materias primas más consumidas en el mundo son productos mineros, el agua y los áridos para construcción, obra civil y obra pública.

La importancia de la minería se pone de relevancia consultando los datos existentes al respecto de la actividad; así, en España, el Gobierno de la Nación publica anualmente la “Estadística Minera”. De su análisis se obtiene directamente el volumen de negocio y la cantidad de mano de obra directa que representa el sector minero.

interior_de_mina

Ilustración 2.- Mina de interior. Grupo Calderón. Sector Feixolín. España

 

No obstante, a pesar de la relevancia a nivel mundial del sector (http://www.exploradores.org.pe/quienes-somos.html), es una actividad no exenta de polémica y con unos condicionantes que verdaderamente dificultan cualquier tipo de explotación minera.

Los recursos minerales no pueden moverse de sitio, por lo que a veces su localización afecta a determinados espacios protegidos, bien sea medioambientalmente, culturalmente, etc., lo que hace que sea una actividad, en ocasiones, socialmente controvertida; por este motivo, en las últimas décadas las empresas mineras están centrando sus esfuerzos en obtener resultados globalmente sostenibles, aunando las mejoras en la producción, con las mejoras sociales y ambientales, reforzado todo ello por la normativa que regula el sector, encaminada a aunar la actividad con el entorno que la rodea de la forma más apropiada posible para todos los actores relacionados.

Otro condicionante que presenta el sector minero, son precisamente las enormes necesidades de financiación que tienen que afrontar las grandes empresas mineras; este se debe a los altos costes de investigación de recursos que tienen que afrontar, los elevados costes de diseño y producción, los costes del proceso metalúrgico, etc.

Todo ello redunda en una certeza, se trata de un sector imprescindible para el ser humano, pero no por ello exento de dificultades cada vez mayores para su desarrollo, por lo que puede aseverarse que nuestra forma de vida, hoy por hoy, depende íntegramente del sector minero.

Autor: David Fernández López, docente del Máster en Minería, Planificación y Gestión de Minas y Operaciones Mineras

 

La cultura como pieza angular de un sistema de gestión de calidad.

La mejora continua es un aspecto clave de las organizaciones. No dormirse, no relajarse, tener el foco en los procesos internos y en cómo hacerlos más eficientes, trabajando la anticipación y resolviendo problemas antes de que ocurran. Todo esto comienza con la definición de una cultura y mentalidad de trabajo adecuada.

Es habitual tema de debate discutir por qué unas compañías no paran de crecer y obtener beneficios y otras recorren el sentido contrario.

Todo comienza en la cultura de dichas compañías. Huir del inconformismo, más si cabe cuando se obtienen beneficios, es absolutamente clave en el crecimiento de las mismas.

Obviamente, esta ambición sin una estrategia adecuada y su correcto despliegue no suele tener un final feliz. Ocurre igual con las personas, su cultura de trabajo, dedicación, y ganas de mejorar es lo que diferencia a los top del resto.

Una compañía debe planificar su estrategia, sus actividades, sus recursos, analizar los riesgos a los que se enfrenta, ejecutar dichos procesos según lo planificado, chequear que no se desvía del camino establecido, y debe medir y mejorar de forma continua. Todo esto, se resume de manera general en el ciclo PDCA: PLAN, DO CHECK, ACT.

Figura del Ciclo PDCA

 

Un sistema de gestión de calidad debe estar edificado sobre la filosofía del ciclo PDCA, pero muchas veces, las compañías se centran principalmente en el “Do” y en el “Check”. Por supuesto hacer y chequear lo que se hace es muy importante, está fuera de discusión. Pero corremos el riesgo de olvidarnos de dedicar los recursos necesarios en el “Plan” y en el “Act”.

Antes de “hacer” debemos conocer nuestro entorno, nuestros clientes, nuestros procesos, recursos, riesgos y oportunidades de nuestro negocio, y definir objetivos así como los procedimientos de trabajo para cada proceso. Estos aspectos forman parte del “Plan”.

