El proceso de internacionalización

El proceso de internacionalización también puede entenderse como un proceso innovador por cuanto reporta para la empresa un cambio en la estructura organizativa, en  los objetivos estratégicos, en el programa de marketing y, eventualmente, en sus condiciones previas de producción. En muchos aspectos, incrementar el compromiso internacional implica para la empresa asumir una decisión innovadora, de modo que no es extraño que ambos procesos presenten notables similitudes. Tres son de especial relevancia:

  •   En primer lugar, en ambos casos se trata de decisiones creativas que se adoptan de  acuerdo con las condiciones que impone el mercado y con las posibilidades, siempre limitadas, de una organización que actúa en condiciones inciertas.
  •  En segundo lugar, es preciso reconocer que en ambos procesos intervienen factores que están gobernados por una secuencia manifiestamente acumulativa.
  •  Y, en tercer lugar, ambos procesos distan, tanto de seguir una ruta determinista, como de una plenamente aleatoria, a la que podría conducir el carácter incierto de las decisiones que la respaldan.

Únicamente cuando la empresa tiene claridad acerca de las ventajas a alcanzar a través de la internacionalización, puede comenzar a responder los dilemas estratégicos como son los siguientes:

  •   ¿En qué mercados entrar?
  •   ¿Con qué estrategia de mercado?
  •   ¿Con qué tipo de organización?

A qué mercado dirigirse primero, es una decisión en la que la empresa no puede dejarse llevar por la moda o por la decisión de los competidores. Tampoco basarse únicamente en el resultado del análisis de variables como tamaño del mercado, aranceles y barreras arancelarias, costos de fletes, nivel de competencia, impuestos, etc.

Las variables relevantes para la selección de países son aquellas que respondan a las ventajas competitivas que la empresa busca enfatizar u obtener.

Frente a la decisión de cómo es mejor hacerlo, si avanzando gradualmente en el proceso entrando primero en un país y posteriormente en otros, de nuevo es crucial saber qué ventaja competitiva se busca y con qué recursos cuenta la organización para tomar dicha decisión.

Si la empresa busca aprendizaje, la gradualidad es aconsejable, pero si lo que realmente busca es exportar volumen y lograr economías de escala, puede ser aconsejable la entrada simultánea en varios países para llegar rápidamente al tamaño eficiente.

 

Autora: Liliana Grande, profesora del Máster MBA en Dirección de Empresas y Gerencia de Proyectos de Ingeniería y Construcción

Financiación privada ¿La mejor opción para financiar infraestructuras?

La discusión sobre el modo de financiar las infraestructuras es bastante antigua, pero cada circunstancia política y económica presenta perfiles diferentes que le otorgan renovado sentido.

En los últimos años se han producido numerosas iniciativas que permiten poner de nuevo sobre la mesa la oportunidad de una mayor presencia privada en financiación y gestión de las infraestructuras de interés público: desde experiencias internacionales, a propuestas en los programas políticos y modificaciones en el marco normativo.

La discusión actual sobre la financiación privada de las infraestructuras públicas está estrechamente relacionada con el endurecimiento de la restricción financiera del sector público que se deriva de dos circunstancias:

• La acumulación de endeudamiento.

• Crecimiento consiguiente de las cargas financieras.

• Calendario de reducción del déficit del endeudamiento que acompaña al proceso de realización de la Unión Económica y Monetaria en Europa.

Situados ante estas dos coordenadas, muchos gobiernos europeos se han enfrentado al dilema de aceptar como inevitable una reducción de la inversión pública o buscar formas alternativas de financiación de la misma. Las distintas alternativas de financiación han de ser valoradas como instrumentos que son, analizando los efectos que se esperan de un mayor o menor ritmo de las mismas y de una u otra selección de proyectos concretos.

A su vez, dentro de la financiación privada se pueden encontrar distintas tipologías cargando o no al presupuesto público. En definitiva, la financiación privada tiene una gran relevancia a la hora de financiar proyectos de gran envergadura como es el caso de los proyectos de infraestructuras.

