Comunidad

25 de noviembre de 2015 | por: Equipo Comunicación | 0 comentarios

Caliéntate sin calefacción

Parece mentira pero hemos pasado del verano al invierno en cuestión de días. Hace unas semanas, ya metidos en pleno mes de noviembre veíamos por las calles a gente en manga corta y apenas unos días después la bufanda, el abrigo y los guantes son de nuevo los complementos más utilizados por las calles.

El descenso de las temperaturas ha sido notable y también lo hemos notado en el bolsillo, puesto que todas las calefacciones se han encendido al mismo tiempo. Según el Instituto de Diversificación y Ahorro Energético (IDAE), la mitad del gasto energético de los hogares lo representa la calefacción.

No es una cuestión baladí, por este motivo hoy os vamos a aportar algunos consejos para que reduzcan el uso de la calefacción y sus hogares sean más eficientes energéticamente.

Guardar el calor del sol

Llega el invierno y tendemos a pensar en encender la calefacción rápidamente.  Cierto es que en esta época del año las horas de luz son más escasas, por este motivo tenemos que aprovecharlas mejor. Durante los momentos que la luz del sol incida sobre su vivienda abra cortinas y persianas para que su calor se almacene en la vivienda, haga el proceso inverso en cuanto el sol se ponga para salvaguardar el calor acumulado.

Ventilación justa y necesaria

Incluso en invierno es necesario ventilar las casas, necesitamos aire fresco y renovado que respirar, pero con cinco minutos de ventilación diaria es suficiente. Además si se puede aprovechar y no hacerlo en momentos muy fríos del día mucho mejor para ahorrar calor.

Aislamiento de sus habitaciones

Es indudable que para resguardarse del frío del exterior las ventanas de la vivienda deben estar bien aisladas, en caso contrario sería un auténtico desperdicio energético. Contando con esto dentro de su vivienda puede compartimentar el calor, cerrando las puertas de las estancias en las que está desarrollando alguna actividad, para evitar que el frío se disperse por la vivienda.

Alfombras sí

El suelo es una de las zonas de la vivienda por las que mayor calor se pierde. Para combatir el calor son mejores los suelos de parqué y moqueta frente a los pavimentos de mármol. Si a esto le añades una buena alfombra conservarás de forma notable el calor en esa zona de tu vivienda.

El color influye

Todos hemos escuchado que en verano hay que vestir con tonos claros, dado que cuanto más claro es el color más luz del sol absorbe, pero después la proyecta de nuevo, filtrando de este modo poca energía. En definitiva los colores oscuros captan más el calor.

Peli y manta

Se trata de uno de los placeres de esta época del año. En este sentido hemos de decir que no puede ir con el abrigo por casa, pero tampoco desnudo. Vista de forma cómoda pero pensando siempre en que para su bienestar térmico no es necesario tener la calefacción a “toda pastilla”.

El deporte siempre es la clave

El frío se hace más notable para las personas con problemas circulatorios, una forma de mejorar este problema es la actividad física. Es muy buena idea tonificar tu cuerpo. Doble beneficio, ganarás en salud y serás menos dependiente de la calefacción.

Comentarios

EADIC Blog