Es de vital importancia en esta primera fase el liderazgo de la alta dirección. La alta dirección es responsable de definir y desplegar esta cultura, esta mentalidad de planificación, excelencia en la ejecución y mejora continua. Realmente, la cultura de trabajo de una compañía es su ADN y lo que le va a hacer duradera, existosa, sostenible, …, o todo lo contrario.

Hemos de mantener la reactividad ante los problemas, por supuesto, pero sobre todo invertir en la cultura adecuada, en desplegar la mentalidad absoluta de la mejora continua, y ser proactivos de cara a los problemas, es decir, resolverlos antes de que ocurran.

Dentro de los diferentes niveles de detección en un ámbito industrial por ejemplo, según la figura adjunta, se debería trabajar y dedicar recursos a llegar al nivel 5 en este caso. No olvidemos que un problema, cuanto más tarde se detecte, mayor es su impacto negativo en la compañía.

 

Insistir en el hecho que la alta dirección es la máxima responsable de definir y desplegar este ADN en su organización, y que la cultura de mejora continua sea el día a día de todos los integrantes de la misma.

Por otra parte PDCA ayudará a estructurar esta definición, despliegue y mejora continua en el sistema de gestión de la compañía.

Autor: Borja Muga, docente del Máster en Gestión Integrada de la Calidad, la Seguridad y el Medio Ambiente de EADIC

 

¿Transformarán las grandes tecnológicas a nuestras ciudades?

El vehículo personal y el transporte urbano son el núcleo de la configuración de las ciudades. Las principales ciudades del mundo se han desarrollado alrededor del automóvil y esto ha provocado un aumento de la congestión y la contaminación, la expansión urbana y un alejamiento del uso del transporte público.

En estos días, la industria de la movilidad mundial está inmersa en un período de cambio no visto desde la invención del automóvil. El desarrollo exponencial de nuevas tecnologías ha permitido la aparición de cuatro tendencias en el diseño de los nuevos vehículos. Se prevé que en el futuro los coches sean conectados, autónomos, compartidos y eléctricos (tendencia denominada CASE por sus siglas en inglés).

Tal y como reflexiona el Dr. Peter Diamandis, a día de hoy, el automóvil es un activo no utilizado aproximadamente el 95 por ciento del tiempo y esto provoca que, en ciudades muy densas como Los Ángeles, el estacionamiento suponga casi el 15 por ciento de toda el área urbana. Estas tendencias en movilidad nos indican que el modelo de vehículo personal se va a cambiar en los próximos años y las ciudades de mañana se transformarán junto con él.

Si dejamos de adquirir vehículos en propiedad y pasamos a contratar servicios de compartición de vehículos, sólo la reducción de los espacios de aparcamiento va a suponer una oportunidad para las ciudades densamente pobladas donde se podrán destinar estos espacios para otros usos. Además, la reducción del número de vehículos reducirá las congestiones y la duración de los desplazamientos.

Se considera que cuando se implante la tecnología de conducción autónoma, los vehículos se podrán rediseñar completamente, pudiendo incluir camas para aprovechar el tiempo del desplazamiento para dormir, incluir una oficina para trabajar o hacer llamadas, incluir espacio de juego para realizar actividades de ocio en familia, o lo que nos podamos imaginar.

La reducción de los tiempos de viaje y la posibilidad de utilizar el desplazamiento para otras funciones permite que las ciudades no necesiten estar concentradas geográficamente y se prevé un cambio de la planificación urbana hacia una mayor expansión de las ciudades. Los futuros servicios de compartición de vehículos o, en inglés, Mobility-as-a-Service (MaaS), podrán ofrecerse en la medida en que se implanten los coches autónomos sin conductor.

 

¿Pero cuál ha sido la historia del vehículo autónomo y por qué consideramos que ahora es posible?