La financiación privada puede producirse al 100% o normalmente, cuando interviene un organismo público, se forman alianzas público-privadas para la financiación. En este caso el campo se abre muchísimo puesto que entran a colación todas las posibilidades dando lugar a concesiones, PPP, Project Finance, etc. Se trata de un campo apasionante, que al contrario de lo que pueda parecer, está vivo y en gran medida es lo que permite a las sociedades avanzar.

Autora: Tania Pamies, profesora del Máster en Financiación y Gestión de Infraestructuras

Costes variables ¿Cómo reconocerlos?

Se definen como costes variables los gastos que cambian en proporción a la actividad de una empresa. El coste variable es la suma de los costes marginales en todas las unidades producidas.  Son los que se cancelan de acuerdo al volumen de producción, como por ejemplo la mano de obra, si la producción es baja, se contratan pocos empleados, si aumentan se contrataran más y si disminuye, se despedirán, también o la materia prima, que se comprará de acuerdo a la cantidad que se esté produciendo. Los costes variables se denominan a veces a nivel de unidad producida, ya que los costos varían según el número de unidades producidas.

Por otro lado, los costes fijos son los que se tienen que pagar sin importar si la empresa produce mayor o menor cantidad de productos, como ejemplo están los arrendamientos

Así, los costes fijos y los costes variables constituyen los dos componentes del costo total.

Costes variables

En una empresa es recomendable controlar y disminuir los costos fijos, ya que estos afectan económicamente a la empresa.  Si esta está en una etapa de recesión, tales costos fijos causaran perdida, de tal forma que cuanto menos costos fijos tenga una empresa, mejor será la relación gastos-ingresos que se tenga. El manejo de costes variables hace que la empresa sea mucho más adaptable a las circunstancias cambiantes del mercado, de la oferta.

Las características más significativas de los costes variables son las siguientes:

Grado de control (controlabilidad): son controlados a corto plazo.

Son proporcionales a una actividad: los costes variables fluctúan en proporción a una actividad, más que a un periodo específico. Tienen un comportamiento lineal relacionado con alguna medida de actividad.

Están relacionados con una actividad relevante: los costes variables deben estar relacionados con una actividad dentro de un tramo normal o categoría relevante de actividad; fuera de él puede cambiar el costo variable unitario.

Son regulados por la administración: muchos de los costes variables pueden ser modificados por las decisiones de la gerencia.

Los costos en total son variables y unitarios, son constantes. Esto es reconocer el efecto que sobre el total de los costos tiene la actividad.

Autora: María López de Andrés, profesora del Máster en Dirección de Proyectos Internacionales – PMI®

 

Nuestro amigo R: Sofisticando la reducción de variables.

Hay problemas que no pueden ser atajados directamente con las técnicas de reducción de variables clásicas como son los componentes principales y el análisis factorial. Precisan un determinado tipo de transformaciones para poder hacerlo.

La idea es simple, pero puede confundir en algunos casos: Se trata de transformar los datos que tenemos a un espacio de mayores dimensiones pero en donde las técnicas de reducción de variables puedan atajar mejor el problema, es decir, realizar una “conversión” que permita entender mejor los datos para poder trabajar mejor con ellos.

Variables

Figura 1: Ejemplo de cómo se pueden transformar los datos para poder mejorar las técnicas de reducción de variables.

En la figura 1 puede entenderse mejor la idea que perseguimos y que es ver los datos desde otra manera distinta, más lineal si puede ser, para poder aplicar ahí las técnicas normales de componentes principales.

En nuestro caso, esa función de transformación se llama kernel y como viene siendo habitual nuestro amigo R, está aquí para echarnos una mano con ayuda de la librería kpca, en donde se mezclan estas funciones kernel con la técnica de los componentes principales que todos conocemos. Eso sí, trabajando exclusivamente con variables numéricas.

Veamos un ejemplo con la famosa base de datos “mtcars” que tiene R.

data(mtcars) # traemos el fichero a la memoria

aux <- mtcars[,c(3:8)]  # seleccionamos una serie de variables numéricas

test <- sample(1:32,10) # vamos a trabajar con 10 registros elegidos al azar

 

 library(kernlab)  # cargamos la librería que vamos a usar

 

# ejecutamos el algoritmo y lo guardamos en un objeto que se llama kpc

# en este caso usamos como kernel una función laplaciana con un parámetro sigma = 0.2

# y extraemos sólo 2 componente principales

 

 kpc <- kpca(~.,data=aux[test,],kernel=”laplacedot”,

+             kpar=list(sigma=0.2),features=2)

 

#escribimos las coordenadas de los 10 registros los dos componentes principales

 > round(pcv(kpc),2)

       [,1]  [,2]

 [1,]  0.47 -0.18

 [2,]  0.47 -0.27

 [3,] -1.90  0.00

 [4,]  0.48 -1.28

 [5,] -1.90  0.00

 [6,]  0.47 -0.27

 [7,]  0.47 -0.31

 [8,]  0.48  1.79

 [9,]  0.48 -1.28

[10,]  0.48  1.80

 

# vemos los datos originales

> aux[test,]

                    disp  hp drat    wt  qsec vs

Mazda RX4          160.0 110 3.90 2.620 16.46  0

Cadillac Fleetwood 472.0 205 2.93 5.250 17.98  0

Camaro Z28         350.0 245 3.73 3.840 15.41  0

Merc 450SLC        275.8 180 3.07 3.780 18.00  0

Duster 360         360.0 245 3.21 3.570 15.84  0

Ferrari Dino       145.0 175 3.62 2.770 15.50  0

Hornet 4 Drive     258.0 110 3.08 3.215 19.44  1

Lotus Europa        95.1 113 3.77 1.513 16.90  1

Dodge Challenger   318.0 150 2.76 3.520 16.87  0

Fiat 128            78.7  66 4.08 2.200 19.47  1

 

# realizamos un dibujo para entender cómo se representan estos datos

# obteniendo una simlitud de los modelos como puede verse al superponerse los nombres

plot(rotated(kpc),col=as.factor(substr(rownames(aux[test,]),1,5)),

     fg=1,

     xlab=”1st Principal Component”,ylab=”2nd Principal Component”)

text(rotated(kpc),substr(rownames(aux[test,]),1,4))

variables 2

 Figura 2: resultado del algoritmo de kpca sobre los 10 registros seleccionados.

 

Esto mismo lo podemos realizar con la librería de gráficos ggplot2 y ver cómo se pueden interpretar el resultado de todo el trabajo.

# extraemos la marca de los coches para entender major los gráficos

library(stringi)

pos <- stri_locate_all(pattern = ‘ ‘, rownames(rot), fixed = TRUE)

elem<-(pos)

lp<-length(pos)

for (i in 1:lp)

{

  newlist[i]<-c(pos[[i]][1])

  if (is.na(newlist[i]))

     {newlist[i]=nchar(rownames(rot)[i])}

  else

    {newlist[i]=newlist[i]-1}

}

#guardamos la marca en un objeto que se llama “names_car”

names_car <- substr(rownames(rot),1, newlist)

 

# cargamos la librería

library(ggplot2)

 

#ejecutamos el algortimos en las mismas condiciones que antes

kpc <- kpca(~.,data=aux[test,],kernel=”laplacedot”,

            kpar=list(sigma=0.2),features=2)

#guardamos el resultado en un data frame

rot <- as.data.frame(rotated(kpc))

 

#dibujamos el gráfico con las marcas

ggplot(rot,aes(rot[,1],rot[,2])) +

  geom_point(aes(colour = factor(names_car)),size=6) +

  ggtitle(“Laplacian con sigma = 0.2″)

variables 3 

Figura 3: Mismo resultado que la figura 2 pero con la librería ggplo2 y el sigma = 0.2

 

Ejecutando el mismo proceso pero con distintos parámetros sigma obtenemos lo siguiente.

variables 4variables 5 

Figura 4: Distintas ejecuciones del algoritmo kpca

Lo que nos sirve para interpretar que el primer componente principal se puede corresponder con la variable “hp”, mientras que el segundo componente principal sería con la variable “qsec”.