La historia del coche autónomo comienza en 1939 cuando en la Exposición Universal se presentó la idea de coches eléctricos conducidos de forma autónoma a través de carreteras automáticas. Durante años fue sólo una idea y a finales del siglo XX aparecen algunos proyectos piloto como los realizados por Mercedes-Benz o Audi.

Sin embargo, hasta hace tan sólo 10 años no se da la verdadera revolución en el coche autónomo con la aparición de un agente que no es del sector de automoción: el Google Car (ahora Waymo). Una de las grandes empresas tecnológicas como es Google, un “outsider” del mercado de automoción, ha sido el que ha cambiado el paradigma de la movilidad porque se puso el objetivo de desarrollar la tecnología y tener en el mercado un coche totalmente autónomo en un plazo realmente corto. Hasta que Google no comenzó a presentar los resultados de sus desarrollos y a poner en circulación sus vehículos autónomos, el resto de los fabricantes de vehículos no se tomó en serio esta nueva realidad. Por ejemplo, el CEO de Volkswagen, Herbert Diess, declaró a finales de 2.018 que su empresa estaba uno o dos años por detrás de Waymo.

A lo largo de estos 10 años Waymo ha ido implementando su tecnología en una flota de vehículos automáticos que ha incluido el modelo Toyota Prius modificado, el Lexus SUV, un prototipo de vehículo personalizado llamado “Firefly”, y actualmente los Chrysler Pacifica Hybrid totalmente automáticos. Estas últimas minivans híbridas Chrysler Pacifica son los primeros vehículos del mundo fabricados en serie con un hardware totalmente integrado con el propósito de una autonomía total.

Desde diciembre de 2.018 Waymo ofrece el servicio de taxis sin conductor Waymo One en la ciudad de Phoenix, en el estado de Arizona de EEUU. La flota actual es de más de 600 vehículos y prevén aumentarla hasta los 80.000 (suficientes vehículos como para conducir alrededor de 4 millones de viajes en un día típico). En total han acumulado más de 16 millones de kilómetros en modo autónomo y añade 40.000 kilómetros más recorridos cada día (la siguiente empresa que más se acerca es Uber con sólo dos millones de millas). Para los algoritmos de inteligencia artificial, más kilómetros significa más aprendizaje, y el aprendizaje es la única forma de eliminar la probabilidad de accidentes.

Sidewalk Labs

Al igual que en 2.009 Google Car buscaba revolucionar la movilidad, actualmente existe otro proyecto Google que busca revolucionar el urbanismo y las infraestructuras: Sidewalk Labs. Esta empresa tiene la misión de “imaginar, diseñar, probar y crear innovaciones urbanas para ayudar a las ciudades a enfrentar sus mayores desafíos”.

En 2.017, Sidewalk Labs fue la adjudicataria del proyecto de regeneración de una zona degradada de la línea de costa de Toronto, en Canadá. El proyecto denominado Quayside, busca convertirse en la ciudad inteligente más avanzada del mundo.

Quayside será “el primer vecindario del mundo construido a partir de Internet” mediante la implementación de la tecnología del Internet of Things en toda la ciudad. Desde el punto de vista del impacto ambiental de la ciudad, Sidewalk Labs se ha fijado la meta, casi utópica, de planificar, construir y operar la primera comunidad climáticamente positiva. Es decir, una ciudad que evite el calentamiento global absorbiendo más gases de efecto invernadero que los que genera. La estrategia definida es la utilización de la madera de forma masiva como material de construcción y aplicar el estándar “Passive House”.

Side labs

Los primeros vecinos, si los plazos se cumplen podrían mudarse en 2022. Foto: Side Labs

 

Además, dispondrá de redes eléctricas inteligentes, redes térmicas para la reutilización del calor residual, sistemas de gestión de la energía, sistemas de gestión activa de las aguas pluviales para su aprovechamiento y sistemas de eliminación de los residuos de la ciudad. Debajo de la ciudad, una serie de túneles acomodarán a conductores de reparto y camiones de basura, todos operados por robots en lugar de humanos.