Información que nos resume mucho mejor tanto los datos originales como si aplicáramos una técnica clásica de componentes principales sin kernel.

ggplot(aux[test,],aes(hp,qsec)) +

  geom_point(aes(colour = factor(names_car)),size=6) +

  ggtitle(“Datos originales”)

variables 6 

Figura 5: Datos originales de las variables interpretadas

pr <- prcomp(aux[test,], scale = TRUE)

pr1 <- pr$x[,1]

pr2 <- pr$x[,2]

pr0 <- as.data.frame(cbind(pr1,pr2)) 

ggplot(pr0,aes(pr1,pr2)) +

  geom_point(aes(colour = factor(rownames(pr0))),size=6) +

  ggtitle(“Algoritmo prcomp”)

variables 7 

Figura 6: Resultados de un análisis de componentes principales sin kernel

Por lo que, como podemos ver en el gráfico 4, la lucha competitiva se establece en los modelos de los coches basándose en potencia (variable”hp”) y velocidad (variable “qsec”), mostrando esos dos gráficos ese hecho más claramente que los demás, aunque dichas componentes principales no son de todo puros, como lo demuestra la matriz de correlaciones.

round(cor(aux[test,]),2)

      disp    hp  drat    wt  qsec    vs

disp  1.00  0.76 -0.73  0.94 -0.14 -0.58

hp    0.76  1.00 -0.39  0.68 -0.63 -0.72

drat -0.73 -0.39  1.00 -0.69 -0.13  0.34

wt    0.94  0.68 -0.69  1.00 -0.02 -0.62

qsec -0.14 -0.63 -0.13 -0.02  1.00  0.65

vs   -0.58 -0.72  0.34 -0.62  0.65  1.00

 

De ese modo podríamos agrupar el primer componte principal con todas las variables correladas positivamente con “hp”, y la segunda con todas las variables correladas positivamente con “qsec”.

Autor: Pedro José Jiménez López, profesor del Máster en Big Data y Business Intelligence

BIM: las estrategias de modelado en fase de licitación

Las aplicaciones BIM para modelado se utilizan en la fase de proyecto bajo el enfoque del diseñador y con el objetivo principal de la generación de planos y coordinación del proyecto. Pero, ¿sirve este modelo en la fase de licitación?

Una consulta cada vez más común de los profesionales que ya han incursionado en BIM, una vez superadas las barreras del aprendizaje de las herramientas de modelado y coordinación, es cómo usar un modelo en la fase de construcción. La respuesta está en las denominadas estrategias de modelado.

Para una empresa constructora, la fase de construcción comienza siempre con la licitación de la obra: es un momento delicado, ya que puede suponer una inversión de tiempo y recursos importante, que no siempre culmina con éxito. Porque ¿cuál es el propósito de participar en una licitación? Evidentemente ganarla, y para ello se debe ofertar, casi siempre en primer lugar de valoración, el precio más ajustado posible al requerido, pues tanto el alcance como el plazo suelen estar fijados en la licitación.

Si ganar la licitación requiere el mejor precio, conseguirlo implicará estudiar con la mayor profundidad y detalle posible los alcances del proyecto, para planificar y valorar su proceso de construcción: alcance, tiempo y costo conforman la triple restricción de todo proyecto.

La documentación que se recibe y compone el alcance del proyecto, suele consistir en planos impresos y a veces textos como memorias descriptivas o pliegos de especificaciones; para el estudio de costos, se suelen recibir mediciones de cantidades en forma de tablas, en ocasiones algunos precios de referencia…

Actualmente, con el auge de la metodología BIM, cada vez es más habitual la exigencia de BIM en fase de licitación, en especial a partir de cuantías importantes, tanto de carácter público como privado: Las licitaciones que contemplan requisitos de este tipo contienen, además, un modelo del edificio o infraestructura a construir.

Para más información de la situación de BIM en fase de licitación en España, se aconseja estudiar el último informe del grupo es.BIM para el estudio de implantación del BIM en España, en http://www.esbim.es/wp-content/uploads/2017/10/Informe_Observatorio_Septiembre17.pdf

Pero si este modelo que se recibe no ha sido pensado para construirlo –porque no ha sido este un requisito para el diseñador- sino para elaborar los planos de proyecto, una vez coordinados con las diferentes especialidades y en ocasiones obtener cantidades de material, ¿sirve el modelo para la fase de licitación?. Es en este momento cuando cobran valor aspectos que habitualmente no se tienen en cuenta en el modelado y surgen las preguntas: ¿qué estrategia debemos seguir? ¿cómo «armar» un modelo para su uso constructivo?

En cierto modo, la respuesta es obvia: se debe realizar con una «estructura constructiva».. Por ello, en el primer tema del módulo «BIM aplicado a la fase de construcción» del Master en BIM Management de EADIC destacamos los siguientes pasos a seguir:

  1. Crear una Estructura Desagregada de Tareas (EDT) básica, que permita identificar los trabajos y sistemas constructivos implicados, así como su proceso constructivo, inicialmente de forma intuitiva
  2. Modelar la EDT en el mismo orden, tal como se piense que se vaya a construir
  3. Organizar el proyecto mediante pequeños «paquetes de información» que contemplen las fases, empresas contratistas, oficios y actividades a realizar
  4. Adjudicar a cada objeto y elemento constructivo un campo de código único, que permita relacionarlo posteriormente con su(s) actividad(es)
  5. Interoperar el modelo con una Base de Precios de Construcción actualizada y personalizada, acorde con el entorno y caracaterísticas de la obra a realizar, paa obtener automáticamente el presupuesto de obra, incluyendo el análisis de precios unitarios (APU)
  6. Realizar el cronograma de obra, basado en las actividades derivadas del modelo y de otras externas a él
  7. Interoperar el cronograma con el modelo

Para ofrecer el precio que permita ganar la licitación, debemos llegar a la máxima comprensión posible de los verdaderos alcances y recursos necesarios. Ello implica no solo los materiales y sus cantidades, sino también los medios auxiliares, maquinaria y personal necesarios para la ejecución de la obra, que son los que posibilitan valorar la adecuada organización de las actividades y plasmarla en un cronograma.

En nuestras experiencias más recientes, encontramos modelos que simulan únicamente el proyecto, por lo que adolecen de una escasa o nula identificación de los elementos constructivos con las actividades. Esto no sería tan importante si no fuera porque además, la organización del modelo carece de ese «orden constructivo» tan necesario para poder comprender, planificar y valorar correctamente la obra.

Por ello, para aplicar con éxito BIM en fase de licitación, necesitaremos reordenar el modelo, «rearmarle» con una estructura constructiva que permita a los expertos de la empresa constructora analizar la secuencia de actividades necesarias y generar su cronograma. Solo al agrupar de nuevo los paquetes de información con ese sentido constructivo, tras la conexión de los objetos y elementos constructivos con los recursos, podremos conseguir la simulación de la construcción, que nos permitirá valorar diferentes «escenarios» posibles y su influencia en los costos.

 

Autor: José Luis Rodríguez, profesor del Máster en BIM Management (Sistemas Revit, Allplan , AECOsim y Archicad).

El terreno en trabajos de excavación y obras subterráneas

Actualmente, dentro del contexto de las obras subterráneas, podemos diferenciar de modo general dos grupos de trabajos de excavación: los referentes a terrenos blandos y aquellos concernientes a rocas. Y, como es obvio, dentro de ellos podemos encontrar numerosos y distintos sistemas de excavación; cabe destacar los siguientes:

- Terrenos blandos: excavaciones en mina.

- Rocas: minadores, máquinas integrales y explosivos.