Dentro de las múltiples innovaciones, esta ciudad dentro de la ciudad tendrá características tales como carriles exclusivos para coches autónomos, farolas inteligentes, centros públicos de Wi-Fi, información de transporte público y estacionamiento en tiempo real, edificios adaptables, etc.

El proyecto Quayside es el primer proyecto a nivel mundial que tiene un enfoque innovador en el desarrollo de ciudades mediante la combinación de un diseño urbano rompedor y tecnología de vanguardia para brindar beneficios transformadores en la calidad de vida a residentes, trabajadores y visitantes de la ciudad.

La situación actual del proyecto está en fase de diseño y el planeamiento se está realizando de forma iterativa y colaborativa con las administraciones públicas y los vecinos. No se prevé que entren los primeros inquilinos hasta dentro de cuatro o cinco años. Este proyecto está atrayendo mucha atención porque es el primer ejemplo en el que el diseño de una ciudad inteligente lo realiza una de las grandes compañías tecnológicas mundiales.

Las grandes empresas tecnológicas están desarrollando tecnologías que plantean implicaciones enormes que cambiarán nuestra forma de vivir en las ciudades. Si se cumplen las expectativas, las ciudades de finales del siglo XXI no se parecerán a las ciudades de principios del siglo.

 

Autor: Mikel Barrado, docente del Máster en Infraestructuras urbanas inteligentes y urbanismo sostenible: Smart Cities.

Master Smart Cities

 

 

Conoce el Data Governance

La generación de valor de las empresas depende, en gran medida, de los datos de los que dispone. Sin embargo, existen aún grandes problemas en lo que al manejo de la información se refiere, ralentizando así la toma de decisiones.

Por ello, es necesaria la definición e implantación de protocolos que garanticen la seguridad y el tratamiento de los datos: conoce el Data Governance o gobierno de datos.

El gobierno de datos implica un cambio de mentalidad en las empresas, donde el volumen de información que se maneja es cada vez mayor y, por tanto, es mucho más complicado trabajarla y estructurarla de manera idónea. El Data Governance permite empoderar a los datos y, sobretodo, a los equipos de trabajo.

El Gobierno de Datos o Data Governance es, en definitiva, el ejercicio de planificar, monitorizar y controlar todo lo relativo a los datos dentro de una empresa. La función del gobierno de datos pasa por:

• Asegurar que los datos ayuden a la cumplimentación de los objetivos de la compañía.
• Reducir costes en lo que a gestión, almacenamiento, tratamiento y protección de datos se  refiere, empleando repositorios tales como el Data Warehouse.

Autor: Roberto Sancho, docente del Máster en Big Data y Business Intelligence

 

Estudia con EADIC una maestría becada hasta del 60%

La Escuela Abierta de Desarrollo de Ingeniería y Construcción (EADIC) y la Organización de los Estados Americanos (OEA), abren la Convocatoria Julio 2019 para profesionales interesados en estudiar con EADIC una maestría becada hasta del 60%.

Para dar inicio al proceso de postulación y admisión a las becas OEA los interesados, pueden visitar http://bit.ly/conv_julio2019, y rellenar el formulario sin costo alguno.

Este programa de becas EADIC – OEA, cubre hasta el 60% del costo total de la Maestría, y brinda la oportunidad de especializarse en áreas asociadas a ingeniería civil e infraestructuras, metodología BIM, arquitectura, energía y medio ambiente, informática y telecomunicaciones, entre otras áreas.

Asimismo, las Maestrías tienen una duración de 12 meses bajo la modalidad on-line, y están dirigidos a profesionales y técnicos titulados, que quieran actualizar o incorporar conocimientos de primer nivel en las áreas de los sectores de la ingeniería, arquitectura, construcción, entre otros.

Finalmente EADIC, realiza esta iniciativa para promover una formación de calidad a profesionales latinoamericanos, con contenidos adaptados a las necesidades del mercado laboral.

 

EADIC Blog