Sin embargo, más allá de los distintos sistemas de excavación que podemos encontrar dentro de los dos grupos de trabajos de excavación, lo que se ha de tener en cuenta siempre en referencia a los mismos es que los túneles excavados en terrenos blandos no tienen nada que ver con aquellos túneles ejecutados en rocas, ya que los problemas y la tecnología a utilizar son totalmente distintos.

Así, por ejemplo, los trabajos de excavación en túneles de terrenos blandos o suelos tienen un importante problema que es el de la subsidencia, es decir, asentamientos superficiales, y debido a que la mayoría de los túneles en suelos son realizados en núcleos urbanos, pues las ciudades se asientan en zonas de valles y próximas a cursos de agua, a este problema se añade otro, y es el de una rigidez importante en su trazado, debido a la presencia de edificaciones e instalaciones subterráneas. 

Autor: Manuel Gómez, profesor del Máster en Diseño, Construcción y Mantenimiento de Carreteras, del Máster en Cálculo de Estructuras de Obra Civil y del Curso de Diseño y Ejecución de Túneles: Aspectos Prácticos Fundamentales

Lo que necesitas saber de Seguridad en el Trabajo: la prevención y el riesgo laboral

Si se acepta la definición de prevención como la del conjunto de actividades o medidas adoptadas o previstas en todas las fases de actividad de una empresa con el fin de evitar o disminuir los riesgos derivados del trabajo, y el riesgo laboral como la posibilidad de que un trabajador sufra un determinado daño a consecuencia del trabajo que realiza, la Seguridad en el Trabajo será el conjunto de técnicas y procedimientos que tienen como objetivo la supresión o disminución del riesgo de que se produzcan accidentes de trabajo.

En este sentido, se entiende por accidente de trabajo toda lesión corporal que el trabajador sufra ocasionada o a consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena, al igual que, de acuerdo con la normativa española, también tendrán tal consideración:

 Seguridad en el Trabajo 

  • Los que sufra el trabajador con ocasión o como consecuencia del desempeño de cargos electivos de carácter sindical, así como los ocurridos al ir o al volver del lugar en que se ejerciten las funciones propias de dichos cargos.
  • Los ocurridos con ocasión o a consecuencia de las tareas que, aun siendo distintas a las de su grupo profesional, el trabajador ejecute en cumplimiento de las órdenes del empresario o espontáneamente en interés del buen funcionamiento de la empresa. Éste es el caso donde se dan las situaciones más particulares dentro de la Seguridad en el Trabajo.
  • Los acaecidos en actos de salvamento y en otros de naturaleza análoga, cuando unos y otros tengan conexión con el trabajo.
  • Las enfermedades que, sin tener la consideración de enfermedad profesional, contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo por causa exclusiva la ejecución del mismo.
  • Las enfermedades o defectos, padecidos con anterioridad por el trabajador, que se agraven como consecuencia de la lesión constitutiva del accidente.
  • Las consecuencias del accidente que resulten modificadas en su naturaleza, duración, gravedad o terminación, por enfermedades intercurrentes, que constituyan complicaciones derivadas del proceso patológico determinado por el accidente mismo o tengan su origen en afecciones adquiridas en el nuevo medio en que se haya situado el paciente para su curación.

Seguridad en el Trabajo

El cómputo de los accidentes laborales genera la siniestralidad laboral, herramienta clave dentro de la Seguridad en el Trabajo, pues al margen de todas las definiciones anteriores hay que entender el accidente como lo que es: una desgracia que supone la constatación más expresiva y fehaciente de que la adopción de medidas en materia de Seguridad en el Trabajo no era adecuada o, si se prefiere aunque suene mucho más drástico, la evidencia de un fracaso en el campo de la Seguridad en el Trabajo. De todo accidente hay que sacar una lección positiva y adoptar las medidas pertinentes para que tan desagradable suceso no se vuelva a producir.

Autor: Rubén Rodríguez Elizalde, profesor del Máster Internacional en Seguridad y Salud en el Trabajo y Prevención de Riesgos

La revisión del proyecto con Tekla Structures: de manera integral y con el software adecuado

En la actualidad, hablar de la revisión del proyecto de manera integral  ya no es sinónimo de inflexión. Tener en cuenta todas las fases de un proyecto, desde el diseño hasta su construcción y mantenimiento, no supone un trabajo complejo que atienda a fuga de errores o incongruencias.

Con el software adecuado, esta operación pasa a un plano sencillo y ameno, en el que se convierten las partes del proyecto en intuitivas y de fácil seguimiento. Así, cuando hablamos de diseño conceptual, ingeniería, detallado, fabricación, construcción y mantenimiento, lo hacemos de una manera elemental y clara.

Tekla Structures ofrece una revisión del proyecto impecable, ya que su diseño y metodología pasa por cada una de las fases con una disciplina precisa. Al poder modelar la información, el diseño no escapa a la realidad, dejando que las ideas sean fáciles de ejecutar.

La fase de ingeniería se realiza teniendo en cuenta los constantes cambios y evoluciones del proyecto. El detallado se convierte en un atributo, por tanto, en un sello de trabajo. Las órdenes de fabricación, con las técnicas adecuadas, no conocen error. Lo mismo sucede con el montaje o construcción, en los que el software convierte en tareas intuitivas tanto para los fabricantes, como para los montadores, para acabar con un mantenimiento de fácil localización, sustitución o reemplazo en caso necesario. 

En conjunto, todas las fases de la revisión del proyecto serán realizadas otorgando al usuario calidad y prestigio.

La revisión del proyecto, en cualquiera de las fases mencionadas anteriormente, puede ser tan clara de tramitar como la gestión del cambio de la información. Así pues, cualquier cambio o modificación no supone un desgaste de tiempo ni de dinero, ya que la automatización del software advierte de cualquier modificación, facilitando así la localización y actualización de la información en todas y cada una de las partes en donde aparezca el cambio, evitando totalmente la incoherencia y eliminando el error humano.

Destacar además de los puntos anteriores, la precisión y la rapidez. Éstos son conceptos antagónicos en muchos casos, pero Tekla Structures no sólo las compagina, sino que las convierte en una metodología de trabajo.

En resumen, la revisión del proyecto de forma integral para la consulta y el cambio, es un cometido de fácil trámite y ejecución. Son procesos con los que el software Tekla Structures queda avalado por proyectos singulares y complejos mundialmente conocidos. 

 Autor: Luis Sánz López, profesor del Máster BIM Management en Infraestructura e Ingeniería Civil.

 

Big Data y Business Intelligence ¿Cómo efectuar la recogida de datos?

Una de las formas más eficientes de caminar hacia una organización más inteligente es identificando los datos que necesitas para obtener un conocimiento que te permita la toma de decisiones empresariales de manera adecuada. Para ello, el primer paso es el objeto de este post, donde exponemos las diferentes maneras que existen en la recogida de datos en entornos de Big Data y Business Intelligence.

Las fuentes de datos más habituales son los registros históricos de las compañías, los almacenes de datos, los dispositivos inteligentes, los sistemas de gestión de datos, Internet y el Internet de las Cosas, los datos abiertos que cada vez más frecuentemente están poniendo a disposición del mundo analítico muchas empresas y organizaciones. Los datos pueden provenir de fuentes Online u Offline, a través de APIs en tiempo real o accediendo a bases de datos relacionales, estos pueden ser internos de la empresa o externos y en bases de datos estructuradas, semiestructuradas o desestructuradas. Como podéis observar la variedad puede ser enorme. Por tanto en entornos de Big Data y Business Intelligence, saber seleccionar las fuentes de datos que pueden resultar útiles para nuestro propósito es fundamental a la hora de desarrollar un proyecto de este tipo.

La mayoría de las empresas sólo se centran en la recogida de datos internos de la propia empresa, normalmente porque les resulta más barato y fácil de gestionar. Eso está bien cuando tu propósito se puede resolver con este tipo de datos, pero hoy en día no siempre es así.

El proceso de recogida de datos en Big Data y Business Intelligence puede ser muy fácil o muy difícil de llevar a cabo dependiendo de las fuentes de información, pero más allá de los datos internos o externos, estructurados o desestructurados, las siguientes formas de recogida de datos que expongo son las más comunes para las empresas.

  • Datos obtenidos a través de la participación de personas en encuestas, formularios online, estudios de mercado, satisfacción de servicios o productos, opiniones en redes sociales, etc. Suelen ser datos interno o externo y pueden ser estructurados o semiestructurados.
  • Datos transaccionales: son datos generados por los sistemas, por ejemplo, cuando un cliente hace una compra en un supermercado, se recaba multitud de datos sobre lo que ha comprado, el precio, ofertas, dónde y cuándo, que tipos de productos. Normalmente estamos hablando de datos internos y estructurados en la empresa.
  • Datos comprados: datos recopilados por empresas que se comercializan a terceros, hay bases de datos muy conocidas sobre información financiera como son Axesor o Informa que se dedican a este tipo de negocio.
  • Datos capturados: datos que son recogidos a través del uso de dispositivos móviles, aplicaciones web, máquinas de producción de la empresa, sensores o todo lo que esté relacionado con el Internet de las cosas.
  • Datos abiertos: fuentes de información gratuita que pueden aportar un valor añadido a tus fuentes de información. Hay infinidad de fuentes muy interesantes y de cualquier tipo de sector. Algunas de las fuentes de datos abiertos más genéricas son, por ejemplo:

 

Autor: Diego Torres, profesor del Máster en Big Data y Business Intelligence

La logística avanza hacia el gran consumo

La logística está evolucionando rápidamente por lo que las empresas del sector están modificando sus estructuras debido a la consolidación del e-commerce,  la llegada de nuevos operadores que exigen productos de gran calidad adaptados a sus nuevas necesidades o la exigencia de plazos de entrega cada vez más reducidos. 

En el “Estudio de caracterización del sector de transporte y la logística en España”, elaborado por la asociación empresarial UNO en marzo de 2017, se recoge: “desde el punto de vista de la demanda de productos, históricamente las empresas de gran consumo han estado ligadas al país de origen, primando la logística de aprovisionamiento; hoy en día y a pesar de la política de deslocalización de la producción, muchas compañías se encuentran cerca del consumo, ya que el volumen de mercancías a transportar es elevado”.

El sector del gran consumo ha pasado, por tanto, de estar centrado en la logística de aprovisionamiento a estarlo en la distribución.

La externalización de las actividades de logística y transporte por parte de las empresas es creciente y ha generado la aparición de un sector logístico de gran tamaño. El sector de productos de gran consumo es el principal generador de demanda de servicios logísticos, casi el 50% si se incluye el apartado textil.

La cadena de suministro para el sector alimentario se denomina Fast Moving Consumer Goods.

 Logística

Engloba tanto los productos de surtido seco como los que requieren temperatura controlada. Esta cadena “reconstruye el proceso de los productos de alta rotación” y tal y como se dice en el estudio de UNO “distingue entre fabricación y distribución; dentro de la primera se engloba el aprovisionamiento del fabricante principal y la propia producción o transformación del producto final”.

Por lo que respecta al área de distribución se distingue entre la distribución a las redes de puntos de venta de los grandes minoristas y otra más tradicional a través de los distribuidores y las Mercas, las unidades de comercio mayorista pertenecientes a la red de Mercasa.

Muchas empresas españolas con logística propia realizan inversiones en automatización. Tal y como se expone en el estudio de la asociación UNO, en el mercado logístico español existen 647 empresas, con una cifra de negocios de 4.744 millones de euros; “la actividad de los operadores logísticos ha crecido fruto de la tendencia a la externalización de procesos de negocio no estratégicos, actualmente es un sector mucho más concentrado, donde el 10% de las empresas generan el 80% del negocio”.

 

Profesora: María López de Andrés. Gestión y Dirección de Empresas. Máster en Logística y Transporte

EADIC Blog